INVENTOS INCREÍBLES

Así era el aire acondicionado que utilizaban hace 2.000 años

En la antigua ciudad iraní de Yazd se pueden encontrar estructuras con forma de chimenea destinadas a mantener una temperatura fresca en el interior de las casas

Foto: Yazd, la ciudad en la que se creó el aire acondicionado, en medio del desierto de Irán. (EFE)
Yazd, la ciudad en la que se creó el aire acondicionado, en medio del desierto de Irán. (EFE)

Desde los antiguos persas y egipcios hasta los babilonios. Todas las civilizaciones se han visto en la necesidad de adaptar su arquitectura a los climas adversos de sus entornos a partir del desarrollo de métodos de ventilación natural. En el corazón de Irán, a pleno sol de más 40 grados de temperatura, sobresale una estructura alta, como una chimenea, que sobresale de los techos de las casas antiguas. No es un mero decorado arquitectónico, tienen una función muy concreta. Son recogedores de viento para dirigir aire fresco al interior de los hogares.

En su forma más simple, estas construcciones aprovechan las brisas frescas y las transportan hacia abajo, ya sea al interior de las casas o a los depósitos subterráneos de alimentos, lo que podría ser perfectamente un frigorífico de la antigüedad. Tanto es así, que algunos estudios concluyen que los colectores de viento pueden reducir las temperaturas interiores hasta los 10 grados. Se pueden encontrar ejemplos de los mismos por todo Oriente Medio y Egipto, así como en Pakistán o la India, según informa un reportaje de la 'BBC'.

Aunque no haya brisa, los recogedores de viento expulsan el aire caliente y dejan el interior más fresco que el exterior

¿Cuál es su origen? Existe una disputa en curso entre Irán y Egipto sobre cuál de los dos posee el más antiguo. Las pinturas de alrededor del 1300 antes de Cristo muestran estructuras triangulares de la residencia real del faraón Nebamun. Pero también en las ruinas de un templo persa del 4000 antes de Cristo, la cual tiene estructuras similares a chimeneas sin rastro de cenizas. La polémica está servida y todavía no se ha llegado a una conclusión definitiva.

"Los vientos más fríos de las alturas más altas se dirigen hacia abajo a través de rendijas angostas y verticales, para posteriormente empujar el aire caliente dentro de los edificios hacia arriba y hacia fuera a través de una abertura en el lado opuesto del recogedor", explica Shervin Abdolhamidi, ingeniero y colaborador de la 'BBC', quien ha publicado un extenso reportaje sobre estas construcciones tan peculiares afincadas en lo profundo del país iraní. "Incluso aunque no haya brisa, los recogedores de viento funcionan como chimeneas solares, expulsando el aire caliente y dejando el interior más fresco que el exterior".

El colector de viento es un símbolo del pasado cuyo uso ha ido disminuyendo tras la llegada del aire acondicionado a los hogares

Abdolhamidi viajó hasta la ciudad de Yazd para conocer de cerca y en persona estas estructuras. Este lugar se convirtió en Patrimonio Mundial de la Unesco en 2017. "La mayoría de los colectores en los edificios residenciales de Yazd son de forma rectangular, con entradas en cada uno de los cuatro lados para atrapar el viento que sopla desde múltiples direcciones", sostiene el periodista.

"Con el abrasador sol de la tarde cayendo sobre mí, decidí que prefería estar bajo un captador de viento que mirarlo fijamente". Por ello, Abdolhamidi se refugió en la Casa Lariha, una de las mejores conservadas de toda la zona. "El edificio, que data del siglo XIX, ejemplifica la arquitectura persa de la época, que presentaba un patio central y rectangular, así como secciones de verano e invierno, una división destinada a optimizar la exposición de luz solar directa en el invierno y otra a reducirla en verano para que no haga tanto calor". Evidentemente, el recogedor de viento se encuentra en la parte de verano.

"En la Casa Lahira, sentí un ligero escalofrío cuando descendí los 38 escalones hacia un espacio más profundo en el sótano llamado 'sardab', que significa 'agua fría' en farsi, donde el agua de los qanats (canales subterráneos utilizados pra transferir agua de montañas a ciudades) enfriaría el aire entrante", explica el periodista. "El colector de viento es un símbolo del pasado. Su uso ha disminuido significativamente con el advenimiento del aire acondicionado moderno". Según Abbas Farroghi, un residente de 85 años, muchos de sus vecinos han dejado sus hogares tradicionales a favor de casas modernas.

"Los hogares se quedan vacíos o se alquilan a inmigrantes o trabajadores", asegura Farroghi. "En el mejor de los casos, se compran por personas ricas de Teherán o Shiraz para convertirlos en un hotel". Farsad Ostadan, director de una agencia de turismo local, opina que "mientras los turistas sigan viniendo las cosas irán bien", ya que entra dinero a la zona para reparar y preservar las casas de los vecinos. "Los turistas y la gente de fuera se preocupan por el casco antiguo y los colectores de viento, así que con suerte podremos preservarlos".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios