Perdió 45 kilos en un año. Pero tuvo que comer 8 veces al día
  1. Alma, Corazón, Vida
CAMBIO RADICAL

Perdió 45 kilos en un año. Pero tuvo que comer 8 veces al día

Después de su embarazo, Brianna Bernard llegó a la cifra de los 111 kilos. Un régimen alimentario estricto y nada privativo la hizo convertirse en la persona que es ahora

Foto: Perdió 45 kilos en un año. Pero tuvo que comer 8 veces al día
Perdió 45 kilos en un año. Pero tuvo que comer 8 veces al día

"Este cambio produjo una revolución en mi vida". Como Brianna Bernard, muchas mujeres desean tonificar su cuerpo y perfilar su figura después de pasar un embarazo. En concreto, esta ama de casa perdió 45 kilos en solo un año. Lo más sorprendente de su método es que lo logró en base a realizar 8 comidas al día. Ahora, pasado el tiempo, ha decidido convertirse en entrenadora personal para inspirar a otras mujeres como ella a dar el cambio al que aspiran y que, en muchos casos, necesitan.

Muchas veces, la fórmula no está en ponerse a dieta o comer menos. Con el embarazo, el peso de Brianna llegó hasta los 111 kilos. Todo comenzó en agosto de 2013, cuando leyó un ejemplar de la revista 'People Magazine' en la que apareció la historia de una mujer de su misma ciudad que contrató a Jason Burgoon, un prestigioso entrenador personal de la zona que le ayudó a perder 58 kilos. En ese momento, Brianna pensó: "Si este hombre tuvo un impacto tan profundo en la vida y salud de esta mujer, tal vez pueda ayudarme a mí también".

Simplemente como proteínas magras, verduras, grasas saludables y fruta

De esta forma, Brianna contactó con Jason y comenzó a entrenar con él tres veces por semana. La mayoría de sus ejercicios consistían en levantamiento de pesas con todo el cuerpo, movimientos pliométricos y boxeo. "Un año después, conseguí quitarme 45 kilos", afirma Brianne para 'Pop Sugar'. "Cambió la forma en la que me veo, mi relación con la comida, me introdujo en las competiciones de culturismo, la manera en la que crío a mi hijo... y toda esa fuerza física que me hizo adquirir con el deporte también se extendió a todas las ramas de mi vida. Así, me inspiró para convertirme en una entrenadora y dietista".

Foto: Pop Sugar.
Foto: Pop Sugar.

Cinco años después, Brianna entrena a chicos y chicas de cinco a seis días por semana en sesiones de entrenaminto que incluyen una combinación de levantamiento de pesas y de resistencia. En cuanto a su dieta, admite no seguir ninguna en especial. "Simplemente como proteínas magras, verduras, grasas saludables y fruta", explica en 'Pop Sugar'. "Sobre todo, presto atención a la cantidad. Uno de mis secretos es adoptar hábitos de vida sanos que sean realistas y sostenibles a largo plazo. Todos los días bebo 3 litros de agua y preparo todas mis comidas con antelación para llevarlas al trabajo". A continuación, te mostramos la dieta que Brianna siguió:

Desayuno. Media taza de avena, una onza de chocolate light, mantequilla de maní en polvo orgánica y una taza de café solo. Total: 305 calorías.

Primer almuerzo. Un cuarto de taza de almendras crudas y una taza entera de moras naturales. Total: 201 calorías.

Segundo almuerzo. Seis claras de huevos revueltos, una taza de espinacas, medio aguacate. Total: 273 calorías.

Comida. Un filete de carne magra a la parrilla y una taza de espárragos asados. Total: 273 calorías.

Primera merienda. Bacalao a la plancha y una taza de judías verdes al vapor. Total: 121 calorías.

Segunda merienda. Pechuga de pollo al horno y una taza de brócoli al vapor. Total: 150 calorías.

Cena. Salmón asado y una taza de coles de Bruselas aderezadas con ajo. Total: 259 calorías.

Tentenpié de la noche. Seis claras de huevo cocido y una taza de guisantes con azúcar. Total: 116 calorías.

Foto: Pop Sugar.
Foto: Pop Sugar.

"Aunque el tamaño de mi cuerpo es el cambio más obvio", puntualiza Brianna, "la fuerza mental y física que adquirí en mi travesía ha sido lo más importante". Para mí, no ha sido el número de kilos reflejado en la báscula. Es más sentirte fuerte, y esa fuerza se traduce en cada área de mi vida". De esta forma, Brianna entiende que una de sus principales prioridades como madre es la de criar a un niño sano y fuerte. Para alcanzar ese objetivo, ella debe enseñar con el ejemplo: "Si veo como una prioridad la nutrición y el ejercicio físico en mi vida, existe una gran probabilidad de que mi hijo haga lo mismo por sí mismo".

Después de esforzarse, finalmente ha adaptado todos los cambios en su día a día: "Entrenamos juntos, practicamos deporte, viajamos en bici, compramos comestibles, visitamos mercados de agricultores locales, cocinamos y debatimos sobre cómo comer alimentos saludables y mantenerse activos fortalecen nuestras mentes, corazónes y músculos".

Solo debemos hacer más accesible la comida sana en casa

Pero no solo vale con mantener unos hábitos y seguir una dieta. Brianna también ve imprescindible encontrar una red de apoyo o comunidad de personas afines para emprender el camino a la par. Otros consejos pasan por mantenerse siempre hidratado, comer comidas pequeñas cada dos o tres horas en lugar de tres comidas grandes al día, preparar las comidas con anticipación... "No necesitamos tanta disciplina o fuerza de voluntad para tomar decisiones saludables, simplemente tenemos que hacer que sea más accesible la comida sana en casa", concluye.

Vida AMA Ejercicio físico Deporte Dietas
El redactor recomienda