EL PRIMER ALIMENTO DE LA HISTORIA

El mejor pan que debes comer para tu salud, según un cardiocirujano

Un prestigioso médico estadounidense recomienda sustituir este clásico producto por uno que esté libre de lectinas debido a los problemas asociados a su consumo excesivo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Harina, agua, sal y levadura. Estos son los cuatro ingredientes principales de lo que todos conocemos por pan. Tiene tal alto grado de importancia en la alimentación humana que se considera sinónimo de alimento en muchas culturas. Asímismo, forma parte de muchos rituales religiosos y sociales, como por ejemplo en el 'matzá' (la pascua judía) o la 'hostia' (la eucaristía cristiana). Antiguamente, en las zonas rurales, el pan era elaborado de forma artesanal en los núcleos familiares. Luego llegó la panadería, uno de los comercios imprescindibles en todo buen barrio.

Ninguna de las dietas hace las paces con él. Principalmente por su alto contenido en gluten después de haber sido elaborado de forma industrial. Dicha sustancia es la responsable del desarrollo de los denominados trastornos relacionados con el gluten, que afectan a una gran parte de la población en forma de enfermedades celíacas, dermatitis herpetiforme, la ataxia o la alergia al trigo.

El pan ordinario contiene muchas lectinas, una sustancia química que en grandes cantidades puede resultar tóxica

A pesar de ser el alimento básico de la humanidad desde la Prehistoria, el pan tradicional no vive sus mejores momentos y son muchas las personas que reniegan de él para incluirlo en sus comidas y cenas. Uno de los cardiocirujanos más importantes del mundo, Steven Gundry, ha publicado un libro titulado 'The Plant Paradox' en el que ejerce una crítica al veganismo. Entre otras cosas, defiende que lo que todos entendemos por pan no es nada bueno para la salud humana. ¿Se trata de otro bulo o es cierto?

La revista de alimentación 'Pure Wow' se hacía eco de esta opinión de Gundry, por la que según él cree que habría que sustituir el pan tradicional por otro mucho más sano, llamado Barely Bread. ¿De qué está compuesto? Pues es igual que el pan normal solo que no contiene ni levadura ni gluten, y según el autor, sabe muy parecido al convencional. Entonces, ¿de qué está hecho? "Claras de huevo, harina de almendra, aceite de coco, harina de coco, harina de batata, harina de avellana y mantequilla de almendras", explica Gundry.

'La paradoja vegetal'

El Barely Bread ("Casi Pan", en inglés), contiene 90 calorías, cinco gramos de fibra y tres de proteína por cada rebanada que, comparada con las 128 calorías que tiene una de pan integral, es mejor para la salud humana. ¿Y a qué sabe? Como era de esperar, no tiene la misma textura ni consistencia que el pan tradicional. Pero eso no quiere decir que esté seco, demasiado duro o muy blando. Las claras de huevo hacen de él un pan suave y ligero, como si fuera pan de nube.

Para no acumular lectinas, evita alimentos como el maíz, la patata, el tomate, la berenjena o el pimiento

Gundry asegura que no solo es mucho más saludable que el pan ordinario o integral por tener un contenido en carbohidratos mucho más bajo, sino que también el pan de toda la vida contiene muchas lectinas, proteínas que se unen a los carbohidratos y azúcares que pueden ser tóxicos en grandes cantidades. Este pan está libre al cien por cien de estas sustancias. ¿Dónde se puede adquirir? Tal vez en alguna tienda local de alimentos saludables o veganos; si no, en Internet.

El autor de 'The Plant Paradox' es ampliamente conocido en el mundo dietético por su advertencia frente a las lectinas. Este alimento químico, relativamente nuevo en la literatura académica y especializada, se encuentra en alimentos tan bien vistos por el común de los mortales como los tomates, las patatas, la soja, los granos de cereal (de ahí que se asocie al pan), las judías o los frutos secos.

La dieta que Gundry propone consiste en eliminar progresivamente las lectinas de nuestro organismo. ¿Cómo? Evitando alimentos como el maíz, las solanáceas (patata, tomate, berenjena o pimiento), la soja, la calabaza o el calabacín. Además, propone pelar y quitar las semillas de los alimentos vegetales y cocinarlos a altas temperaturas. ¿Con qué alimentos similares podríamos sustituir la ingesta? Con verduras de hoja verde, remolacha, coliflor o brócoli. Además, la carne y el pescado están totalmente permitidos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios