PREOCUPACIONES COTIDIANAS

Una mujer preguntó a 400 personas qué es lo que les hace sufrir: esto es lo que descubrió

Hay multitud de pequeños problemas que surgen en nuestro día a día y nos lo hacen pasar mal. Una psicóloga ha realizado un pequeño catálogo de las más comunes

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Nos guste o no, el estrés nos acompaña. Forma parte del frenético ritmo de vida que llevamos. Es uno más entre nosotros. Y además, se hace fuerte con muchas de las situaciones que se suceden día tras día: precariedad laboral, mala organización de las empresas, sobrecarga de trabajo… Y, sobre todo, el carácter de aquellos que son más propensos a sufrirlo. Eso último es la guinda del cóctel. Es así. Vivimos estresados. Dicen algunos psicólogos que esta sensación, si se gestiona bien, puede llegar a ser productiva porque anima y presiona a realizar más cosas. O al menos a hacerlas mejor. Sin embargo, para la gran mayoría, es un enemigo a combatir porque suele estropear muchas situaciones.

Según la psicóloga Susie Moore, el estrés intervene cada vez en más momentos del día y afecta de manera similar a todos aquellos que lo padecen. Para demostrarlo, Moore consultó a más de 400 personas para interesarse por las situaciones que, con más frecuencia, generan ansiedad. Con las respuestas, esta experta elaboró un ‘catálogo’ de los momentos más estresantes y llegó a la conclusión de que son los mismos para casi todo el mundo.

Una persona con un nivel medio de talento pero con confianza tendrá más éxito, oportunidades y recompensas que otra persona brillante e insegura

El estudio, que se ha publicado recientemente en 'Business Insider', muestra que pedir una opinión, hablar en público, acudir a una cita, esperar una respuesta tras una entrevista de trabajo o preparar una reunión son escenarios que, inevitablemente, generan estrés. Para remediarlo y que todo el mundo pueda salir airoso de estas situaciones, Moore da algunas soluciones e insiste en que tener “un poco de confianza en nosotros mismos” es la clave para combatir este tipo de ansiedad.

En este sentido, dice Moore, la confianza en lo que se hace y en cómo, es una garantía de recompensa. “Una persona con un nivel medio de talento pero con una buena dosis de confianza tendrá más éxito, oportunidades y recompensas que otra persona brillante e insegura”, dice.

‘Síndrome del impostor’

Muchos de los participantes en el estudio reconocieron que su estrés venía generado por la relación con el jefe o compañeros de trabajo. Sentirse juzgado, dice la psicóloga, es otra de las sensaciones más frecuentes que presentan aquellos que padecen estrés. Se trata del llamado ‘Síndrome del impostor’. Es decir, pensar que no vamos a ser capaces de alcanzar los objetivos o que todo lo que hacemos está mal. El miedo y el estrés se produce al pensar que “somos un fraude para nuestros jefes”, explica Moore.

Ante esta situación, los expertos como Susie recomiendan pedir ayuda. Y subrayan la necesidad de no ver esta medida como una debilidad sino como una fortaleza. “Es muy frecuente que las personas no pidan consejo porque tienen miedo a parecer débiles”. dice.

Sin embargo, “el éxito será para aquellos que hacen preguntas y aprenden de los demás”, añade. La ansiedad o el estrés social son otras de las sensaciones más frecuentes. Si eres de los que las sufren, estás de suerte porque hay algunas técnicas para minimizarlas. Sonreír, entablar conversación con el resto de asistentes, desarrollar un buen lenguaje corporal y ser amable son, según los psicólogos, algunos trucos.

Miedo al despido

Pero a pesar de todo lo citado, Susie encontró en las respuestas una de las causas más inquietantes del estrés: el miedo al despido. En este sentido, más de la mitad de los entrevistados reconocieron no haberse tomado un descanso o unas vacaciones a lo largo del año. Por el contrario, aquellos que decidieron irse unos días, volvieron a su puesto de trabajo peor de lo que se habían ido. Uno de los participantes declaró que, durante sus vacaciones, estuvo “colgado del teléfono por miedo a recibir una llamada de su jefe”.

Nadie puede garantizar que no habrá despidos, pero la clave, dice Susie, es mantener la mente positiva y pensar que, si eso sucede, pronto aparecerá un nuevo trabajo. “Manejar las emociones es más fácil de lo que parece. Y conseguirlo es la clave directa al éxito personal”, explica.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios