UNOS RESTOS QUE ENCAJAN CON MARCA Y MODELO

La leyenda de un niño puede haber resuelto qué pasó con Amelia Earhart

Una historia convertida en mito en Papúa Nueva Guinea llevó a unos investigadores a tratar de conocer la verdad: ahora, unos restos pueden confirmar que ahí está el avión de Earhart

Foto: Fotografía de archivo fechada el 2 de julio de 1937 que muestra a la aviadora estadounidense Amelia Earhart antes de su último despegue. (EFE)
Fotografía de archivo fechada el 2 de julio de 1937 que muestra a la aviadora estadounidense Amelia Earhart antes de su último despegue. (EFE)

El caso de Amelia Earhart continúa siendo considerado como uno de los accidentes de avión más misteriosos de todos los tiempos. Hasta la fecha, se han hecho grandes avances para tratar de descubrir qué pasó con la primera mujer aviadora y su copiloto, Fred Noonan, que desaparecieron misteriosamente mientras sobrevolaban el Pacífico. Una imagen y unos restos óseos han ayudado a echar luz sobre qué pudo pasar... y, ahora, podrían haberse encontrado los restos del avión.

A principio de julio del año 1937, un niño que vivía en la isla de Nueva Irlanda (en Papúa Nueva Guinea) vio algo que le pareció increíble: algo metálico que sobrevolaba el cielo se dirigía a gran velocidad hacia el mar envuelto en llamas. El joven se lo contó a su familia y a la gente del pueblo, algo que nadie podía creer, tomándole por un embustero. Pero, a lo largo de los años, siguió contando la historia, que a finales del siglo XX llegó a oídos de los exploradores que llegaron hasta la zona.

Según se ha podido saber gracias al trabajo de muchos años, los investigadores llegaron a la conclusión de que el último destino en el que Earhart estuvo fue Papúa Nueva Guinea. Se cree que llegó a despegar de allí en dirección a la isla Howland, donde ya se pierde su rastro, por lo que se trabajó en tres hipótesis: que hubiera muerto al estrellarse en el mar; que hubiera sido secuestrada por los japoneses, o que hubiera sufrido una avería y hubiera muerto como náufraga en una isla desierta.

Hace pocos meses, un estudio realizado en 'Forensic Anthropology' confirmaba "al 99%" que unos restos óseos encontrados en 1940 en la isla de Nikumaroro encajaban con los de Earhart. Poco después, salía a la luz una foto 'oculta' en los Archivos Nacionales Estadounidenses en la que parece verse con vida a Earhart y a su copiloto, Noonan, en Howland, destino al que iban, situado a 563 kilómetros del lugar en el que se hallaron los restos óseos.

Pero, entonces, entró en juego el investigador William Snavely. Tras muchos años de trabajo, descubrió que buena parte de las búsquedas de los restos del avión se habían centrado en Howland y sus alrededores, destino de su último viaje. Pero ¿y si hubiera sufrido un accidente cerca de Papúa Nueva Guinea, de donde partió? Tras volar hasta la zona y comenzar a preguntar a los locales, pronto descubrió aquella leyenda del niño que había visto un avión envuelto en llamas.

La leyenda se convierte en realidad

Así, el pasado año, unos investigadores dirigidos por Snavely decidieron comprobar si la teoría de aquel niño tenía algo de real, dando lugar al proyecto Blue Angel. Cuál fue su sorpresa cuando, en agosto de 2018, consiguieron encontrar en el fondo marino restos de un avión. Tras varios meses de análisis y de investigaciones, han llegado a una conclusión: se trata de la misma marca y modelo de avión que el que tenía Earhart.

Los buceadores del proyecto Blue Angel lograron hallar restos de un Lockheed Electra 10, anclados al coral que se encuentra cerca de la costa de Papúa Nueva Guinea. "Todavía estamos tratando de averiguar a quién pertenecía el avión. No queremos avanzar y asumir que es de Amelia, pero todo lo que hemos encontrado hasta ahora nos hace pensar que podría ser", afirma Snavely. Ahora, trabajan en una segunda expedición para hallar más respuestas.

De momento, Snavely sabe que ha sido capaz de hallar los restos de un avión que encajaría con el de Amelia Earhart, aunque se muestra escéptico hasta saber a ciencia cierta si se trata del mismo con el que intentó dar la vuelta al mundo. La leyenda de aquel niño al que nadie creía se convirtió en realidad y el proyecto Blue Angel localizó aquel avión. ¿Será el de la excelente aviadora? Solo el tiempo lo dirá pero, de momento, todo encaja.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios