en inglaterra

Cuando la mala suerte te sigue: perdió un cupón de lotería premiado y quemó su cocina

Barrie Enderby, residente en una localidad de la inglesa Lincolnshire, no llegó a tiempo para comprar sus números habituales del sorteo de la Lotería Irlandesa

Foto:

Si bien es cierto que las probabilidades de que toque algo en los diferentes sorteos de lotería son muy bajas, el ser humano se arriesga cada año, cada semana o incluso cada día y sigue comprando ese cupón lleno de números que hace que siempre esté encendida la esperanza de obtener algún premio. Y muchas veces, incluso si toca, el afortunado acaba viendo cómo cambia su fortuna y todo en la vida comienza a irle mal. Alrededor de los sorteos de lotería de todo el mundo hay multitud de historias, muchas de ellas que ponen de manifiesto la mala suerte que sufren muchos de los que participan. La de Barrie Enderby es otra de esas historias de mala suerte.

Enderby, jubilado británico de 78 años, vive en la localidad de Grimsby, en la inglesa Lincolnshire. Un día Barrie Enderby salió de casa en su bicicleta, un coche chocó contra él y lo tiró al suelo, provocándole una herida en la pierna. La semana pasada, las secuelas de la herida y los daños de la bicicleta le impidieron llegar a tiempo para participar en el sorteo del fin de semana. Con sus números favoritos en mente llegó la noche del domingo, y en el sorteo del último día de la semana le ocurrió lo que no esperaba: sus números fueron los premiados.

"Cuando me di cuenta de que no había jugado mis números en la lotería salí corriendo a la casa de apuestas, lo más rápido que pude", explica el inglés al diario local. "Pero todavía me dolía la pierna, así que tuve que ir despacio y no llegué antes de las 20:15, que es la hora límite".

Cuando tuvo el accidente todavía no lo sabía, pero al perder la oportunidad de poder comprar su cupón, Barrie Enderby perdió la posibilidad de ganar con los números habituales con los que jugaba un total de 10.000 libras (algo más de 11.000 euros). Después del golpe en su paseo en bicicleta y de conocer su mala fortuna, decidió ir a ahogar las penas a un bar. "Al ver que mis números habían salido premiados y que perdó las 10.000 libras, sentí la necesidad de ir a tomar un trago. Me encontré con un par de amigos y me llevaron a varios bares en los que no había estado nunca... y me emborraché".

Dormido... con la cocina encendida

Esa misma noche, cuando regresó a su piso, ubicado en la calle Albion de la ciudad portuaria, se puso a prepara la cena, con tan mala suerte que se quedó dormido al poner la sartén al fuego. "Estaba hambriento, así que puse unas patatas y un filete en unas sartenes, pero me dormí", añade. Cuando se despertó, la cocina estaba en llamas, tal y como relatan desde el diario de la localidad, el 'Grimsby Telegraph'. Enderby se lamenta, pero también porque no era jugador habitual de la Lotería: "Pero una noche estando en un bar un cliente empezó a invitar a bebidas porque había ganado la Lotería irlandesa. Así que pensé que yo también podría tener suerte. En las primeras semanas gané 800 libras".

Por instinto, Barrie Enderby tiró agua sobre la sartén en llamas, provocando un incendio mayor

Fue el ruido de la alarma de incendios del edificio el que despertó a este jubilado, que al ver fuego en su cocina, tomó la determinación —por instinto— de tirar agua sobre la sartén en la que estaba friendo unas patatas. Esto provocó un incendio aún mayor —nunca se debe tirar agua en un recipiente con aceite hirviendo—, que acabó por derretir la campana extractora de la cocina. Un vecino que escuchó las alarmas del edificio decidió llamar al servicio de Bomberos, que en pocos minutos llegó al edificio y se puso a extinguir las llamas. "Tiré agua sobre la cocina, pero es lo peor que pude haber hecho".

Captura de pantalla de un vídeo de Grimsby Telegraph en el que se ven las sartenes quemadas.
Captura de pantalla de un vídeo de Grimsby Telegraph en el que se ven las sartenes quemadas.

El portavoz del servicio de Bomberos ha explicado que todavía es relativamente común atender llamadas de emergencia de fuegos provocados por desatender la cocina, sobre todo cuando se utiliza aceite. "Hay otras alternativas para cocinar. Existen freidoras y hornos para patatas que no utilizan aceite", añade. "Hemos realizado experimentos en jornadas de puertas abiertas de los Bomberos para explicar cómo echar un simple vasito de agua sobre aceite hirviendo hace crecer el fuego. La manera óptima de reaccionar es utilizar una toalla húmeda".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios