noche de halloween

La calabaza, invitada especial de Halloween: trucos de decoración para estas fiestas

La noche del 31 de octubre muchas personas deciden celebrar su propia fiesta en casa. El problema llega a la hora de decorar las calabazas: aquí os damos algunas recomendaciones

Foto: Las calabazas de Halloween para decorar fiestas se pueden comprar... o preparar manualmente
Las calabazas de Halloween para decorar fiestas se pueden comprar... o preparar manualmente

Cuando se acerca el 31 de octubre los amantes de esta fiesta que tanto se ha venido celebrando en víspera del día de Todos los Santos buscan los mejores disfraces para sorprender (y aterrar) a los compañeros de juergas, las fiestas más divertidas de Halloween en cada ciudad... pero también cómo decorar una casa para una fiesta privada. Para la noche de Halloween, no solo los escaparates de las tiendas se llenan de calabazas y murciélagos, de telas de araña y brujas volando en sus escobas, sino que los salones de muchas casas se convierten en pista de baile para grupos de amigos que disfrutan mostrando una dentadura de vampiro de plástico bajo la sonrisa. Y todo el que prepara una fiesta en casa para Halloween quiere tenerla decorada para tal ocasión.

Desde luego, la calabaza es uno de los símbolos más reconocibles de esta fiesta y son muchos los que quieren decorar su propia calabaza sin recurrir a la decoración preparada. Y una vez que ya se tiene esa calabaza redondeada, que tanto recuerda a esta fiesta, ¿qué se puede hacer con ella? Para decorar una calabaza no se puede simplemente coger un cuchillo y comenzar, hay que tener un poco de organización previa: a no ser que uno tenga buena mano para el dibujo, es necesario tener una plantilla con la cara que queremos que tenga la calabaza, además de las herramientas necesarias.

¿Qué hace falta para decorar una calabaza? Alguna que otra herramienta para cortar la forma de los ojos y la boca, así como algún tipo de cucharón que sirva para vaciarla; un rotulador para marcar por dónde queremos agujerear y una o dos velas pequeñas para meter dentro y que la calabaza ilumine a través de su rostro. Existen kits completos de decoración de calabazas que incluyen todas las herramientas, como este, que por 10,99 euros incluye cinco herramientas de corte y vaciado, dos velas de luz LED y diez plantillas diferentes para elegir la cara de la gran hortaliza naranja. Otra opción, un poco más barata, es esta otra, que lleva también cinco herramientas y diez plantillas, por 8,99 euros.

Ya escogida la calabaza y con todas las herramientas a mano, lo primero que hay que hacer es crear una tapa, cortando en la parte superior de la calabaza una forma circular para poder retirarla y colocarla más tarde. Después, es el turno de vaciar: con un vaciador especial o un cucharón, hay que retirar todo lo que se pueda de la pulpa de la calabaza, para dejarla lo más limpia posible. Y cuando ya está limpia, llega lo divertido: elegir la cara que tendrá la calabaza, y ponerse a ello, siempre con cuidado para evitar cortarse.

¿Y si no quieres (o puedes) hacerla tú mismo?

Las calabazas DIY son una opción, pero esto no quita que exista otra posibilidad de tener una calabaza especial de Halloween sin tener que mover un dedo. Para estos casos existen muchas opciones, calabazas pequeñas, grandes, de plástico u otros materiales, con luces o sin ellas... Estas son algunas opciones que se pueden conseguir fácilmente a través de Internet.

Dos opciones son estas dos calabazas decorativas, que ya tienen su propia luz incluida. La de la derecha, una verdadera calabaza, tiene un tamaño de 16 centímetros, y se puede conseguir a través de Amazon por algo menos de 20 euros. No necesita ningún tipo de montaje, aunque sí batería. La más pequeña (izquierda) también necesita batería (dos pilas AA), y más que una calabaza-lámpara es una lámpara con una calabaza: por algo menos de 11 euros también se puede adquirir. Las dos son opciones para colocar dentro como fuera de la vivienda, ya sea para adornar una mesa o para iluminar el jardín en una fiesta.

Hay otras versiones de la calabaza de Halloween que no llevan ningún tipo de iluminación, como es el siguiente caso, pero siempre se puede colocar estratégicamente junto a algunas velas, para que iluminen su oscura sonrisa. Esta opción es de plástico y tiene un tamaño de unos 18 centímetros. Una pieza tiene un precio de 11,99 euros, si bien se pueden conseguir 'packs' de dos calabazas con brillantes, uno con las dos calabazas de 12 centímetros por 8,99 euros, y otro con una de 12 centímetros y otra mayor, de 16 centímetros, por 11,99 euros.

El jardín, rey de las fiestas

Para todos los privilegiados que tengan un jardín disponible, las fiestas mejoran sustancialmente. En estos casos hay que tener en cuenta que la decoración cambiará un poco, teniendo en cuenta que al ser la fiesta por la noche hay que centrarse en la iluminación. Las cadenas de luces de decoración son muy socorridas en estos casos —en Amazon se pueden conseguir guirnaldas de luces de plástico resistentes a la lluvia y sin enchufes, como ésta por 10,99 euros—, y se pueden acompañar de otras guirnaldas —como estas, con calabazas y calaveras, también por 10,99 euros—.

Sin embargo, en estas fiestas hay que llamar la atención. En España no es tan común decorar el jardín en Halloween como sí ocurre en Estados Unidos, donde en muchos lugares los vecinos compiten entre sí para ver qué jardín es el más terrorífico. Para atacar la necesidad de luz y decoración específica de una sola vez, esta linterna inflable en forma de pila de cuatro calabazas es perfecta: se puede colocar tanto en el jardín como en interiores, tiene una altura de 2,4 metros y acaba en un perfecto sombrero de bruja digno de la mejor fiesta de Halloween.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios