NUEVO EQUILIBRIO DE PODERES

Los súper ricos chinos le comen la tostada al resto del mundo: así se hacen con todo

La última edición de un informe realizado por UBS y PwC pone de manifiesto una realidad irreversible: en la carrera de las élites globales, los orientales están consiguiendo ventaja

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cuántas personas con más de mil millones de dólares en su cuenta corriente hay en Europa? 629, 414 de ellos en la región occidental. 29 se encuentran en nuestro país, cuatro más que el año pasado. Sin embargo, ni el más acaudalado puede competir con la Gran China (Taiwán y Hong Kong incluidos), que eleva su cifra hasta los 475. El país asiático es una auténtica máquina de generar multimillonarios: cada semana, dos nuevos se unen al club, lo que ha permitido que la cifra ascienda de los 418 en 2016 a los 475, a los que hay que restar los 59 que han abandonado el top. El resto de Asia no se queda atrás, y países como la India, Japón o Corea del Sur están consiguiendo sintonizar con el “siglo de China”.

Este es el término que utiliza la nueva edición del Informe sobre Multimillonarios realizado por el banco suizo UBS en colaboración con PwC, que se centra en el gran salto que ha pegado el gigante asiático durante los últimos años y que aún no he tocado suelo. La manera en la que estos nuevos multimillonarios globales ha amasado su dinero dice también mucho de la era que nos ha tocado vivir: si en Europa un 60% de millonarios son hombres hechos a sí mismos (un 48% en España), en China la cifra asciende al 91% (98% tan solo en la República Popular China). Viejo dinero en nuevas manos.

En la última década han creado algunas de las empresas más grandes del mundo y han hecho fortuna a un ritmo sin precedentes

Hace apenas una década apenas había 16 súper ricos chinos. Ahora, 89 de los 199 nuevos multimillonarios son de ese país. ¿De dónde han sacado su dinero? Sobre todo, de las empresas tecnológicas: la enorme población china, que ronda los 1,386 miles de millones, es el mercado ideal para el 'boom' del comercio electrónico o internet. “A lo largo de los últimos 10 años, han creado algunas de las compañías más grandes del mundo, han mejorado su nivel de vida y han hecho fortuna a un ritmo sin precedentes”, señala el informe. “2017 ha sido un año excepcional”. Se trata de un combate entre tiburones donde se apuesta fuerte: hasta 59 de los que figuraban en la lista el pasado año se han caído de ella.

Como reconoce un multimillonario chino en el informe, “no hay ningún otro sitio en el planeta donde se den mejores condiciones para el crecimiento que en China”. Entre los motivos que citaba este súper rico anónimo se encuentran “las políticas del gobierno de liberalización de la economía”, unidas a nuevos modelos de negocio y al crecimiento exponencial de las ciudades chinas, que ha dado lugar a una nueva generación de emprendedores hechos a sí mismos. Otro multimillonario asiático señala que “en China la gente trabaja más duro y tienden a experimentar más con ensayo y error, mientras que los europeos trabajan de manera más estructurada. Cuando a los europeos se les ocurre un plan, los chinos ya tienen una solución”.

Mientras tanto, al otro lado del mundo...

En el resto del mundo, la regla de “dinero llama a dinero” sigue funcionando: el informe revela que este último año ha sido el de mayor crecimiento de la fortuna de los súper ricos con diferencia. Los 2.158 multimillonarios de 43 países analizados concentran 8,9 billones (sí, con “b”), 7,5 más que hace dos décadas y 1,4 billones más que el año pasado. Son la élite que genera las grandes innovaciones a lo largo y ancho de todo el planeta: son los responsables del 80% de los grandes inventos de los últimos 40 años, la gran lanzadera hacia el éxito económico.

La primera generación se dedicó a las manufacturas, la segunda a las propiedades inmobiliarias y la tercera al comercio electrónico

Las tendencias, no obstante, son diferentes entre el gigante asiático y el Viejo Continente y, sobre todo, EEUU, que sigue siendo el país con una mayor concentración de riqueza en pocas manos… pero probablemente por poco tiempo. El informe da tres años de plazo para que los multimillonarios de las naciones asiáticas comiencen a amasar más dinero que al otro lado del Pacífico. Los datos en Europa son un tanto engañosos: el dinero en dólares americanos de los súper ricos de nuestro continente ha aumentado un 19% durante el último año, pero ello se debe a la revalorización del euro. Solo 17 nuevas personas en todo el continente (cuatro de ellas en España) han alcanzado ese nuevo estatus.

Lo significativo es que la mayor parte de esta expansión de la riqueza en Europa se ha concentrado en cinco familias relacionadas con el sector de la cosmética, el comercio, la alimentación, los juguetes y la tecnología. Por el contrario, en Estados Unidos la mayor parte de ingresos provinieron del sector tecnológico, seguido por el comercio, la tecnología y los servicios financieros, aunque de forma mucho menos acentuada que en los momentos culmen de la crisis. Es posible que también haya truco en este dato: el informe sugiere que, aunque han descendido los bonus en dicho sector, estamos presenciando el auge de la “riqueza escondida”, que no se refleja en los datos finales porque son cada más las empresas que no se listan en los mercados públicos, tanto en EEUU como en Europa.

Por mucho que Occidente pretenda liderar el cambio tecnológico –el sector que más dividendos está arrojando–, el centro de poder está mudándose de Silicon Valley a Shenzhen, la subprovincia que se encuentra al sur de Cantón y donde tienen su sede empresas como Hauwei, ZTE, OnePlus o Tencent. “Una nueva generación de emprendedores chinos está poniendo a prueba a Silicon Valley, entre crecientes tensiones sobre el comercio y la propiedad intelectual”, explica el informe. “Animados por el rápido crecimiento del país, los chinos están demostrando que son innovadores incansables”. En los últimos tres años, en China han surgido 50 empresas unicornio (startups valoradas en más de mil millones), poco menos que las 62 de Estados Unidos.

Wang Jianlin hizo su fortuna en el sector inmobiliario a través del Wanda Group. (Reuters/Aly Song)
Wang Jianlin hizo su fortuna en el sector inmobiliario a través del Wanda Group. (Reuters/Aly Song)

La situación del país oriental es un tanto diferente a la de EEUU. Los tres sectores que más dinero han producido para estos multimillonarios son el mercado inmobiliario (20%), la tecnología (19%) y el consumo, una estructura que se remonta a tiempo atrás. Como recuerda el informe, “al principio de la explosión del país, los emprendedores hacían su fortuna en el sector inmobiliario, a medida que la población migraba del campo a la ciudad”. Aunque debido al tamaño del país este aún siga siendo un sector importante, ha dejado paso al fintech, la biotecnología y la inteligencia artificial como industrias clave. Testimonio de este cambio es que el pasado año, Wang Jianlin (propietario del 20% del Atlético de Madrid) fuese destronado como el hombre más rico de China por Jack Ma, de Alibaba.

A la vuelta de la esquina

La mayoría de estos multimillonarios chinos son, según el informe, “gente que toma riesgos de forma inteligente”. Pero ¿qué les diferencia? Son más jóvenes que el resto –55 años de media en comparación con los 64 globales– y suelen cambiar a menudo de sector (del comercio electrónico a las finanzas, por lo general), lo que ha menudo les hace pegarse grandes batacazos que explican las numerosas salidas del top. La primera generación, que en un gran número no tenía educación formal, se dedicó a las manufacturas, la segunda a las propiedades inmobiliarias y la tercera al comercio electrónico. La próxima será la encargada de la Cuarta Revolución Industrial.

En el horizonte se encuentran los desencuentros entre EEUU y China, que pueden ocasionar una brutal caída del valor de sus bienes

Un ejemplo canónico de estos emprendedores multimillonarios chinos es Wang Jiang, el fundador de BGI, una compañía de secuenciación genética con base en Shenzhen que abrió sus puertas en 1999. El trabajo resume someramente sus pasos: investigador en la Universidad de Washington en Seattle durante los primeros años 90, Jiang fundó su empresa a finales de siglo ofreciendo alta calidad a precios competitivos. Sin embargo, fue al salir al mercado de forma pública cuando Jiang realmente dio el gran salto. Zhang Yming de ByteDance es otro ejemplo utilizado.

El futuro, concluye el informe, es incierto incluso para los multimillonarios, cuyas fortunas dependen enormemente del valor de sus activos, que corren el riesgo de depreciarse rápidamente. En el horizonte se encuentran también los desencuentros entre Estados Unidos y China, que pueden derivar en una “guerra comercial sin cuartel” entre ambas potencias, lo cual derivaría en una brutal caída del valor de los bienes de los multimillonarios de ambos países. Como señala uno de ellos en el informe, no se trata de una cuestión de volatilidad, sino de “una inestabilidad fundamental debida a los líderes políticos que se salen de madre”. Pobres niños ricos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios