DESFASE MILLONARIO

El hombre que fue invitado a la orgía del año lo cuenta todo

El 14 de diciembre se celebra en una isla remota de Colombia una auténtica bacanal: sexo, prostitutas, alcohol gratis, hoteles de cinco estrellas y un ambiente 'drug-friendly'

Foto: Foto: SexIsland.com
Foto: SexIsland.com

"Fue la cosa más loca que hice en mi vida. Ojalá no se hubiera terminado". Así de contundente se muestra Ryan, un dentista de 33 años de Nueva York, tras acudir a la que quizás sea una de las fiestas más polémicas del año. La 'Sex Island' consiste en una fiesta de tres días de drogas, orgía y desenfreno a bordo de un yate en aguas colombianas. Sus invitados, 30 hombres selectos o del mundo de los negocios, entre ellos "médicos, abogados, empresarios...", a los que hay que añadir más de 60 prostitutas dispuestas a cumplir las fantasías de los multimillonarios, la mayoría casados y con edades comprendidas entre los 25 y 50 años.

El año pasado, esta bacanal fue condenada por las autoridades colombianas, incluido el secretario del Ministerio de Interior del país, Fernando Niño, quien dijo que estas vacaciones de turismo sexual y libertinaje requerían un permiso oficial que de ninguna manera se otorgaría, según 'The Sun'. También se pronunció el alcalde local, Sergio Londoño, alegando que las fuerzas de seguidad no permitirían que la fiesta se llevase a cabo. "Es inaceptable que nos quieran vender como destino sexual. Ese no es el turismo que representamos", publicó en Twitter.

Sexo sin fin con dos chicas por día, comidas y snacks, el alcohol que quieras y un ambiente 'drug-friendly'

Pero da igual. Se cumple una de esas máximas tan trilladas: si posees dinero y eres poderoso, puedes hacer lo que quieras. Una nueva edición de esta isla del pecado se prepara para el 14 de diciembre. ¿El precio por billete? 4.200 euros todo incluido. "El evento es en nuestra isla privada. Disfruta de la compañía de 100 bellas chicas latinas, dos DJ que pondrán la mejor música durante todo el día y noche y un ambiente 'drug-friendly'", según reza la página web de la fiesta. "Todas y cada una de nuestras chicas estarán ahí para darte placer y hacerte sentir como un rey. Si tienes alguna fantasía específica, házselo saber y se hará realidad. Todas nuestras mujeres están libres de cualquier enfermedad sexual. También hay una estricta política del uso de preservativo y condones ilimitados".

"Sexo sin fin con dos chicas por día (se pueden cambiar con los otros invitados), las comidas y snacks, todo el alcohol que quieras, ida y vuelta en helicóptero, fiestas en el yate, habitaciones con ducha, vestidores, aire acondicionado, wifi y todos los condones que quieras". Esto es todo lo que la empresa anuncia como parte de su oferta. Se ve que aquí las mujeres, como en otros muchos más casos, quedan reducidas a uno de los múltiples artículos de lujo a disposición de hombres, como si se tratara de Ferraris o bienes e inmuebles. Además, se ve que la oferta ha aumentado respecto al año pasado: hasta cuarenta chicas más, por lo que el yate deberá ser más espacioso. Si te pica la curiosidad y quieres verlo con tus propios ojos, aquí está el trailer de YouTube:

El ruido originado por tal 'desmadre estigio' también ha llegado a la parrilla informativa en canales de televisión españoles. en concreto, 'Telemadrid'. En dicho espacio informativo, la presentadora alude al hecho de que la policía colombiana vigilará de cerca quiénes son los afortunados de subir a tal exclusivo yate y su documentación. De no tener los papeles en regla, podrían ser deportados, tal y como informa la cadena madrileña.

"Éramos 30 hombres en total, excepto uno que vino con su pareja", narra Ryan a 'The New York Post', quien ya asistió a la fiesta del año pasado. "También había algunos nerds de Sillicon Valley que nunca habían hecho esta clase de cosas y se sentían inquietos al principio. Dos británicos, un hombre de negocios, australianos, canadienses y, sobre todo, muchos estadounidenses. Asímismo, dos estrellas del pop de Canadá muy famosas a las que reconocí nada más ver".

"No hablaban inglés, solo lo básico", asegura Ryan. "Cada hombre tenía que elegir a dos chicas que le acompañarían durante todo el viaje. A los 15 minutos de comenzar la fiesta, ya había gente en la cama con ellas". Una vez en tierra y tras llegar a la isla privada, a los huéspedes les esperaba una habitación en un hotel de cinco estrellas. "Ea muy impresionante, como un paraíso tropical", califica uno de ellos. La pensión contenía restaurante buffet con comida ilimitada, un campo de golf y canchas de tenis, así como una playa paradisíaca para relajarse.

Uno de los momentos fuertes se vivió con la pareja liberal que había a bordo. "La esposa se puso muy celosa y tuvieron muchas peleas", cuenta el pasajero. "Algunos de los hombres querían acostarse con ella, incluso le ofrecían dinero a su marido. Al final, tuvieron una gran orgía en su habitación con otros tres hombres y varias prostitutas". Por último, Ryan admite que sentirte el ombligo del mundo por tres días y dos noches no está nada mal. "Recuerdo volver al trabajo al día siguiente y estar desesperado por contarle a alguien lo que me había sucedido. No podía mencionárselo a nadie. La única persona a la que se lo he contado es a mi hermano, que espera ir al siguiente conmigo. Pero mi esposa no sabe nada". Ojos que no ven, corazón que no siente.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios