FALTA DE VOLUNTAD

Por qué los estadounidenses han decidido no hacer ejercicio

Más o menos igual que en España. Una encuesta revela que las excusas que utilizan, similares a las nuestras, esconden su creencia de que no lo necesitan

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tags
Tiempo de lectura4 min

En Estados Unidos parece ser que las cenas de Año Nuevo no pasan su correspondiente factura a la báscula. En enero, ese mes en el que todo cuesta, incluso perder los kilos de más que ganamos con las Navidades, si hay una industria que siempre resucita esa es la de los gimnasios y la equipación deportiva. Son muchos los que se inscriben a actividades físicas y adoptan dietas con el objetivo de reducir el exceso de grasa corporal.

Y eso también sucede al otro lado del Atlántico: una nueva investigación de la que se hace eco 'The New York Post' sugiere que seis de cada diez estadounidenses se han propuesto como meta de 2019 ponerse en forma. Sin embargo, esto choca con la verdadera realidad en la que los proyectos se van directos al cajón del olvido de los deseos: dos de cada cinco se sienten "demasiado viejos" para hacer ejercicio. ¿Cómo de viejos? Pues 41 años, tampoco muchos. La encuesta, realizada por OnePoll, se realizó con el objetivo de desentrañar las barrerras a la que se enfrentan los norteamericanos cuando se trata de adoptar una vida sana o hacer ejercicio.

El 46% percibe su trabajo como impedimento para hacer deporte. Es hora de que el fitness vuelva a popularizarse

Otra de las razones que aduce el estudio es "la falta de tiempo", la cual se llevó el 42% de los votos. Esto podría significar que allí gozan de una tasa más alta de empleo que aquí en España, ya que casi la mitad no tiene tiempo para salir a echarse unas carreras. Una de las preguntas que hace la encuesta es si las presiones laborales se interponen en el camino de una vida saludable. La respuesta es sí.

Cuando se les preguntó sobre las excusas más comunes que usan para justificarse, uno de cada cuatro afirmó emplear "mucho tiempo en el trabajo", mientras que otro 36% aseguró tener "demasiadas tareas pendientes". La lista la encabeza la razón de "muy cansado como para hacer ejercicio", con un 56%. Según los resultados, parece que muchos estadounidenses usarán un pretexto trillado para no salir a entrenar. Como por ejemplo, echarle la culpa al clima (casi un tercio de los encuestados). Del mismo modo, uno de cada cuatro ha declinado la idea de salir a entrenar por haber comido demasiado, y otro 15% aseguró que prefería quedarse en casa viendo Netflix.

Debes buscar alternativas al gimnasio, como quedar con amigos para hacer ejercicio al aire libre o un entrenador personal

Lo que falla en Estados Unidos con respecto a la actividad física es su bajo nivel de aceptación. La encuesta revela que solo el 29% de los estadounidenses considera que le conviene hacer ejercicio. Muchos de ellos (el 69%) comprende que es la vía para dejar atrás todos los malos hábitos. "Sin embargo", puntualiza Daniel Sohani, CEO de la empresa que ha organizado la encuesta, "debido a que muchos acaban estrellándose con todas estas barreras acaban dejándolo y no pueden salir de esa espiral. Además, El 46% percibe su trabajo como impedimento. Es hora de que el fitness vuelva a popularizarse".

Con el objetivo de que estos datos mejores con el paso del tiempo, Sohani y su equipo han dado una serie de indicaciones para que sus compatriotas suden un poco más y dejen las excusas atrás. Entrenar desde casa es una buena opción, así como buscar alternativas más baratas al gimnasio, quedar con amigos para realizar ejercicio físico o contactar con un entrenador personal.

Solo un minuto

Para ser sinceros, los quehaceres diarios nos dejan poco tiempo, a lo que hay que contar que el ser humano es vago por naturaleza. Por ello, muchos expertos cada vez reducen más la modalidad de sus ejercicios para así ajustarse a las apretadas rutinas de la población. Como por ejemplo, la que propone Martin Gibala, que consiste en un solo ejercicio de un minuto de HIIT ("Entrenamientos de Intervalos de Alta Intensidad). El objetivo, conseguir que en esos sesenta minutos el cuerpo llegue a la extenuación.

Gibala reunió a 14 personas con sobrepeso y hábitos de vida sedentarios, midieron su resistencia aeróbica, sus niveles de azúcar y la presión sanguínea. Después, invitó a los participantes a completar un programa físico basado en bicicletas estáticas. En ellas, los participantes debían pedalear "dándolo todo" y después descansar durante dos minutos de pedaleo mucho más lento para luego repetir la serie. Con esto, el profesor quiso dejar claro que el tiempo no es una excusa para ponerse en forma. Tan solo necesitas fuerza de voluntad.

Tampoco lo es el dinero. Si no quieres gastar en un gimnasio en el que poder pedalear a gusto, Gibala asegura que puedes probar a subir las escaleras en vez de coger el ascensor, o bien realizar las mismas sesiones de bicicleta, pero en vez de subida en una de ellas, corriendo en el parque de tu ciudad o barrio. "Puedes conseguir los mismos resultados corriendo de forma intensa hasta la próxima farola", concluye. En definitiva: ni el tiempo ni el dinero es excusa. Muévete y siente el cuerpo. Aunque no lo puedas escuchar, te lo está pidiendo a gritos.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios