EL RIGUROSO PROTOCOLO

Pertenece a la realeza y explica por qué nunca da la mano a la gente

Este gesto a sus súbditos se ha convertido en costumbre para la princesa Ana. Está harta de tener que saludar a grandes multitudes, a diferencia de sus familiares

Foto: La Princesa llega a la Capilla de los Guardias en Wellington Barracks, Londres. (EFE)
La Princesa llega a la Capilla de los Guardias en Wellington Barracks, Londres. (EFE)

"Nosotros nunca saludamos con la mano". Así de tajante se muestra la hija de la reina Isabel, la princesa Ana, una de las defensoras de las más estrictas reglas del tradicional protocolo de los Windsor. "Es imposible darle la mano a todo el mundo, por lo que mejor no empezar. Así que yo hago eso, pero me he dado cuenta de que otros no", según afirma ella misma en el nuevo documental emitido por la HBO 'Queen of the World'.

Las normas de la familia real británica son muy rigurosas y siempre están en el foco de la polémica. Por ejemplo, la duquesa de Cambridge, Kate Middleton, quien siempre luce el mismo abrigo pero nunca se lo quita. ¿La razón? Mero protocolo y formalismo, algo que la prensa inglesa califica de "impropio de una dama". Otra de estas extrañas normas es la impuesta a la duquesa de Sussex, Meghan Markle, quien no puede comer ajo mientras está de viaje. ¿El motivo? Evidentemente, el mal aliento que produce. Esta vez le ha tocado a la princesa Ana, hija de la reina.

Los paseos reales se han convertido en un mero apretón de manos sin sentido

Los integrantes de la familia real acostumbran a saludar al público durante breves paseos antes y después de sus actos oficiales. Algo que también podemos ver aquí en España, cuando en algún momento de una ceremonia o un evento al que acuden los reyes, se acercan a saludar al público congregado que ha ido a verles de cerca. En Inglaterra también es habitual que se acerquen a saludar e interactúen con la gente apostada en las vallas. Todos menos la princesa Ana, quien no estrecha la mano de quienes tienen la intención de saludarla.

¿A qué se debe este feo a sus súbditos? De acuerdo con la propia princesa, en declaraciones recogidas por ''Infobae', "los paseos reales se han convertido en un mero ejercicio de apretón de manos" desde que la Reina instauró esta norma en los años 70. Una auténtica pionera, ya que fue la primera integrante de la Familia Real británcia en tomarse la molestia de acercarse a las multitudes que la esperaban agolpadas en el exterior de los eventos. Antes de ella, "el público podía sentirse afortunado de ver pasar fugazmente a un miembro de la Familia".

Ahora, la costumbre de saludar con la mano se ha vuelto tan importante que es tenido en cuenta hasta en el vestuario de los integrantes de la realeza. De ahí que la Reina use guantes en sus apariciones públicas para protegerse del contagio de enfermedades. Pero se ve que esto a la Princesa Ana le da igual. "Ya con los teléfonos es difícil, pero con los iPads no se les ve ni la cabeza", asegura refiriéndose al momento en el que la muchedumbre saca los móviles para capturar el momento en el que le dirigen el saludo. "No ves ni a la persona con la que estás hablando".

La actitud de la princesa Ana choca con la de Middleton o Markle; ellas sí se detienen a saludar y a sacarse 'selfies' con sus súbditos

Esto es algo que tampoco le importa; no tiene ningún problema en pedirle a sus admiradores que retiren los móviles en el momento exacto del saludo. "A veces ni me molesto, o simplemente les digo: 'Mira, si quieres preguntarme algo o hablar conmigo, te sugiero que retires el móvil". Y agregó: "Es raro. Parece que las personas no pueden asimilar que han vivido una experiencia si no sacan una foto".

Sin embargo, las nuevas generaciones de la Familia Real se muestran menos reticentes a interactuar con el público. Los príncipes William y Harry y sus respectivas esposas Kate Middlenton y Meghan Markle habitualmente se detienen a saludar al pueblo, y frecuentemente se les ha visto darse abrazos con ellos o posar para sus selfies. Algo que levanta debates en los medios de comunicación y en la vida cotidiana de los ciudadanos británicos.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios