MITOS FALSOS

Puedes comer barritas o sopas para reemplazar las comidas: funciona

Una gran revisión científica de la Universidad de Oxford confirma que estos sustitutivos alimenticios sí sirven para adelgazar

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Sentirte bien contigo mismo, vivir de forma más saludable y perder peso son propósitos muy comunes que se nos presentan a lo largo de la vida. Un proceso lento y muchas veces duro y lleno de baches, en el que debes desplegar toda tu fuerza de voluntad para mantenerte firme y no ceder ante las grasas, los azúcares o los hidratos de carbono. Las hay de muchos tipos. Algunas se centran en la cantidad (incluso conducen a periodos de ayuno de provecho bastante dudoso), y otras en la calidad (sustituir determinados alimentos poco sanos por otros más saludables).

Y luego están las dietas de reemplazo, que consistían en sustituir algunas comidas por sopas, batidos o barritas, las cuales adquirieron mucha popularidad en la década de los 70 debido a los viajes espaciales, cuando el público se obsesionó con la idea de tener una comida nutricionalmente completa concentrada en una sola bebida o barra energética. Hay muchos mitos relacionados con este tipo de régimenes alimenticios. Nerys M. Astbury, investigadora sobre dieta y obesidad de la prestigiosa Universidad de Oxford, se ha propuesto desmentirlos y ha publicado un interesante artículo en 'The Conversation' alegando varias razones.

¿No funcionan?

La última revisión de los estudios por parte del equipo de Atsbury concluye que en realidad este tipo de dietas sí tienen validez. A partir de una lista de 23 ensayos clínicos, los investigadores compararon la pérdida de peso en personas que siguieron dietas de reemplazo con las que no. Aunque en cada grupos se dieron reducciones de peso, las personas que tomaron el camino de los sustitutivos alimenticios adelgazaron mucho más durante un año que aquellas que establecieron otro tipo de régimen alimenticio. De media, disminuyeron 1,4 kilos menos.

El uso de dietas de reemplazo no causaba efectos secundarios mucho más graves que otros programas de adelgazamiento

Este tipo de ensayos se efectuaron con el apoyo de un dietista o profesional de la salud. Del mismo modo, aquellos que reemplazaron sus comidas por los sustitutivos perdieron 2,2 kilos más que los que siguieron otros planes alternativos.

¿Son una solución rápida?

"Aquellos estudios de seguimiento más prolongado hallaron que las personas que se decantaron por un programa que incluía reemplazos nutritivos a las comidas tradicionales pesaron menos hasta cuatro años después de comenzar el régimen", asegura Atsbury. Por lo tanto, si esperas perder peso de forma automática en base a estos planes, no desesperes ni desconfíes: el cambio va a tardar en llegar.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Son inseguros?

Muchas personas creen que las dietas que limitan la ingesta de "alimentos reales" pueden causar dolores de cabeza, insomnio, fatiga, estreñimiento o diarrea. Pero no es un efecto particular de estas dietas, sino los efectos secundarios comunes asociados con cualquier otro plan alimenticio, no solo de los de reemplazo. "En nuestra última revisión, la conclusión a la que llegamos es que el uso de sustitutivos de comidas para perder peso no causaba efectos no deseados más graves que otros programas de adelgazamiento", concluye la investigadora.

"Voy a sentir mucha hambre"

Los productos de reemplazo de alimentos están creados para ser ricos en proteínas y fibras, ingredientes clave cuyos estudios han revelado que son saciantes. "Aunque las porciones parecen muy pequeñas (y de hecho, lo son), te llenan para que no tengas hambre y vayas a buscar bocadillos hipercalóricos entre comidas", asegura Atsbury.

¿Son repetitivas?

Al hablar de este tipo de dietas de reemplazo, todo el mundo piensa en el típico batido mágico que siempre sabe igual, o más bien, a nada rico que nos guste. Pero al tener varios años de perfeccionamiento de las recetas, esta creencia es más bien caduca. "Hoy en día, existe una amplia gama de productos para elegir, que incluyen los tradicionales batidos de sabores para todos los gustos, (incluidos los de vainilla, chai y menta), sopas, barras e incluso algunos alimentos envasados, lo que significa que tu dieta no será para nada aburrida o tediosa".

"Pierdo peso, pero no son sanas"

La revisión científica muestra que muchas enfermedades como la diabetes tipo 2 podrían mejorar en personas que usan este tipo de dietas, a diferencia de otros tipos de planes encaminados a perder peso. "Si estás considerando adelgazar", sopesa Atsbury, "las pruebas demuestran que las dietas de reemplazo pueden ser la opción que buscas".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios