un mercado "caníbal"

Los médicos por los que se pelean empresas como Mercadona

Cada año se jubilan 300 especialistas sanitarios en trabajo y se incorporan unos 60. En este campo, los grandes grupos de la salud se limitan a hacer "reconocimientos como churros por dinero"

Foto: Cada vez hay más demanda y menos profesionales. (iStock)
Cada vez hay más demanda y menos profesionales. (iStock)

El año pasado, la especialidad de Medicina del Trabajo fue la última entre las elecciones de los aspirantes al MIR. Su última vacante llegó más allá del puesto 7.000. Sin embargo, esta poco valorada salida de los médicos se ha convertido en uno de los empleos estrella del curso empresarial que comienza en septiembre. Después de los sectores de logística, en los que se buscan perfiles como los de carretillero o empaquetador, los profesores o los comerciales, estos profesionales sanitarios son de los más demandados en estas fechas. Hasta el punto de que se ha convertido "en un mercado canibal", según Carlos Pérez responsable del salud de Adecco. Y eso es así porque "sencillamente hay ciudades, como Madrid, en las que hay más demanda que oferta".

En España no es demasiado frecuente que las empresas tengan servicios médicos. Pero eso también está variando. Así que aunque los españoles, según una reciente encuesta a más de 14.000 personas de Cigna, somos los europeos que más veces vamos a trabajar estando malos (hasta un 74% lo ha hecho alguna vez por un 37% en Alemania, por ejemplo), las compañías empiezan a apostar por los planes de salud. Y esos planes debe ponerlos en marcha un profesional. Ese es el caso de Luis Reinoso, presidente de la Asociación española de Especialistas en Medicina del Trabajo, y quien prepara esos planes para el grupo Santander, al que llego tras absorber esta entidad el Popular.

La mayoría se dedican solo a los chequeos y la vigilancia de la salud, el resto lo desdeñan porque da menos dinero

"La principal tarea de este puesto es el de dibujar el plan de riesgos laborales en todos sus ángulos", afirma. En realidad, la labor de estos profesionales tiene cinco vertientes: "Preventiva, asistencial, pericial, gestora y docente-investigadora". Pero según Reinoso eso no se cumple en casi ninguna empresa. "La mayoría se dedican solo a los chequeos y la vigilancia de la salud, el resto lo desdeñan porque da menos rendimientos económicos y es más complejo, aunque es muy importante".

Una de las empresas que siempre está en demanda de estos profesionales es Mercadona. De hecho, no es raro toparse en alguno de sus supermercados con un anuncio en el que los solicitan directamente en el tablón de anuncios. "Están para cuidar de la salud de nuestros empleados", resume una portavoz, que no estima conveniente que ninguno de estos profesionales cuente de primera mano su experiencia: "No está previsto que hablen", zanja. "Su tarea es velar por nuestros trabajadores, aunque si están en alguna tienda y le pasa algo a algún cliente, pues por supuesto que lo atienden", agrega. Ofrecen una remuneración de entre 45.000 y 66.000 euros y se pide que se tenga coche y disponibilidad de movimiento.

Fiscalizar las bajas laborales

Sobre la polémica que sindicatos como CNT ha lanzado sobre las tareas de los médicos de empresas por usar a los profesionales para "fiscalizar" las bajas, todos los especialistas consultados lo niegan. "Ese tipo de cuestiones dependen de la Seguridad Social y todos los profesionales las respetan", asegura Pérez. "No es en absoluto su función poner en cuestión si alguien debe estar de baja o no", recalca. Sin embargo, algunos profesionales del ramo que ya no están en activo han lanzado acusaciones en ese sentido: "Te obligan a perseguir a los trabajadores".

Un extremo que Reinoso considera "casi imposible". De hecho, este facultativo recalca que desde 1995 "el seguimiento de las bajas de los trabajadores es una falta muy grave". Lo que sí concede es que tienen acceso a los motivos de esas ausencias laborales, pero para otros propósitos que no son "fiscalizarlos como un perro de la empresa". Según reinoso lo que se hace con esos datos es parcelar por departamentos de la empresa una evolución del tipo de enfermedades que se suelen dar en un histórico: "Por ejemplo, debemos intervenir si vemos que en una sección de la compañía se dan muchas más bajas por depresión", explica. Lo cierto, según este profesional, es que lo normal es que no se hagan esos seguimientos porque no resultan rentables.

Quizá cobran un poco menos, pero trabajan de lunes a viernes y sin guardias. En ese sentido es mejor para conciliar

A pesar de las apetencias del mercado por estos profesionales, su perfil es muy difícil de encontrar. La explicación es que es una especialidad poco clínica que no está orientada en principio al trato con el paciente "y la mayoría de la gente que hace la carrera la comienza de un modo muy vocacional". El otro perfil difícil de hallar entre los médicos es el del gestor. Además, los sueldos también están un poco por debajo de los de las especialidades más demandadas en la administración. "Quizá cobran un poco menos, pero trabajan de lunes a viernes y sin guardias", asegura Pérez. "Para conciliar es mejor porque no hacemos guardias, pero está peor pagado", abunda Reinoso. Según los cálculos de la AEEMT, cada ño se jubilan unos 300 médicos del trabajo y solo se incorporan unos 60. Unas cifras que corroboran esa "competencia" por los pocos profesionales del mercado.

Ayudar a millones de trabajadores

Pero el factor que hace que no se cumplan las leyes esenciales de la oferta y la demanda es la acumulación de poder de los grandes grupos de prevención. Estos han ido absorbiéndose unos a otros y ofrecen sus servicios externos "básicamente para ofrecer chequeos muy caros y que a ellos les producen muy poco coste", según señala un profesional que prefiere no dar su nombre: "Hacen reconocimientos médicos como churros, pero sin darles ningún sentido".

"Esta es una profesión preciosa que lo que quiere es ayudar a mejorar los estándares de salud de millones de trabajadores", se lamenta Reinoso ante una realidad que hace que eso no siempre sea posible. Estos programas de salud que ponen en marcha estos profesionales son muy valorados por los empleados, según la encuesta de Cigna. El 51% lo considera un beneficio muy significativo en el entorno laboral. Dentro de estas iniciativas la que sería más valorada es la cobertura dental. También aquellas políticas orientadas a la "gestión del estrés", algo que demanda el 30% de los españoles encuestados. El 25% también opta por las revisiones oftalmológicas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios

Descuentos