DE TRES EN TRES

El 'ménage à trois': habla la gente a la que le salió mal la experiencia

Apañarse entre dos ya es complicado. Pues con uno más, las situaciones que surgen pueden ser de lo más esperpénticas...

Foto: Mamá, he quedado para estudiar. (iStock)
"Mamá, he quedado para estudiar". (iStock)

Los tríos. Esa experiencia que a casi todo el mundo le gustaría tener pero que muy pocas veces reconocen abiertamente haber deseado. Un informe del Barómetro Control, titulado 'Los jóvenes españoles y el sexo', afirma que es la fantasía sexual preferida por el 37,5% de los jóvenes. Romper la relación monógama y abrirse a otras formas de amar no es fácil. Lo primero que necesitarás será, evidentemente, una confianza total con tu pareja y saber escapar de la prisión de los celos.

Pero al margen de ello, los tríos son una realidad y muchas personas los llevan a cabo. Aunque mucha gente que afirma haberlos practicado mienta. Si bien puede atraer a muchos, realizarlos pasa por ser un asunto más que complicado. El sexo grupal es arriesgado. Vivimos una época de cambio y acordar un trío entre los dos puede ser una salida a una relación estancada en la rutina. El inconformismo será la llave que determine el futuro de la relación.

Me dijo: "No lo hagas demasiado bien. No quiero que piense que hay más chicas por ahí y que le dé por buscar a alguien más"

Si bien muchos tienen experiencias espléndidas, a veces las cosas no salen como a uno le habrían gustado. Eso es lo que pasa en estos cuatro testimonios sobre los mènage-â-trois, recopilados por 'Men's Health'. Algunos de ellos salen de publicaciones en foros como Reddit. Y puede que al leerlos se te quite la idea de la cabeza de si quiera intentarlo...

Llamar a una amiga

"Mi amiga me pidió que hiciera un trío con su novio", narra el usuario que responde al nombre de Psmpo. "Acepté solo porque a ella le hacía mucha ilusión, pero a medida que nos liábamos tuve la sensación de que estaba presionada por él. Antes de hacer nada, vino a hablar conmigo. Me enunció las reglas básicas: 'Nada de orales, no me gusta hacerlos'. Al final, resumió: 'Simplemente no lo hagas demasiado bien, no quiero que piense que hay más chicas por ahí y que empiece a buscar a alguien más'".

Continuamos mi amiga y yo sin él. No podía soportar la idea de que me lo pasara mejor con otra chica que con él

"Después de decirme cómo debia hacer que el encuentro fuera deliberada e interesadamente malo, insistió en acordar una serie de palabras clave para decirme cuándo debía retirarme y salir de la situación. A la hora de la verdad, cada vez que él se me acercaba ella le empujaba hacia atrás. No pudo hacer absolutamente nada conmigo".

En mitad del orgasmo

"Una amiga me preguntó en una fiesta si podía acostarse conmigo", relata otra usuaria llamada Jmezie. "Yo también quería, así que se lo dije a mi novio. Estábamos los tres en una fiesta y ella me estaba enviando mensajes desde el otro lado de la habitación. Le dije que él también vendría y estuvo de acuerdo. Nos reunimos los tres en una habitación y nos pusimos manos a la obra. Mi novio estaba muy contento, pero las cosas se pusieron fatal cuando llegué al orgasmo. En mitad del clímax, noté que se iba de la habitación. Tanto es así que continuamos mi amiga y yo sin él. Más tarde, rompimos debido a que no podía soportar la idea de que me lo pasara mejor con la otra chica. Pensó que le gustaría, pero al final quedó hecho polvo".

Ni se quitó la ropa interior

La historia del usuario Ivesisbanksy es del todo esperpéntica, y algo dolorosa. "Una vez me sentía tan excitado ante la idea de practicar un trío el fin de semana que me masturbé tanto hasta el punto de dejarme el pene irritado. Me sentí muy avergonzado al quitarme la ropa interior", explica. Así, le salió una molesta y fea quemadura "del tamaño de diez centavos" en la punta del glande. Desde entonces, no lo ha vuelto a intentar.

Se fue con otro

"Mi chico y yo estábamos saliendo con un grupo de personas", narra el usuario Woody29. "Una de las chicas del conjunto comenzó a coquetear con mi novio, cuando en un momento le preguntó si deseaba que tuviéramos un trío". Lo que sucedió no tiene nombre. "Acabaron los dos a lo suyo, él me ignoró completamente. Salí de la habitación y dudo de que se percataran. Me quedé fatal".

Hurto exprés

"Comencé a salir con un antiguo amigo de la escuela secundaria", arranca la usuaria DirewolfKhaleesi. "Era conocido por ser un poco salvaje, ya estaba prevenida. A pesar de todo, confiaba en este tipo al 100%. Le pidió a un amigo suyo, que tenía la fama de torpe, si quería unirse. Nos emborrachamos y pasamos un rato genial. El acto en sí mismo estuvo fantástico, aunque fue corto y hacía calor, los tres acabamos disfrutando. A la mañana siguiente, me fui a casa, me bañé y me preparé para 16 horas seguidas de trabajo. Abrí el bolso para sacar un cigarrillo y noté que estaba casi vacío. Sí, el maldito 'Goofy' me había robado 300 dólares (unos 264,7 euros aproximadamente)". Mala suerte. Muy mala.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios