así perdió 50 kilos

Fue al médico y le dijo que estaba gorda: esto es lo que hizo ella

Para ser tan joven, esta mujer de 31 años no gozaba de una buena salud. Tras una consulta con un especialista decidió cambiar de vida

Foto: Foto: Instagram.
Foto: Instagram.

Antes de encontrar el amor por competir en maratones, Jen Duecker nunca fue una persona activa. Nunca había hecho deporte ni ejercicio y jamás corrió. Tuvo sobrepeso toda su vida y después de tener hijos su peso creció hasta los 95 kilos. Sentirse bien consigo misma era un sueño inalcanzable. "Al principio pensé que todos los procesos que veía en gente como yo no funcionarían en mí. En mi mente no era algo que yo pudiera hacer. Nunca me iba a sentir bien porque estaba demasiado lejos", asegura a 'Prevention'.

"Andar demasiado me desgastaba. No podía perseguir a mis hijos o jugar con ellos en el parque sin perder el aliento y siempre estaba cansada. Odiaba lo que sentía y la forma en que me veía y no disfrutaba la vida. Debido a mi baja autoestima y constantes inseguridades, tuve depresión. No cuidé muy bien mi cuerpo, lo que empeoró la situación", añade.

Golpe de efecto

Se reunió con su médico en octubre de 2016 y cuando le nombró la palabra "obesa", se sorprendió. Sabía que tenía sobrepeso, pero ser etiquetada como tal hizo que llorase. "Había descuidado mi cuerpo y lo había tratado como un basurero. Comía muy mal y no lo ejercité durante ante años. Ese estilo de vida finalmente me atrapó", confiesa.

Llevar una vida saludable ha conducido a que no necesite el 90% de sus antiguos medicamentos

El doctor le recomendó caminar todos los días durante al menos 30 minutos. Así que empezó a hacerlo siempre después de cenar. "Si no sigues mis consejos, terminarás en el hospital u algo peor", le dijo. Su peso estaba afectando al corazón, los pulmones, las articulaciones y corría el riesgo de convertirse en diabética.

En ese momento, tomaba más esteroides de lo que debería, tenía varios inhaladores y medicamentos para el asma, todo tipo de antidepresivos diferentes, píldoras contra la ansiedad y dosis muy altas de pastillas para el dolor de sus nervios. "Necesitaba toda esa bomba para poder vivir, era dependiente", explica.

Después de unas pocas semanas de caminata constante se sintió lo suficientemente bien como para empezar a correr. "Comencé con una vuelta de kilómetro y medio alrededor de mi vecindario unas cuantas veces a la semana. Luego, a medida que acumulaba distancia, una amiga me preguntó si quería recorrer con ella unos 5 km más y la idea me emocionó", comenta.

Nunca había corrido una carrera antes, pero quería ver de qué trataba todo esto. Así, en enero de 2017, apenas unos meses después de comenzar su viaje, participó en su primer maratón corto. "Terminé en menos de una hora y lloré cruzando la línea de meta. Fue muy difícil para mí, pero luché y seguí adelante con la ayuda y el estímulo de otros corredores. Fue increíble ver y tener tanto apoyo de muchos extraños. Después de eso, me enganché. Participé en carreras cada pocos meses aumentando lentamente el kilometraje hasta el primer medio maratón en diciembre de 2017. Ahora, estoy entrenando para el Maratón de Disney 2019 en Enero", continúa.

Nueva alimentación

A lo largo de todo esto, también limpió su dieta. El nutrionista le recomendó que tomara mejores decisiones en su alimentación para ayudar a bajar el índice de masa corporal (IMC). "Antes solo ingería comida rápida y cosas fáciles de hacer como pasta o mucha comida frita. Ahora, tengo un régimen alto en proteínas y bajo en carbohidratos, ¡me siento muy bien! Nada de hinchazón, atascos ni culpabilidad. Ahora me siento fuerte y llena de energía", asegura.

Cuando el médico la etiquetó como "obesa" se dio cuenta que debía cambiar drásticamente su vida

Tras adquirir todos estos cambios y convertirlos en su nuevo hábito, ya no necesita el 90% de sus medicamentos. "Los únicos que me quedan son los inhaladores para el asma inducido por el ejercicio. Ahora peso 44 kilos, tengo confianza y salud, disfruto cada segundo de mi vida con mis hijos y soy feliz. Todo gracias al 'running'.

Es realmente sorprendente lo que los pequeños cambios pueden hacer por tu vida y tu salud. "Todos los días me doy las gracias por haber tenido ese click y haber querido cambiar. Porque eso es lo importante: querer. Sé valiente, da igual si te lleva más tiempo, pero hazlo. Lleva dedicación y perseverancia, pero lo conseguirás. Cuando termines tu viaje te darás cuenta de todo lo gratificante que es cada gota de sudor y lágrima que derramas por el camino", concluye.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios