bacanales APOCALÍPTICAS

El escándalo de las fiestas sexuales que se celebran en Oxford

Varios adolescentes salieron a un campo remoto de la comarca de Oxfordshire para practicar sexo al aire libre y realizar ritos paganos

Foto: En el seno de una de las universidades más prestigiosas del mundo ocurren ciertas cosas difíciles de explicar... (Pablo Fernández/ Flickr)
En el seno de una de las universidades más prestigiosas del mundo ocurren ciertas cosas difíciles de explicar... (Pablo Fernández/ Flickr)

Si hace unas semanas hablábamos de la tremenda bacanal en vivo a bordo del crucero 'Visions of the Sea', abordado por una turba de jóvenes salvajes provenientes de un reality show que repartieron cocaína a diestro y siniestro, esta vez le toca el turno a la emblemática y prestigiosa Universidad de Oxford. En su seno se ha dado lugar una fiesta de verano en la que estudiantes ebrios y furiosos persiguieron a novatas recién iniciadas durante espectáculos sexuales en vivo, para después obligarlas a tomar drogas en una "carpa del dopaje", informa 'The Sun'.

La Universidad ya ha prometido cerrar y poner atajo a esta celebración, en la que hasta 500 jóvenes vestidos con lencería y enmascarados fueron trasladados en autobús desde la ciudad a un campo remoto para un evento anual organizado por la notoria Piers Gaveston Society, un club selecto de cenas y fiestas londinense. Algunos de los testigos asistieron a shows de sexo en vivo con "mujeres vírgenes", mientras que otros se dedicaron a comprar bolsas de cocaína y éxtasis a traficantes locales para realizar lo que 'The Sun' describe como "una barra libre de sustancias estupefacientes".

Estaban completamente desnudos. Luego, quemaron una gran estatua de mimbre como una verdadera fiesta pagana

Los testigos observaron cómo los estudiantes, vestidos con atuendos paganos, fueron transportados hasta la comarca de Oxfordshire. Una vez allí, comenzaron a realizar juegos y pruebas sexuales unos a otros y a mantener relaciones frente a los demás. La fiesta se les fue totalmente de las manos. "Hubo muchos cachetes y a las parejas que hacían el amor al aire libre se les unía más gente, hasta formar orgías de cuatro o cinco personas. Todas las chicas estaban desnudas", comenta uno de los asistentes.

Los participantes se subieron a un escenario, pusieron música y comenzaron a tomar drogas. Durante el show, el grupo de veteranos que llevaba la batuta de la fiesta, "pidieron que subiera una chica virgen y hubo algunos azotes por parte de los miembros del comité". Un auténtico escándalo de medidas desproporcionadas. "Al final, un grupo entero de ellos comenzaron a besarse unos a otros. Algunos estaban completamente desnudos y se acariciaban entre sí. Más tarde, quemaron una gran estatua de mimbre como una verdadera fiesta pagana", comenta uno de los testigos.

Claro, esto no se haría si no hubiera un beneficio económico detrás. El precio para asistir fue de 110 libras por cabeza (la friolera de 125 euros aproximadamente). Fueron conducidos a un lugar secreto y solo pudieron recoger las invitaciones dos días antes, teniendo que mostrar una identificación con foto. Los habitantes del lugar se indignaron al ver a los estudiantes semidesnudos en la calle mientras esperaban los autobuses de la fiesta. Uno aseguró: "Lo que este grupo de desalmados haga con su tiempo nos da igual, pero es un poco descarado invadir agradables zonas residenciales para hacer esto". La performance del desfase dolió a los lugareños. "Nadie de nosotros quería ver los miembros fálicos o las tetas de jóvenes. No hay derecho. No respetan nada, sienten una completa indiferencia por cualquier otra persona", señaló uno de ellos.

"Le pregunté a un muchacho qué estaba haciendo al quitarse los pantalones en mi propiedad. Se rio, pero a mí no me hizo nada de gracia", recalca otro de los habitantes de la zona. Los estudiantes fueron vistos corriendo para comprar drogas tan pronto como llegaron al sitio. Un testigo dijo: "Los traficantes estaban a un lado del escenario a seis o siete pies de altura, distribuían drogas desde bolsas enormes del tamaño de balones de fútbol. Fue como una tienda de golosinas gigante. Hubo un momento en el que había más de 30 personas en una fila para comprar. Todos querían meterse algo antes de que el alcohol les dejara KO".

Algunos de los participantes en la fiesta. (Redes sociales)
Algunos de los participantes en la fiesta. (Redes sociales)

Las mesas estaban llenas de polvo. "Pasaron tres horas hasta que se agotó el producto, pero el material estaba por todas partes. Había cocaína, MDMA y LSD a la venta", afirmó otro de los testigos. La Piers Gaveston Society estuvo en el centro de la polémica desde que en 2015 se publicó que el ex primer ministro David Cameron había sido miembro y había realizado un acto sexual con una cabeza de cerdo como iniciación, muy parecido al episodio 'The National Anthem', de la serie 'Black Mirror'. La sociedad se formó en 1977 y lleva el nombre de una amante del rey Eduardo II.

Se trata de un club de cenas tradicional solo para hombres, generalmente exalumnos, y tiene 12 miembros fijos. Por ejemplo, uno de los antiguos miembros fue el famoso actor Hugh Grant. Para el evento de este año, los organizadores adoptaron nombres basados en los personajes de la leyenda del Rey Arturo, solo que sexualizados: "Lady of Whorelott" ("Señora de Putalott", en vez de Lancelott) o "Sexcalibur" (para lo que no hacen falta explicaciones).

Este evento no está autorizado ni aprobado por la junta universitaria, ha socavado los principios de Oxford

"No todo el mundo quiere participar ni tener relaciones sexuales, respeta los límetes de los demás; ofrece, pero no presiones a consumir", dijeron los organizadores, advirtiendo que cualquiera que no cumpliera las reglas sería "eliminado por la fuerza y no volvería ningún otro año más". Pero aquí entra una pregunta en juego: ¿cómo puedes decir que siempre con consentimiento si las y los jóvenes están en estados alterados de conciencia por las drogas? En esos momentos, nadie es consciente de sus decisiones. "Las mujeres tambaleaban, aturdidas", comenta uno de los asistentes.

Los funcionarios de la Universidad avisaron de que castigarían a todo aquel que infrinjiera la ley en la fiesta consumiendo drogas o teniendo sexo en directo. "Este evento no está autorizado ni aprobado por la junta universitaria. Ha socavado los principios de nuestro trabajo y solo esperamos acabar con esta fiesta para siempre. El uso y tráfico de sustancias estupefacientes están prohibidos en el campus. De igual modo, tolerancia cero ante cualquier forma de acoso sexual o intimidación. Estamos investigando. Cualquier persona que haya participado se enfrentará a sanciones durísimas, incluida la expulsión", alegaron fuentes de la Universidad.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios