mueve tu corazón

Dilema resuelto: ¿es mejor correr en la cinta o en la calle?

¿Dudas entre apuntarte al gimnasio o salir al exterior? ¿No sabes los beneficios entre una u otra elección? Esto puede resolverte algunas dudas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Es una duda muy frecuente, sobre todo ahora que los gimnasios se encuentran en alza porque el mes de enero es el de la culpabilidad, y la gente decide apuntarse para poder frenar antes de que llegue el verano todos esos excesos navideños. Es cierto que correr en la cinta quizá no tenga la misma gracia que hacerlo al aire libre, mientras el paisaje cambia ante tus ojos y el viento te golpea en la cara, pero, por si no nos queda otro remedio que ir al gimnasio... ¿surte el mismo efecto?

Quizá pensabas que correr en la cinta es, a la larga, contraproducente para tus piernas. Es una creencia bastante frecuente y, sin embargo, Greatist, la startup de medios de comunicación expertos en fitness y salud, lo desmiente. Las personas que corren en una cinta "tienden a tener una menor longitud de zancada y, a su vez, alzan los pies a una altura mayor en comparación con aquellas que corren afuera". Por lo tanto, contrario a lo que pudiera parecer, usar una máquina para correr puede ser mejor para quienes se están recuperando de una lesión.

Mejorar la agilidad

Pero no todo es positivo, las cintas de correr involucran una superficie móvil, lo que significa que los isquiotibiales no trabajan tan duro como lo hacen para mover la pierna hacia adelante. Correr al aire libre, además, hace que tu cuerpo se acostumbre a moverse en superficies desiguales, por lo que mejora tu agilidad. Si solamente utilizas la cinta del gimnasio (o de casa, si es que te has comprado una) no desarrollarás tanto esta habilidad.

¿Qué otras cosas son beneficiosas si nos decidimos a correr en el exterior? Como señalábamos antes, el aire libre y cambiar de paisaje ofrece un interés que no se puede suplir en una cinta, corriendo sin moverte y sin dirigirte a ningún lugar concreto. Esto puede parecer una tontería, pero nada más lejos de la realidad. Cuando corres al aire libre, generalmente hay cambios en el paisaje y la dirección y adquieres sensación de estar explorando.

Contrariamente a lo que se podía creer, utilizar la cinta si has sufrido una lesión es beneficioso

"Esto es fundamental" dice Pamela Geisel, especialista certificada en fuerza y ​​acondicionamiento para 'Medical Daily'. "Aprovechar los espacios verdes para correr, si se tiene acceso a ellos, es beneficioso para la salud". En una estudio reciente, los científicos de la Universidad de Exeter encontraron que correr y hacer ejercicio en ambientes naturales se asoció con mayores sentimientos de revitalización y compromiso positivo, disminución de la tensión, confusión, enojo y depresión, así como un aumento general en los niveles de energía y bienestar.

Aunque, claro, esto depende de dónde vivas. La cinta de correr es de nuevo ideal si te encuentras en lugares donde las temperaturas son extremas. Nadie debe correr (es de sentido común) en lugares con calor sofocante, debido a una posible deshidratación, o si está nevando. Por ello, en esta clase de situaciones siempre es beneficioso tener a mano un gimnasio cercano.

Por lo tanto, a menos que una persona tenga condiciones de salud o lesiones que puedan influir en sus preferencias, tanto correr en una cinta como hacerlo en el exterior pueden proporcionar beneficios de salud adecuados. Elijas el que elijas, según tus preferencias, beneficiará a tu corazón, y eso es lo verdaderamente importante.

Ahora bien, si lo que buscas es entrenar para una carrera o mejorar tus reflejos, nada mejor que un entorno natural y verde en el exterior. Las mejores cosas salen gratis, es lo que dicen. Nada como el aire golpeando tu cara mientras corres hacia algún lugar, despejando la cabeza y alejándote de tus pensamientos durante un rato.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios