UNA LECTURA ExTREMADAMENTE SATISFACTORIA

Sus vecinos eran muy molestos. Se vengó de una forma muy tonta

¿Alguna vez han colmado tu paciencia las personas a las que ves cada día en el portal? Hay gente a la que sí, y se les ocurren curiosas formas de contratacar...

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.
Autor
Tiempo de lectura4 min

La venganza es un plato que se sirve frío. Que se lo digan si no al conde de Montecristo. Pero también hay algo terriblemente placentero en una venganza rápida. Ver a tu enemigo caer, sobre todo si eres tú el que lo ha planeado, y más aún si te ha estado molestando y no tenías capacidad de defenderte. Esperas tu momento, como una araña tejiendo su tela, y atacas.

Eso debió pensar el usuario DarklyNear, que se ha decidido a contar su historia en redes sociales y se ha hecho viral. La lectura es extremadamente satisfactoria, quizá porque todos hemos tenido que lidiar alguna vez con vecinos ruidosos (y si no has tenido que hacerlo nunca es que el vecino ruidoso eres tú). DarklyNear se ha apuntado un tanto.

Mis adorables vecinos

La historia empieza así: "Hay una familia en mi bloque de apartamentos que ha conseguido molestar a todo el mundo gracias a una fiesta que se salió de madre hace unos meses. Hoy llego a casa del gimnasio y ahí están, haciendo mucho ruido en su balcón. Decido no hacerles mucho caso y me ducho, hago la cena, veo algo en en la tele y trato de concienciarme de que será una noche tranquila porque tengo que levantarme a las 3 de la madrugada. Me pongo unos tapones y me duermo, pero de repente un ruido muy fuerte me despierta. Miro el reloj y son las 10 de la noche".

"Me levanto y me dirijo al patio trasero. Una pelota ha caído y se ha estampado contra una de mis ventanas, y he ahí el estruendo. En el balcón hay 4 niños riéndose y lanzando cosas hacia mi terraza, les grito que se callen, por favor, que estoy tratando de dormir, y ellos se ríen y entran dentro. Después vuelven a salir y tiran más cosas. Colman mi paciencia y subo arriba, llamo a la puerta y oigo risas, música y ruido, pero nadie se digna a abrirme. Cuando, desesperado, vuelvo abajo, miro en el móvil y ya son las 11 de la noche".

La misiva continúa así: "Llamo a la policía y me aseguran que se pasarán ahora mismo con un coche patrulla, que ya han recibido varias llamadas al respecto, pero pasa prácticamente una hora y no viene nadie. Decido coger el toro por los cuernos y les llamo por teléfono, una mujer me contesta y le pido que bajen la música. Cuando cuelgo deciden subir el volumen. Frustrado y agotado vuelvo a llamar, ahora es una voz masculina la que me dice que 'nos da igual lo que digas, tenemos amigos aquí por lo que vamos a tener el volumen subido el tiempo que haga falta', ya no sé qué hacer".

 Osmar Nuñez y Fabiana Garcia como Perón e Isabel en la serie 'Arde Madrid', continuamente molestados por las fiestas de Ava Gardner.
Osmar Nuñez y Fabiana Garcia como Perón e Isabel en la serie 'Arde Madrid', continuamente molestados por las fiestas de Ava Gardner.

"Entonces llegan los agentes, con dos horas de retraso. Les explico la situación, me ven agotado y enfadado y deciden subir a hablar con los vecinos. Les oigo llamar a la puerta sin obtener una respuesta, hasta que mis vecinos finalmente apagan la radio y dicen que es su casa y tienen derecho a hacer lo que quieran. La policía contesta que están perturbando la paz de todo el edificio".

Y ahora... la venganza

Hasta ahí una historia más de desgracias y de la problemática relación que mantiene mucha gente con sus vecinos. Pero nuestro protagonista no se queda ahí. Decide que ha llegado el momento de atacar, aunque no tiene oportunidad hasta varios días después.

"Salgo a pasear a mi perro y puedo escuchar a alguien presionando el timbre de entrada una y otra vez. Llego a la puerta de seguridad delantera. Es mi vecino, sosteniendo cafés y sin poder abrir la puerta que se ha cerrado. Se le ve molesto, probablemente lleva mucho tiempo ahi esperando. Al verme llegar puedo observar el alivio en su cara, podrá pasar mientras yo abro. Que se lo ha creído".

Lleva mucho tiempo ahí esperando, al verme su cara se ilumina, piensa que podrá pasar. Que se lo ha creído

"Abro la puerta de seguridad, dejo pasar primero a mi perro y luego me deslizo rápidamente. Se agacha para recoger una pequeña bolsa de artículos y, cuando está a punto de cruzar, agarro la puerta de seguridad y la cierro. Él se queda parado ahí, totalmente conmocionado. Yo sonrío a mi perro mientras damos un largo paseo".

Las respuestas de los usuarios no se han hecho esperar. Todo el mundo ha empatizado con la causa de este héroe sin capa. El karma es así, al final todos recibimos nuestro merecido. Esperemos que la próxima vez las disputas vecinales no lleguen a tanto... aunque si alguna vez nos vemos en una situación parecida ya sabemos cómo tenemos que actuar. Tú espera a que tu vecino llegue un día cargado con las bolsas de la compra.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios