aunque es la base de muchos y sabrosos platos

Las razones por las que te puede perjudicar comer salsa de tomate

La industria alimentaria camufla jarabes con azúcares añadidos en medio de ingredientes que son aparentemente saludables

Foto: La salsa de tomate es la base de muchas recetas (iStock)
La salsa de tomate es la base de muchas recetas (iStock)

Es la base de muchos guisos, un condimento indispensable que no falta en casi ninguna despensa. La salsa de tomate es un ‘must’ en nuestra cocina y recurrimos a ella para dar sabor a muchos de nuestros platos. Sin embargo, los nutricionistas creen que sus ingredientes no son todo lo sanos que deberían y alertan de la cantidad de sal y azúcar presente en su composición.

La nutricionista Kristen Beck explica las claves al digital australiano News: “Una cucharada de salsa de tomate equivale a unos 15 mililitros; en esa cantidad tan pequeña hay una cucharadita de azúcar, unos 5 ml, casi la tercera parte”. El problema, sobre todo, no es del azúcar que contiene la salsa de tomate, sino del tipo de azúcar: son azúcares añadidos artificialmente.

El culpable es el jarabe de maíz alto en fructosa, un sirope mucho más barato que el azúcar y que se emplea en la industria alimentaria. Proporciona un dulzor similar al del azúcar y no cambia los sabores, pero sí ahorra dinero a cambio de una composición cuyo valor nutricional es prácticamente nulo y puede incrementar los niveles de insulina, además de hacer ganar peso.

Además de ese azúcar, los ingredientes de la salsa de tomate incluyen habitualmente varios tipos de sal, vinagres y cebolla en polvo, todo con el objetivo de generar mucho sabor. Pero aunque todos ellos aportan pocas calorías, sí contienen mucho sodio: cinco cucharadas de salsa de tomate contienen todo el sodio recomendado para un día entero.

El puré de tomate y sus posibilidades

Cuando miramos los componentes de la salsa de tomate, aparentemente parecen muy saludables. El problema llega cuando lo analizan los expertos, como la doctora Becks: “Cuando hacemos puré con los tomates el azúcar que contienen se concentra y es tan dañino como los azúcares añadidos artificialmente. La fructosa concentrada se asocia a la acumulación de grasa en la zona media así como a las respuestas inflamatorias del cuerpo”.

Al menos, según la doctora Becks hay una buena noticia: “El puré de tomate es una fuente de licopeno, un pigmento vegetal que aporta el característico color rojo y que, a la vez, es un antioxidante diez veces más fuerte que el que está presente en los tomates naturales. Se asocia a la reducción de enfermedades cardiovasculares y al menor riesgo de sufrir cáncer de próstata”.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios