comprobado en más de 110.000 personas

Los suplementos de Omega 3 no tienen ningún beneficio para el corazón

Los suplementos de Omega 3 no tienen ningún beneficio, a efectos prácticos, ante el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca o un accidente cardiovascular, según una nueva investigación

Foto: Un bote de suplementos de Omega 3
Un bote de suplementos de Omega 3

Los suplementos de Omega 3 ocupan gran parte de la parrilla de anuncios en televisión abanderados por famosos y expertos en bata que prometen mejorar la salud del corazón, pero lo cierto es que no tienen ningún beneficio, a efectos prácticos, ante el riesgo de sufrir una enfermad cardíaca o un accidente cardiovascular. Ésta es la conclusión a la que ha llegado Cochraen, organización sin ánimo de lucro que reúne a investigadores sobre ciencias de la salud de 90 países, tras analizar 79 ensayos clínicos realizados a más de 110.000 personas.

Estos estudios, que han evaluado los efectos del consumo de grasas Omega 3 suplementarias en pacientes y personas sanas de América del Norte, Europa, Australia y Asia, han revelado que la posibilidad e obtener algún "beneficio significativo" se reducía a uno de cada 1.000 casos. En este sentido, los investigadores creen que el único efecto de aumentar el Omega 3 de cadena larga es una probable reducción de triglicéridos y colesterol HDL en sangre. La bajada de los primeros puede ayudar a proteger de enfermedades cardíacas, si bien agotar el HDL tiene el impacto contrario.

Hemos analizado a miles de personas y no vemos ningún efecto que proteja el corazón"


El riesgo de muerte por cualquier causa fue del 8,8% en las personas que aumentaron su ingesta de Omega 3, en comparación con el 9% en las personas de los grupos de control. "Estamos seguros de que nuestros hallazgos van en contra de la creencia popular de que los suplementos de Omega 3 en cadena larga protegen el corazón. Esta gran revisión incluye nformación de miles de personas durante largos períodos y, a pesar de ello, no vemos ningún efecto que proteja de enfermedades cardiovasculares", asegura la doctora Lee Hooper, de la Universidad de East Anglia (Reino Unido), uno de los principales autores del estudio.

Sus análisis sugieren, además, que consumir productos que contienen Omega 3 del tipo ALA (ácido alfa-linolénico) tampoco tiene ningún efecto en la prevención de muertes por enfermades cardiovasculares o apoplejías, si bien puede reducir levemente el riesgo de "irregularidades cardíacas del 3,3% al 2,6%". Aquí es donde los investigadores han encontrado una mínima ventaja: alrededor de 1.000 personas necesitarían aumentar el consumo de ALA para que una de ellas se beneficiara.

¿Debemos seguir tomando Omega 3?

No obstante, la investigación no reniega del consumo de alimentos naturales ricos en Omega 3 como el pescado, las espinacas o el aguacate, que tienen múltiples efectos positivos para el organismo. En la comunidad científica no existe consensosobre cantidad idónea de Omega 3 que debe consumir una persona, en tanto que depende de varios factores: la edad de la persona, sus hábitos alimenticios y qué tipo de Omega 3 (EPA o DHA) se está consumiendo.

El Consenso sobre las grasas y Aceites en la Alimentación de la población Española Adulta 2015, desarrollado por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD), propone como ingesta deseable un 0,1-1,0% de la energía diaria (0,25-2,25 gramos), obtenidos a partir del consumo de pescado azul y preferentemente de tamaño pequeño. Una recomendación de ingesta deseable basada en el nivel de evidencia de reducción de eventos cardiovasculares asociada al consumo de pescado.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios