¿te has dado cuenta?

Hay algo que sobra en esta foto y está volviendo loco a todo el mundo

No pases mucho tiempo intentando averiguar qué falla en la instantánea porque jamás lo adivinarás. Ni la mejor ilusión óptica...

Foto: Foto: Instagram.
Foto: Instagram.

Ellie Bullen es una nutricionista australiana de 25 años que comparte tanto en su web como en su perfil de Instagram numerosas recetas sanas, además de fotos de sus viajes por todo el mundo. Toda una 'healthy instagramer'. Su filosofía es seguir una dieta equilibrada basada en el principio de "más tierra y menos caja" para conseguir una vida saludable.

Hace unos días publicó una instantánea con un bol lleno de comida: verduras como zanahoria, aguacate, calabaza, algas, champiñones y un huevo. Todo dispuesto de una manera fabulosa y ordenada, digna de la mejor 'influencer'.

Si bien tuvo el efecto deseado (más de 13.000 'me gusta' y 2.000 comentarios) hay algo que llamó la atención de muchos de sus seguidores y que se ha hecho viral. Internet se volvió loco, ¿logras averiguar el porqué?

El huevo es falso

Si no te habías dado cuenta (nosotros tampoco, tranquilo) lo que parece un huevo normal, no lo es. La imagen es la misma, sabe igual, pero no lo es. "Experimentando con algunas recertas inspiradas en algunos de mis recientes viajes, elegí el bibimbap coreano. Perfeccionar un 'huevo' vegano era una necesidad. Después de muchos intentos fallidos es posible que haya encontrado la manera de hacerlo perfecto", asegura la joven en su post.

Es un poco difícil, pero con paciencia todo se puede conseguir

Insiste que ha encontrado una alternativa a este producto seleccionando ingredientes aptos para personas que no comen nada que provenga de los animales. "Utilizo levadura tradicional, sal negra, calabaza y harina de arroz", confiesa a sus 'followers'. Muchos de ellos alucinan con el resultado y aseguran en la foto que están deseando probar cómo hacerlo igual. "Oh, dios mio, tiene una pinta increíble", aseguraba uno de ellos. "No puedo esperar a ver cómo lo hiciste", continuaba.

Receta

"Es un poco difícil, pero con paciencia todo se puede conseguir", asegura en su post. Corta y pela una porción de calabaza (unos 170 gramos para recrear la yema). Hiérvela y mientras continúa este proceso puedes pasarlo a la clara. Pon un cuarto de taza de harina de arroz y un cuarto de leche de coco, una cucharada de agua y una pizca de sal en un tazón.

Muévelo todo para crear esta "masa de arroz" y vuelve a la yema. Coge una cucharada de levadura integral, dos de harina de maíz, dos de agua, dos de aceite de oliva, un cuarto de cuchara de pimienta negra, una pizca de sal del Himalaya y mézclalo una vez que la calabaza esté cocida y escurrida. Separa las dos mezclas y usa una cacerola a fuego medio alto para verter dos porciones de la masilla sobre la superficie caliente.

Déjalo 30 segundos para que se fije antes de echar lo que será la zona naranja que simule la yema. Los bordes deben quedar crujientes (si te gustan con 'puntilla') y deben tener un sabor notablemente similar. La joven escritora de viajes espera que las personas que han adoptado un estilo de vida vegano, pero "extrañen" el sabor de los huevos, disfruten de su receta.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios