¿un problema de prejuicios de género?

Vetan el primer vibrador que se puede "usar sin manos"

La feria tecnológic de Las Vegas ha prohibido la presencia de esta invención. La polémica ha estado servida, porque no se comprenden las razones

Foto: El juguete sexual que presentó a la feria Lora DiCarlo.
El juguete sexual que presentó a la feria Lora DiCarlo.

CES, la Feria Tecnológica de las Vegas, que se celebra cada año, hace las delicias de aquellos que se interesan por las novedades relacionadas con robots, vehículos autónomos, ropa inteligente, televisores que se enrollan, dispositivos de realidad virtual y todo aquello que pueda recordarnos a una película distópica sobre un futuro que parece estar más cerca de lo que imaginábamos. Más de 180.000 personas suelen reunirse a ver de primera mano estos productos, pero, este año, la polémica ha estado servida.

¿La razón? La exclusión de un juguete sexual diseñado para mujeres (un consolador, en otras palabras). El robot vibrador Osé se ha quedado fuera de la feria más grande de Estados Unidos, lo que ha servido para que ardan las redes sociales en señal de protesta, las cuales, por otro lado, tampoco necesitan mucho para ofenderse.

La polémica

La empresa creadora del particular juguete, Lora DiCarlo, contó este martes en su página web que en octubre ganó un premio a la innovación por el producto que entonces participó con el nombre de Vela. El premio fue entregado por la Asociación de Tecnología del Consumidor (CTA en inglés), organizadora del propio CES.

El consolador tiene como particularidad que es el primero de la historia que funciona sin necesidad de usar las manos, informa 'BBC'. La empresa, tras ganar el premio, fue invitada a exhibir el dispositivo en CES, que se celebró del día 8 al 11 de enero. "Pero luego nos informaron inesperadamente que los administradores de CES y CTA habían anulado nuestro premio y que no podríamos exhibir nuestro producto" detalla la compañía.

La razón que alegó la CTA fue que habían incluido por error el dispositivo en la feria y que podía retirar cualquier producto inmoral u obsceno de la misma en cualquier momento, además de que el producto no encajaba en ninguna de las categorías de la feria y por tanto nunca debió ser aceptado. No obstante, no todo el mundo lo ha visto de igual manera, empezando por Lora Haddock, directora ejecutiva de la empresa a la que pertenece el juguete sexual, que asegura que el problema real eran los prejuicios de género.

El problema aquí es que no se permiten en la feria juguetes sexuales creados para las mujeres

Muchas personas en redes sociales apoyaron esta creencia. "Lo descalificaron porque es un juguete sexual para mujeres. CES es, literalmente un gran juguete sexual para los hombres y eso se acepta", señala otra usuaria, Sara Mauskopf. "Dos aspiradoras, un robot acompañante de compras... parece que todos los intereses están cubiertos, ¿no?".

El robot 'RealDoll Harmony', que se mostró en la feria en 2018.
El robot 'RealDoll Harmony', que se mostró en la feria en 2018.

Haddock asegura que existe una doble vara de medir en la feria en cuanto a juguetes sexuales, dependiendo de si se encuentran dirigidos a hombres o a mujeres. "Creemos firmemente que las mujeres, las personas LGTBIQ y las no binarias tenemos que reclamar nuestro espacio en el placer y la tecnología". Alega también que en la feria se ha permitido en otras ocasiones un robot sexual en forma de proporciones irreales o porno en realidad virtual, refiriéndose a un producto conocido como 'RealDoll Harmony', que se mostró en el evento en 2018 y a una sala de pornografía en realidad virtual, en 2017.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios