¿el matrimonio apaga la llama?

Las parejas confiesan cuántas veces hacen el amor (y no lo imaginas)

La rutina, los niños... todo parece ser un inconveniente a la hora de tener una relación satisfactoria, pero ¿qué dicen al respecto los implicados?

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Una vez a la semana? ¿En ocasiones especiales? ¿Varias veces al día? ¿Cuando se alinean los astros? Cada pareja es un mundo y, ni todos tenemos las mismas ganas de practicarlo (el sexo, hablando claro) ni sacamos el mismo tiempo. Suelen decir que a las parejas jóvenes "les apetece siempre" y que las que acaban de empezar son mucho más fogosas, pero esto quizá es solo una leyenda urbana, como diría Julio Iglesias: "Y lo sabes".

Los niños también tienen mucho que decir en este asunto. Con razón los estudios señalan que, en muchas ocasiones, son más un quebradero de cabeza que una alegría, y que las parejas sin hijos son más felices. Otras voces dicen que proporcionan felicidad... pero solo los primeros 12 meses. Sea como fuere, es cierto que se deben hacer malabares para hallar un momento idóneo para esa esperada ocasión, y quizá, cuando por fin se encuentra, la pareja está tan cansada que lo único que le apetece es dormir.

La revista 'Men's Health' ha recogido algunos testimonios de distintas parejas casadas que cuentan su atareada vida sexual. Es probable que te sientas identificado/a con alguno de ellos, o que incluso te sirva para cerciorarte de que la tuya no es tan escasa como podías imaginar. Eso siempre da una alegría, puedes chocar los cinco mentalmente con tu parte más semental.

Te casaste...

Un usuario de Reddit señala que lleva seis años casado, tiene dos hijos y un tercero en camino. ¿Tiempo para practicarlo? "Tres a cuatro veces a la semana cuando no está embarazada. Durante la gestación (como ahora), una o dos". Esto parece desmontar muchas teorías que aseguran que con los hijos se apaga la llama, o los miedos de la mujer a no ser sexualmente atractiva cuando se encuentra encinta.

Otro usuario lo cuenta así: "Tengo 27 años y mi mujer 31. Hemos engendrado tres hijos. Nuestro 10º aniversario es el mes que viene. Lo hacemos todos los días. Una vez se enfadó conmigo y no lo hicimos en unos 13 días. Pensé que era lo peor que me había pasado en la vida".

"He estado casado con el amor de mi vida, mi bella esposa Julia, por un poco más de 13 años, y nos hemos mantenido firmes una o dos veces al día desde siempre. Cuando nos casamos, éramos imparables. Después de un tiempo, disminuimos un poco la velocidad, pero seguimos estando tan cachondos como los días en los que aún no nos habíamos prometido", señala otro.

Algunos testimonios parecen desmontar las teorías que aseguran que con los hijos se apaga la llama

Pero no todas las historias son tan felices (y nos alegramos un poco, pues nos pueden hacen pensar que todas las parejas del mundo tienen una vida sexual de película X). Es el ejemplo de este otro usuario anónimo, que lo relata con honestidad: "Llevamos casados tres años, con un niño de cuatro. Nuestra vida sexual apesta. No tengo deseo, creo que se debe a la falta de sueño y a las hormonas. Pero de todos modos, la cosa varía. A veces es una vez al mes, otras veces es un par de veces a la semana". ¿Será cierto que a las mujeres les importa más estar descansadas que practicarlo?

Así de contentos os quiero ver siempre.
Así de contentos os quiero ver siempre.

Otras veces los niños no tienen nada que ver, sino que la temida rutina hace de las suyas. He aquí un ejemplo: "Sin hijos, nos casamos jóvenes. Primer año: ocho veces a la semana. Segundo: cinco veces a la semana. Tercero: tres veces a la semana. Cuarto: una vez por semana. Quinto: tres veces al mes. Sexto: dos veces al mes".

Y hemos dejado para el final al usuario menos optimista de todos. Quizá ese en el que tememos convertirnos. "Lamentablemente solo lo practicamos, aproximadamente cuatro a cinco veces al año. Hemos estado juntos tres. Los embarazos y los bebés han matado nuestra vida sexual". Lo que queda claro es que cada persona es un mundo y lo que a muchos puede afectar (la rutina, los hijos) deja indiferentes a otros, que siempre tienen ganas de más. ¿En qué lugar te encuentras tú? Sea como fuere, no te amargues o frustres. Trata de encontrar un momento idóneo (por ejemplo, por la mañana, que estaréis más descansados, o a la hora de la siesta los fines de semana). Lo importante es que la vida y la rutina no apaguen la llama.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios