no te dejes llevar por la rutina

La guía para soportar un trabajo que odias y largarte cuanto antes

Podemos afrontar las vicisitudes del destino con pesimismo u optimismo, si lo hacemos de la segunda manera probablemente alcancemos antes nuestras metas

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Lo dice un viejo dicho: sabes cuánto odias tu trabajo (y por ende tu vida) en función de cómo te sientas el domingo por la noche. ¿Lo único que te apetece es meterte entre las sábanas porque al despertarte llegará un nuevo día de risas con tus colegas del curro, buenas palabras de tu jefe y miraditas de ese compañero/a que te enloquece? Enhorabuena. Pero si, como la mayoría de los mortales, piensas que el fin de semana debería ser tres días más largo, tenemos una mala noticia para ti, que quizá conocías... no te gusta excesivamente tu empleo.

No nos meteremos en el porqué o en el desde cuándo. Lo único claro es que pasamos la mayoría de nuestra vida en el trabajo, es así, y si lo odiamos nuestra vida puede acabar siendo un infierno o, por lo menos, un tedio. Sin embargo, hay una serie de trucos, como señala 'Medium', para poder hacer frente al día a día y también para pensar en realizar la transición hacia algo que realmente nos satisfaga.

Una clave: haz más

Cuando tenemos que acudir cada día a un trabajo que nos desmotiva, acabamos adquiriendo ciertos "vicios" terriblemente perniciosos. Uno de ellos es realizar el mínimo esfuerzo, lo que nos sumerge en el tedio, nos amarga y lo convierte en un ciclo sin fin que ni el de 'El rey león': cuanto menos trabajas, menos quieres trabajar, y así sucesivamente. Quizá a primera vista no parezca muy agradable trabajar más de la cuenta, pero es fundamental.

¿Por qué? No tiene nada que ver con el rendimiento de la empresa sino más contigo mismo. ¿Cómo saber que estás preparado para un trabajo más prestigioso si ni siquiera puedes enfrentarte a uno sencillo? Hazlo por ti. Los hábitos que tengas ahora repercutirán en tu futuro.

Piensa que cada trabajo que tengas es una experiencia de vida de la que aprender

Quizá esto suena al manido: "No te vamos a pagar nada por este trabajo pero te servirá para hacer contactos", pero nada de eso. Simplemente hablamos de aquello del vaso lleno o el vaso vacío. Puedes amargarte hasta la muerte o pensar que cada trabajo que realices es una manera de obtener nuevos conocimientos que te servirán para el futuro. ¿Te toca tratar con clientes? Pues estás adquiriendo valiosas habilidades de comunicación y aprendiendo cómo servir a los demás, lo cual es una calidad de liderazgo, por ejemplo.

Seamos claros. Nadie, ni siquiera esas personas que adoran sus trabajos y van con una sonrisa cada día en el metro, trabajan por el solo hecho de hacerlo, como 'hobby'. Trabajamos porque necesitamos dinero, y eso siempre será una obligación. Si estás pensando por tanto en comenzar un proyecto paralelo es fundamental que tengas en cuenta cuánto de importante es ahorrar en un caso así.

¿Qué te gusta hacer?

Quizá te lo han preguntado alguna vez. No se debe pecar de inocente, muchas veces tenemos sueños que no se cumplen. Sin embargo, también es cierto que hay que tener claro por lo menos qué buscamos en la vida. Párate un momento a pensar. ¿Qué te apasionaría hacer? ¿En qué lugar te sentirías como si no estuvieras trabajando? De esta manera comenzarás a acercarte al fondo de la cuestión.

Puede que no halles el trabajo de tus sueños, pero, al menos, tienes un techo y comida caliente

"Más vale lo malo conocido"... esto suena mal, vale. Es cierto que cuando pensamos que se comete una injusticia con nosotros no solemos suspirar aliviados, mientras decimos: "Bueno, al menos tengo dos piernas". Pero, oye, no es menos cierto que en el mundo en el que vivimos es difícil encontrar trabajo. Mucha gente acepta trabajos que a nosotros nos parecen indignos. Tener empleo no es un privilegio, pero en los tiempos que corren tampoco parece un derecho.

Pasito a pasito

Lo dicen los italianos, 'piano piano si arriva lontano'. Poco a poco se llega lejos. Si estás seguro de que quieres dejar tu trabajo y dedicarte, por ejemplo, a la escritura, no te precipites. Cavila todas tus opciones y decide. Puedes continuar trabajando y escribir en tu tiempo libre, por ejemplo, antes de lanzarte de cabeza a la piscina.

Es difícil encontrar tu trabajo soñado o tiempo completo para tu hobby cuando tienes un trabajo de 30 horas que mata todas ilusiones y esperanzas. Lo comprendemos. Pero aun así tienes que encontrar un momento durante el día. Es así. Si quieres vivir la vida de tus sueños, tienes que encontrarlo. Despierta antes, usa cualquier momento de tiempo libre y dedícalo a tu proyecto, incluso si son 30 minutos.

También puede ser una motivación

Odias tu trabajo, vale, pero también puedes encontrar un estimulo. Cada vez que tengas ganas de renunciar a tus sueños, imagínate a ti mismo encerrado en el mismo trabajo que odias por el resto de tu triste y miserable vida. Eso te dará alas y motivación. Es todo lo que necesitas. Quizá incluso acabes echando de menos tu mesa de escritorio y tu maceta cuando finalmente digas adiós para no volver jamás.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios