Mesa redonda de El Confidencial e IE

Estudiar hasta los 60 para ¿trabajar hasta los 90? El futuro laboral pasa por la formación

Frente al modelo antiguo, en el que los trabajadores de multinacionales recibían formaciones puntuales, el nuevo empleado debe comprender que la formación continua es obligatoria

Foto:

Colegio, instituto, universidad y… trabajar hasta jubilarse. El modelo educativo y laboral sobre el que se ha basado gran parte de la sociedad occidental en las últimas décadas está cambiando de paradigma. La llegada de internet, una cada vez mayor esperanza de vida y entornos laborales cada vez más volátiles están empujando a los trabajadores a una formación constante para no quedarse fuera de juego.

Estas fueron algunas de las ideas que analizaron las tres invitadas a la mesa redonda que El Confidencial organizó junto a IE bajo el lema ‘La educación en la era digital’. Y una de las conclusiones más sorprendentes fue la de Teresa Martín-Retortillo, presidenta de IE Exponential Learning: “Antes nos preparábamos para una carrera laboral de unos 30-35 años. Hay que empezar a preparar a la gente para carreras de 60 años, porque los niños que hoy están en el colegio tienen un 50% de posibilidades de vivir 100 años y no nos vamos a poder permitir que la gente se jubile a los 67 años”.

Estudiar hasta los 60 para ¿trabajar hasta los 90? El futuro laboral pasa por la formación

En esa misma línea se pronunció Carolina Jeux, CEO de Telefónica Educación Digital, al señalar que ya existe un cambio de mentalidad por el que la gente quiere aprender. “El primer problema de las empresas privadas y públicas es hacer un cambio cultural. Que la gente se sienta intrigada y curiosa, y se sienta capaz”, aseguró. Pero más importante que ese cambio es aceptar una realidad diferente a la que vivieron nuestros padres, ya que nos vamos a ver obligados a “gestionar carreras laborales de 50 años en 10 o 12 empresas”.

Frente al modelo antiguo, en el que los trabajadores de grandes multinacionales recibían formaciones puntuales, el nuevo empleado debe comprender que la formación continua es prácticamente obligatoria. “Una de las grandes oportunidades de la globalización está en la educación”, afirmaba María Benjumea, fundadora y CEO de Spain Startup. Para Benjumea, la mejor educación está, hoy en día, al alcance de todo el mundo y abre muchas oportunidades: “Tenemos una sociedad más formada, que puede competir en igualdad de condiciones, donde todo el mundo tiene acceso a los mejores educadores y a los mejores centros, a veces de manera gratuita”.

Cursos para 100.000 alumnos

Se les conoce en la jerga educativa como MOOC, siglas en inglés de 'massive online open course' (cursos 'online' masivos y abiertos), y permiten a cualquier persona desde cualquier parte del mundo recibir una formación en una materia concreta. Más interesante es el hecho de que más de 800 universidades de todo el planeta están adheridas a estos cursos y que un buen número de ellos se pueden cursar de manera gratuita, por lo que las posibilidades educativas para cualquier persona con acceso a la red se han multiplicado de manera exponencial en los últimos años.

“Es una revolución”, afirma, tajante, Jeux. “Se te apuntan cientos de miles de personas de golpe y tienes acceso al mejor conocimiento del mundo sobre cualquier temática. Eso, antes, no existía”, admite. Un ejemplo ilustra hasta qué punto estos cursos sirven para encontrar talento disperso alrededor del planeta: “El MIT y Harvard montaron un curso de programación. La mejor nota la obtuvo un niño de Bután de 15 años de entre 300.000 alumnos. Le han becado y se ha ido a estudiar allí”.

Carolina Jeux es la CEO de Telefónica Educación Digital.
Carolina Jeux es la CEO de Telefónica Educación Digital.

La responsable de Telefónica Educación Digital ofrece algunas cifras para entender la magnitud de los MOOC y su importancia de cara a la formación del trabajador actual y venidero: “Un profesor de prestigio antes tenía 200 alumnos. Ahora puede tener 30.000 y conoce dónde están fallando, dónde tienen problemas para explicar los conceptos o cuándo no está siendo interesante”.

Esta explosión de oferta formativa va de la mano de un nuevo modelo de negocio, el de los ‘nano degrees’, en palabras de Jeux. “Existen informes que dicen que los jóvenes de hoy van a tener que reinventarse hasta siete veces y ahora pueden cursar programas superintensivos de tres meses sobre temas que no tienen nada que ver con aquello en lo que se han formado”. Y en esta explosión formativa están irrumpiendo con fuerza actores no convencionales que poseen conocimientos que se le escapan a la academia como, por ejemplo, Google en materias relacionadas con vehículos autónomos.

Teresa Martín-Retortillo, presidenta de IE Exponential Learning.
Teresa Martín-Retortillo, presidenta de IE Exponential Learning.

“Mejores profesores y mejores instituciones” son consecuencias directas de este cambio de paradigma educativo, en palabras de María Benjumea. Pero esta nueva situación va a acabar con algunos dogmas del pasado, como el hecho de que “cada ciudad tenga una universidad”, tal y como reconoce Martín-Retortillo. La tecnología y la “transparencia” derivada del uso de la tecnología expondrán mejor las capacidades de cada actor educativo.

La universidad tendrá que transformarse. Tal y como ilustra Jeux, tendrá cualidades que deberá potenciar, como la generación de debate o dar alas a la creatividad. “No todo se reduce a la transmisión de conocimiento”, opina.

"El 54% tiene que pasar por boxes"

Esta expresión fue la más ilustrativa del debate y la puso sobre la mesa Martín-Retortillo a la hora de mostrar hasta qué punto la fuerza de trabajo en todo el planeta debe ponerse las pilas de cara a los próximos años. “Un informe del World Economic Forum de 2018 ha estimado que, para 2022, el 54% de la población activa mundial tiene que pasar por boxes. En España, tenemos 16 millones de personas activas, por lo que ocho millones deberían pasar por un proceso de ajuste y actualización de su formación. Y existe otro dato preocupante: de esa mitad de fuerza laboral, al menos un tercio tiene que dedicar seis meses a una formación intensiva. Hace falta una transformación importante”.

Y esa transformación, como se encargó de apuntar Jeux para cerrar la mesa, debe venir liderada desde las altas instancias de las empresas. “El CEO de una compañía de telecomunicaciones en Estados Unidos lanzó un comunicado en el que evaluaba las competencias digitales de 250.000 empleados. Más del 50% no tenía las capacidades suficientes para que la empresa siguiera con vida en los próximos tres años”. ¿La solución? Lanzar un plan de formación, “de entre cinco y 10 horas a la semana”, valorado en 1.000 millones de dólares. Como todas las ponentes señalaron, se trata de una cuestión de “supervivencia” para muchas empresas.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios