FALLECIDO A LOS 99 AÑOS

El hombre que evitó que la Alemania nazi tuviese la bomba atómica

Joachim Roenneberg salió de su casa con solo 23 años para unirse a la Operación Gunnerside y acabar con las aspiraciones de Hitler de poseer armamento nuclear

Foto: Joaquim Roenneberg en un acto de homenaje a las operaciones británicas contra los nazis, en Westminster. (Reuters)
Joaquim Roenneberg en un acto de homenaje a las operaciones británicas contra los nazis, en Westminster. (Reuters)

La intrahistoria, como decía Miguel de Unamuno, es la "vida silenciosa de los hombres sin historia que a todas horas del día y en todos los países del globo se levantan a una orden del sol y van a sus campos a proseguir la oscura y silenciosa labor cotidiana y eterna". Más allá de los héroes a los que se ha atribuido que Alemania fracasara en el intento de conseguir la bomba atómica, como el criptógrafo y matemático Alan Turing, (descifrador británico del famoso código alemán 'Enigma'), quedan relegados muchos grandes hombres que no tienen un papel estelar en los libros de historia.

Héroes "sin capa" y no tan famosos como Joachim Røenneberg, fallecido recientemente a la edad de 99 años tras haber liderado la Operacion Gunnerside en 1943, el exitoso plan para destruir la producción de una planta de agua pesada en Telemark y así desbaratar por completo el proyecto de bomba atómica de Hitler. Este militar noruego encabezó un valiente equipo de cinco hombres que en un audaz asalto detonó la fábrica donde la Alemania nazi producía un ingrediente crucial para la creación de armamento nuclear, según informa 'Associated Press'.

Røenneberg fue reclutado por la Dirección de Operaciones Especiales británica para hacer volar las principales partes de la fábrica

Røenneberg nació en 1919 en la ciudad noruega de Alesund. En 1940, cuando las tropas nazis ocuparon Noruega, huyó al Reino Unido para convertirse en un miembro de la Resistencia. Después de un duro y severo entrenamiento militar, regresó a su país natal para participar en varias operaciones especiales contra el ejército nazi. Ya en 1943, los británicos le encargaron que preparara una operación para volar por los aires la planta Vermork, la cual producía óxido de deuterio, más conocido como "agua pesada".

Un año antes, el primer intento había resultado un fracaso. No se supo nada de los que participaron en el sabotaje: o bien fueron asesinados o bien capturados por las hordas nazis. En febrero de 1943, Røenneberg, quien contaba por aquel entonces con solo 23 años de edad, fue reclutado por la Dirección de Operaciones Especiales, la unidad de inteligencia y sabotaje británica, para destruir las partes cruciales de la planta, situada en el sur de Noruega.

Su valor contribuyó a la campaña de sabotaje más eficaz contra los nazis

El héroe noruego y su equipo lo consiguieron en una operación calificada por ellos mismos como "de ensueño", ya que no se disparó una sola bala. Aterrizaron en paracaídas sobre montañas cubiertas de nieve, llegaron a la fábrica montados en esquís, penetraron en su interior y tras destruir la línea de producción con explosivos escaparon vivos a Suecia, país neutral. Posteriormente, y según informa 'RT', Røennebeg reveló que decidió acortar el cable de encendido en el último momento para que las explosiones comenzaran casi al instante y así evitar que los militares alemanes que había dentro tuvieran tiempo para escapar.

Esta acción tan determinante en el curso de la guerra (aunque los historiadores modernos dudan de que Alemania tuviera una capacidad real de crear bombas nucleares en aquel momento), ha sido relatada en libros, documentales, películas y series de televisión. La más famosa, 'Heroes of Telemark', con Kirk Douglas y Richard Harris de protagonistas.

Erna Solberg, actual primera ministra del estado noruego, honró la figura de Røenneberg alegando que fue "uno de los mejores combatientes de la resistencia", cuyo "valor contribuyó a lo que se ha llamado la campaña de sabotaje más eficaz" contra los nazis de Noruega. "No debemos olvidar lo que él representaba y el mensaje que transmitió al mundo", afirmó Eva Vinje Aurdal, alcadesa de Aalesund, ciudad natal del militar localizada a 380 kilómetros de Oslo. Dicha localidad ordenó que las banderas fueran izadas a media asta hasta el lunes.

En el acto de homenaje, se colocaron flores al pie de una escultura de Røenneberg en la que aparece uniformado y caminando por un sendero empedrado. Inaugurado en 2014 por el propio Røenneberg, el monumento de granito incluye los nombres de todos los miembros del operativo de la Segunda Guerra Mundial.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios