UN CEREAL MÁGICO

La manera de cocinar el arroz para reducir un 60% sus calorías

Añadir aceite de coco en la cocción consigue que descienda su aporte calórico en un 60%, por lo que será un gran aliado en la lucha contra los kilos

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Entre los muchos trucos que abundan para cocinar el arroz y hacerlo mucho más sabroso a la vez que digestivo destaca, por ejemplo, añadir laurel al agua para cocer. También está el de lavarlo una sola vez para que no absorba más agua de la necesaria y poder eliminarla con facilidad. Otro truco muy conocido es el de freírlo después de la cocción. Esto le dará un gusto mucho más sabroso, sobre todo si lo pones sobre una base de ajo y aceite caliente.

Estos son algunos de los 'tips' más clásicos a la hora de cocinar el arroz. Pero cuando se trata de dar un impulso a tu plan de adelgazamiento hay uno menos conocido que puede ayudar a hacer el proceso más fácil. Hay una fórmula que consigue que las calorías del cereal bajen un 60%, lo que repercutirá favorablemente a la hora de perder peso. Según 'The Daily Mail', el truco reside en agregar aceite de coco al agua hirviendo.

Durante la ebullición, las moléculas de grasa penetran dentro del arroz y se pliegan como una barrera digestiva

Una taza de arroz blanco contiene un promedio de 200 calorías. Entre sus ventajas nutritivas destaca su alto contenido en minerales, como el calcio y el hierro, así como en vitaminas, como la niacina, la D, la tiamina y la riboflavina. Por otro lado, el de tipo integral es una gran fuente de fibra, y por lo tanto, mejora la digestión. Sin embargo, científicos de la Universidad de Ciencias Químicas de Sri Lanka han descubierto la manera de tratar a este alimento para hacerlo más saludable, es decir, bajando sus calorías.

Lo único que debes hacer es poner un poco de aceite de coco al proceso de cocción y dejar que se enfríe durante la noche. Ello minimizará el número de calorías del cereal en un 60%, un descenso porcentual que también se verá reflejado en el plato final que vayas a cocinar en base al arroz. A pesar de la sencillez de este truco y de lo aparentemente simple que parece, es una medida que de ser utilizada por la amplia mayoría, reflejaría un descenso en los índices de obesidad globales, hasta hoy en día muy altas.

Almidón y arsénico

Pero, ¿por qué el aceite de coco? Durante el proceso de ebullición, las moléculas de grasa penetran dentro del arroz y se pliegan como una barrera digestiva, según 'The Daily Mail'. A su vez, déjalo enfriar durante aproximadamente 12 horas. Esto hace que los enlaces en el arroz se conviertan en "almidones resistentes" más fuertes, y dificulta que las enzimas digestivas se descompongan.

Revisa bien el etiquetado para saber dónde ha sido cultivado. Si es dentro de la Península, no hay de qué preocuparse

"El aumento de las concentraciones de almidón resistente al arroz resultó ser una forma novedosa de abordar el problema de la obesidad", asegura Sudhair A. James, líder del grupo de estudio de la Universidad de Ciencias Químicas de Sri Lanka. Al margen de la posibilidad de reducir el número de calorías, el arroz entraña otros conflictos alimentarios que pueden derivar en intoxicación.

Se ha especulado mucho sobre los peligros del arroz relacionados con uno de sus principales componentes, el arsénico, una sustancia calificada de categoría 1 en la lista de agentes cancerígenos de la Unión Europea. Este elemento químico se genera naturalmente de la tierra, y no siempre resulta tóxico. El arroz se planta en zonas inundadas. Las plantas liberan arsénico inorgánico ocasionando que absorban 10 o 20 veces más de este elemento que otros cereales.

Pero tranquilos. Aunque haya presencia de arsénico, este alimento no tiene tanta peligrosidad. Según la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), hay mucha más concentración de este químico en otros productos, como el pan o los lácteos. Para salir de dudas, lo mejor será que revises el etiquetado del envase. Si se ha plantado en la Península Ibérica, tendrá menores concentraciones de arsénico. Si en cambio viene de algún país asiático o no se muestra su procedencia exacta, puedes igualmente comerlo; eso sí, sin abusar.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios