emprende con sentido

La clave para hacerse rico es montar un negocio "igual al de un restaurante italiano"

Emprender no es tarea sencilla, pero si estás dispuesto a tirarte del trampolín podrá reportarte muchos beneficios siempre que lo hagas con cabeza y a largo plazo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Alguna vez has jugado a 'Los Sims'? Si no lo has hecho y tienes la espinita clavada, te diré un truco: con solo escribir en tu teclado 'Klapaucius', 'Rosebud' o 'Motherlode', tu álter ego virtual podía hacerse rico en cuestión de segundos. De otra forma, sobrevivir en ese estremecedor entorno era muy complicado. Al convertirte en millonario de la noche a la mañana podías comprar cuadros kitsch, plantas decorativas y hasta una piscina enorme a la que posteriormente podías quitar la escalerilla y observar sádicamente cómo tu personaje se ahogaba de una manera lenta y agonizante.

Como la vida no es igual que 'Los Sims' -desgraciadamente- y por mucho que clamemos "¡Klapaucius!, ¡Klapaucius!" al viento con los brazos en alto no es probable que nos hagamos ricos, existen estrategias más realistas para la consecución de nuestro único y verdadero sueño: dormir sobre una cama repleta de billetes de 500 euros. Podemos conseguirlo de una manera que no sea ilegal, claro. Pero ¿cómo exactamente?

La estrategia de hacerte rico poco a poco

Podrá gustarte más o menos pero vivimos en el mundo de los emprendedores. Como señala Joseph Flaherty para Hackernoon: en la época de las 'startups' solo existen dos estrategias de éxito: construir y vender tu empresa por millones, o construir y vender tu empresa por miles de millones. ¿Cuál te gusta más?

Con la primera opción tienes que haber tenido una idea tan brutal que sepas que, si la vendes, gracias a ella darás de comer a los hijos de tus nietos. Algo así como inventar WhatsApp y vendérselo a Facebook, por ejemplo (si se te ha ocurrido inventar WhatsApp no lo hagas que ya está inventado). En el segundo escenario tenemos... también una idea brutal, claro. Aquí, además, tenemos la opción de poder continuar liderando la compañía que has creado, sujeto solo al mercado de valores.

Pero, claro, pensarás, "yo no soy Amancio Ortega y no tengo ideas tan brillantes" (descartemos de nuevo que WhatsApp no puedes inventarlo porque ya existe). Hay una burbuja a punto de explotar en Silicon Valley por culpa de la sobreproducción de Startups, parece que está todo inventado, aunque tengas una idea quizá no encuentres los medios necesarios para llevarla a cabo... pero ¿cuál es verdaderamente el problema?

Según Flaherty, el truco es crear una empresa que se parezca "más a un restaurante italiano que a un monopolio en internet". Eso es algo que, justamente, pocas compañías hacen. Hay que pensar en conseguir la perpetuidad. No es algo imposible. Hay negocios que sirven como prueba de que este enfoque de construir una 'startup' que pueda escalar y rivalizar incluso con las empresas públicas es válido. Epic Systems, creador del sistema líder de Electronic Health Record, registra aproximadamente 2.5 miles de millones de dólares al año en ingresos y tiene 9.000 empleados.

Tu 'startup' tiene que asemejarse más a un restaurante italiano que a un monopolio en internet

Los fundadores de estas empresas se remuneran bien a sí mismos, eligen sus propios horarios de trabajo y son libres de dirigir sus compañías de la manera que quieran. Como si quieren ir a trabajar con un sombrero de juglar con un montón de cascabeles. Parece idílico ¿no?

Algunos trucos a tener en cuenta

No es oro todo lo que reluce y nadie dijo que el camino fuera fácil. Un tema fundamental que trata Flaherty es el hecho de que la financiación en algún momento es fundamental. Muchas 'startups' son proclives al 'bootstrapping', término inglés que hace referencia a empezar un negocio sin recursos o con muy pocos. Las ventajas de esta técnica es que se incentiva la cultura del ahorro y no se depende de terceros. ¿Los inconvenientes? Esta falta de financiación puede limitar el crecimiento del proyecto. La pescadilla que se muerde la cola. Casi todas las 'startups' relevantes han necesitado financiación en algún momento de su viaje.

También trata otros puntos que son de vital interés para cualquiera que haya decidido embarcarse en esto. La dificultad de reclutar y retener talento, sobretodo en un mercado continuamente cambiante y con muchas ofertas nuevas, que sin embargo es muy importante para crecer. Se debe, además, tener un conocimiento absoluto de dicho mercado, puesto que no es lo mismo vender una empresa en un momento, recibiendo una ganacia por ello, que mantenerla en el tiempo sabiendo que el mercado es variable.

Además, todas las 'startups' están sujetas a poder ser investigadas. Los gobiernos pueden pedir reportes fiscales sobre lo que la compañía espera hacer en el mercado público, incluso aunque no tenga ningún interés en entrar en él.

Juega bien tus cartas

Aunque vivimos una época en la que parece que estamos obligados todos a ser emprendedores, nada más lejos de la realidad. Como ves, pese a los muchos beneficios que reporta un negocio que triunfe en el mercado, también hay muchas variables que deben estudiarse y que no son fórmulas matemáticas, pueden salir bien o terriblemente mal.

No hay evidencias, por ejemplo, de que recaudar dinero conduzca a mejores resultados, y sin embargo 'las reglas' indican que es mejor hacerlo. Si, a pesar de todo, decides encauzarte en esta aventura, reflexiona acerca de lo que hizo que las grandes empresas triunfadoras funcionasen y decide cuán valiosa es la opcionalidad para ti. Si no, puedes seguir escribiendo 'Klapaucius' en el teclado compulsivamente hasta que tu álter ego virtual se haga millonario. Menos da una piedra.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios