Pizzint: la fuente de inteligencia que usan los rusos para saber cuándo hay crisis
  1. Alma, Corazón, Vida
¿más que una leyenda urbana?

Pizzint: la fuente de inteligencia que usan los rusos para saber cuándo hay crisis

La leyenda cuenta que, en periodos clave en Estados Unidos, se incrementan mucho los pedidos en las cadenas de comida rápida... ¿por qué?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Imagina que pudieras predecir que en casa de tus vecinos está sucediendo algo por el número de pizzas a domicilio que pidan. En cuanto llegase el repartidor con cuatro cajas familiares dirías: "Ha habido una inundación, o una pelea, o alguien ha roto el gas". Puede que suene un poco extraño, y quizá la comparación no sea la más acertada, pero se basa en una premisa sólida e increíble.

Mark M. Lowenthal, autor y profesor adjunto en la Escuela de Artes y Ciencias Krieger de la Universidad Johns Hopkins en Washington D.C, Es un auténtico experto en asuntos de seguridad nacional y ha escrito cinco libros sobre ello. El que nos concierne en este caso es 'Inteligencia: de los secretos de la política', un análisis riguroso sobre los distintos tipos de inteligencia en relación con la seguridad nacional. La denominada 'Osint', por ejemplo, se refiere a Open Source Intelligence o Inteligencia de fuentes abiertas. Es un termino acuñado y muy empleado entre militares, fuerzas del orden y personal de inteligencia de las agencias gubernamentales.

Inteligencia pizzera

Bajo un nombre u otro, ha existido durante cientos de años. Es el análisis de información que se recopila de fuentes públicas o abiertas y se usa justamente con motivo de preservar la seguridad nacional. La que puedes encontrar en Facebook, Twitter, medios de comunicación, guías de teléfonos o incluso datos públicos gubernamentales. A día de hoy son muchas las fuentes en las que se puede recopilar. Engloba algunos tipos de subinteligencias difíciles de creer, como es el caso de 'Humint', (información recogida de fuentes que van desde los prisioneros de guerra a los agentes secretos o clandestinos, pasando por la policía militar), 'Rumint' (información que proviene de rumores), 'Lavint' ( la información escuchada en los lavabos), 'Elint' (inteligencia electrónica) o 'Stratint' (inteligencia estratégica).

La más peculiar de todas ellas es con la que comenzaba este artículo: 'Pizzint'. Pizza Intelligence. Increíble pero cierta. Proviene de la creencia de que los funcionarios soviéticos con sede en Washington vigilaban el gran número de camiones de reparto de pizzas que llegaban de noche a la CIA, los Departamentos de Defensa y de Estado y la Casa Blanca como una indicación de que una crisis se estaba gestando en alguna parte. La idea era que, después de ver a tantos camiones hacer entregas, los funcionarios se apresuraban a regresar a la embajada soviética para alertar a Moscú de que algo debía estar sucediendo en algún lugar del mundo.

Se dice que los soviéticos informaban a Moscú de que algo estaba pasando en la Casa Blanca cuando veían llegar muchos camiones de pizza

No es tan descabellado. En el Pentágono existen restaurantes, pero por los horarios a los que se encuentran sujetos cierran todos a las once, por lo que cuando sucede algo urgente y sus trabajadores tienen que quedarse hasta tarde, gestionando problemas verdaderamente graves, las pizzas son la única alternativa posible. Pero ¿es esto una leyenda urbana como tantas otras surgidas durante la Guerra Fría o realmente tiene una base real en la que se apoya? El científico político Álvaro Cremades ha compartido un interesante hilo en Twitter explicándolo. Según él, un número elevado de repartos en un horario inusual en cualquiera de estas instalaciones (Pentágono, Casa Blanca, etcétera) podría resultar un indicador de una inminente crisis en algún lugar del mundo que requería de la gestión del gobierno estadounidense.

Según el “Pizza meter” de Domino’s Pizza, el récord de pizzas recibidas en el Pentágono y la Casa Blanca se obtuvo el 21 de agosto de 1991 -con 102 y 52 respectivamente-. Coincidiendo con el inicio del golpe de estado en el Kremlin, superando el anterior récord logrado, casualmente, con la Guerra del Golfo. ¿Una mera casualidad?

Varios periódicos mencionaban también el “Pizza index” como instrumento predictor de crisis. F. Meeks, dueño de varios Domino's Pizza en Washington DC, refería un incremento de envíos a la Casa Blanca durante la invasión de Kuwait, siendo necesario aumentar el personal de reparto nocturno.

Foto: El horno de Domino's Pizza se estropeó y la mujer se quedó sin cena para sus hijos. (Reuters)

Esto, por supuesto, le da muchísimo poder al gremio pizzero, por absurdo que pueda parecer. Explica Cremades que Meeks declaraba en una ocasión que "los medios de comunicación no siempre saben cuándo algo grande va a suceder porque están en la cama, pero nuestros repartidores están ahí fuera a las dos de la mañana".

Los pizzeros, debido a sus horarios nocturnos, se enteraban de las noticias relevantes antes que los propios medios de comunicación

También explicaría por qué el Pentágono acabó prefiriendo los modelos de franquicias de comida rápida frente a los bares o los restaurantes. Una noticia publicada en 'Business Wire' en 2003 da buena cuenta de ello. Un nuevo restaurante fusión de varias marcas (KFC, Pizza Hut, Tacobell) acababa de inaugurarse dentro de la sede del Departamento de Defensa de Estados Unidos. Una combinación de pizzas, pollo y comida rápida méxicana. ¿Podía ir la razón más allá de que los militares prefiriesen un estilo de vida poco sano?

"Nuestra extensa investigación con clientes de la Armada ha demostrado que la gente quiere alimentos líderes de marcas de servicio rápido como estos", dijo entonces Ron Carlson, Gerente de Sucursales del Programa de Alimentos del Servicio de Intercambio de la Armada. O quizá es que, como apuntábamos antes, la única manera de que los empleados que tenían que quedarse trabajando hasta horas intempestivas pudieran ingerir algo sería ordenando cantidades industriales de comida en cadenas con un horario flexible. "Las opciones (de comida) se reducen durante la noche, cuando puede sobrevenir una eventualidad que requiera que parte de los 23.000 empleados que trabajan en el Pentágono permanezcan hasta altas horas de la noche en las instalaciones", explica Cremades.

Sea como fuere, sí es cierto que los soviéticos podían "vaticinar" cuándo sucedería algo verdaderamente grave en Estados Unidos por el pedido masivo de pizzas, muchos hechos históricos podrían haberse evitado por el mismo motivo. ¿Imaginas a Hitler, Napoleón o Mao pidiendo cajas familiares a Pizza Hut antes de tomar una decisión importante? La visión, desde luego, es curiosa cuando menos. Quizá, incluso, deja con un poco de hambre.

Virales Curiosidades Inteligencia
El redactor recomienda