y hacer obras para solucionar el problema

Condenados a pagar 120.000 euros a su vecina por el ruido causado por sus hijos

La mujer que puso la denuncia había escrito un diario con todos los ruidos que hacían en el piso superior, lo que terminó por convencer al jurado

Foto: El edificio se encuentra en una de las mejores zonas de Londres (Reuters/Henry Nicholls)
El edificio se encuentra en una de las mejores zonas de Londres (Reuters/Henry Nicholls)

Sarvenaz Fouladi, una banquera de 38 años, vivía feliz junto a su madre en su piso de 3 millones de euros en Kensington, una de las zonas más señoriales de Londres. Pero en 2010 una familia de cinco miembros se mudó al piso de arriba. Fouladi reconoció durante el juicio que el ruido provocado por los niños jugando en el piso superior había arruinado su vida.

Además, Sarvenaz Fouladi explicó que los hijos de sus vecinos jugaban como en el patio del colegio y se pasaban el día corriendo y tirando cosas al suelo. El suelo de madera de la vivienda piso hizo el resto. Un tribunal condenó en marzo a la familia El Kerramis a pagar a su vecina 107.000 libras, unos 120.000 euros. Los condenados apelaron el fallo, pero el Tribunal Superior de Justicia británico ha confirmado ahora la sentencia.

La situación nerviosa de Fouladi llegó a tal punto que escribió un diario con los ruidos de sus vecinos: las noches en las que los niños jugaban de madrugada, el ruido provocado por la caldera o la nevera, los gritos, los platos… todo estaba anotado. El juez aseguró que la familia El Kerramis no quería causar molestias, pero “no tomaron medidas para implementar una solución en el piso que mitigara la transferencia de ruido”.

Los técnicos comprobaron el ruido por sí mismos

Aunque los denunciados aseguraban que su vecina exageraba, técnicos municipales acudieron al bloque de viviendas para comprobarlo por sí mismos. Se trata de un edificio con un siglo de antigüedad (es de 1920) y aseguran que escucharon los ruidos con nitidez. Por eso, el juez Morgan asegura en el fallo, que recoge The Sun, que es "una presencia real y constante" para la señorita Fouladi y su madre, Fereshant Salamat.

Al desestimar la apelación, el juez señala que las obras que se realizaron en 2010 antes de que la familia entrara a vivir en el piso superior no evitaron la transmisión de ruido, que fue a peor ya que antes de las obras la mujer denunciante no había tenido esos problemas. Con el fallo firme, la familia El Kerramis tendrá que pagar a sus vecinos unos 120.000 euros, además de otros 45 euros diarios hasta que terminen las obras de acondicionamiento para terminar con los ruidos.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios