la planificación es fundamental

La mujer que consiguió perder 38 kg cocinando solo una vez a la semana

Adelgazar es más fácil de lo que parece, si sabemos seguir unas pautas determinadas y acostumbrar al cuerpo a las mismas

Foto: Foto: Jennifer López.
Foto: Jennifer López.

Esta es la historia de Jennifer López. No nos referimos a la que canta eso de '¿Y el anillo pa cuando?', cuyo trasero se encuentra valorado en cinco millones de dólares. No. La Jennifer de la que hablamos es algo más terrenal, y aunque comparte nombre con la famosa cantante latina su historia es más desgarradora, pero también se trata de una biografía de superación personal digna de relatar.

Jennifer tuvo sobrepeso durante buena parte de su niñez, pero no fue hasta que cumplió 30 años cuando se dio cuenta de que su problema era verdaderamente grave. Cuando se atrevió a subirse a la báscula, comprobó con horror que pesaba un total de 208 libras (es decir, 94 kilos). Llevaba un estilo de vida completamente sedentario, se cansaba enseguida y además le ocultaba a su marido buena parte de la comida basura que ingería. Al conocer su peso entendió que si seguía así peligraba enormemente su salud, y decidió cambiar su modo de vida.

Cambios pequeños. Decisiones enormes

Es un clásico. Lo primero con lo que López decidió acabar fueron las bebidas azucaradas. En su lugar optó por el agua con gas. No es un secreto que su consumo está altamente relacionado con el aumento de peso, la diabetes tipo 2, las enfermedades cardiacas y la gota. De esta manera, lenta pero segura, y con solo ese pequeño esfuerzo, perdió 18 kilos.

El antes y el después de Jennifer López. (Pinterest)
El antes y el después de Jennifer López. (Pinterest)

Los siguientes pasos no fueron tan sencillos. Es muy fácil acomodarse en una postura y estancarse, o incluso volver a recuperar lo perdido. En primer lugar, sabía que tenía que racionarse las porciones. Muchas veces el bocado de la vergüenza continuaba allí, esperando a ser ingerido, que tenía que hacer verdaderos esfuerzos por paliar el hambre que salía del fondo de sus entrañas. Otra cuestión aún más complicada era el hecho de que tenía que dejar los alimentos procesados, y, para ello tenía que ponerse a cocinar. No era fácil encontrar el momento.

Fue entonces cuando vio una publicación en Instagram que le hizo cambiar su modus operandi. "Preparo mis comidas durante el fin de semana y eso me hace ahorrar tiempo, además de esta manera tengo opciones saludables disponibles de inmediato" relata, "así controlo mucho más lo que como, preparando porciones individuales". No te asustes, por tanto, lector, porque aunque cocine una vez a la semana no significa que esa sea la única ocasión en la que come.

Planificando comidas

López comenzó a preparar sus platos todos los fines de semana utilizando un planificador para anotar el menú de la semana y la lista de compras con antelación. En los primeros días hacía todo lo posible por planear diferentes desayunos, almuerzos y cenas para todos los días de la semana. Experimentar fue divertido al principio, pero tratar de hacer tantas recetas diferentes ocupaba mucho tiempo, y no era eso lo que ella quería. Además, en ocasiones tenía que comer cosas que realmente no le gustaban.

Plato preparado por Jennifer para su blog sobre comida y dieta.
Plato preparado por Jennifer para su blog sobre comida y dieta.

Así que comenzó a buscar maneras de ser más eficiente. Se le ocurrió hacer recetas que produjeran múltiples raciones, de esa manera repetiría comidas, sí, pero tendría más libertad. En su caso, decide repetir menú dos veces a la semana, así maximiza su tiempo en la cocina y evita aburrirse con sus opciones de comida.

Cocinar muchos platos al principio puede ser divertido, pero para ser eficiente hay que planificar menús y repetir algunas comidas

Y ¿qué es lo que come? Pues nada aburrido. En la variedad está el gusto. El desayuno suele consistir en una cazuela con huevos, salchichas y verduras. Como a ella le encanta la comida mexicana, a menudo prepara incluso burritos o ensaladas de tacos para el almuerzo o la cena, cambiando los ingredientes según lo que le apetezca esa semana. También prepara bocadillos rápidos y ricos en proteínas como de atún o ensalada de pollo. Una vez que se completa la cocción (esto es importante) usa una balanza para pesar las raciones y las mete en tuppers. ¡Voilà!

Y yo ¿cómo lo hago?

La andanza de López comenzó hace ya casi seis años, allá por 2013. Su constancia le hizo abrir un blog en el que animaba a otras personas a seguir sus pasos, y en el que no solo contaba su experiencia personal sino que también enseñaba a preparar muchos platos diferentes. La preparación de las comidas me ayudó a mantenerme en consonancia con mis objetivos de condición física, y ha sido fundamental para el éxito de mi pérdida de peso", explica.

Sus consejos son los siguientes: prepara poca comida al principio. Con el tiempo, conforme vayas viendo los resultados, podrás añadir más platos al menú. También aconseja cocinar con un amigo u otra persona, hacer las cosas con alguien siempre será más divertido. Y, especialmente importante, duplica tus recetas y divídelas para que cada una obtenga suficiente para la semana. Usa además sartenes o una olla de cocción lenta. Ambos facilitan el trabajo. Y no te olvides de agregar proteínas y vegetales y déjalos hacer mientras preparas otros artículos. Tu cuerpo agradecerá el esfuerzo.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios