su cuerpo cambió

Decidí dejar de comer carbohidratos tras las 14:30 y esto es lo que gané

¿Deberías prescindir de ellos por la tarde? ¿Es cierto que engordan si los tomas por la noche? Lauren Levinson cuenta su experiencia

Foto: No todos los carbohidratos son iguales, y saber diferenciarlos es importante.
No todos los carbohidratos son iguales, y saber diferenciarlos es importante.

Los carbohidratos pueden ser los alimentos saludables con peor fama; la mayoría de las dietas adelgazantes los destierran del menú y algunos métodos alimenticios más populares tienden a dejarlos desterrados a partir de ciertas horas.

En solo unos años se ha creado toda una farándula de odio al hidrato de carbono que, en cambio, es totalmente injusta para este tipo de comida. Lauren Levinson decidió dejar de ingerirlos después de las 14.30 para ver qué sucedía en su cuerpo.

"Dos semanas antes de mi boda hice lo que muchas novias han intentado antes que yo y que muchas harán después: dejé de comer carbohidratos. Me refiero a los cereales y las comidas con almidón. El brócoli estaba bien. ¿El arroz de sushi? No. ¿Batatas? Tristemente no. Eliminé panes, almidones y productos horneados además de suprimir el alcohol, el azúcar procesado y los lácteos siguiendo el consejo de mi entrenador. Rápidamente mi cintura se redujo, mis brazos se tonificaron y se afiló mi mandíbula", asegura a 'Prevention'.

Cuando el vestido no te vale

"Decidí dejar de consumirlos tras la primera prueba de mi vestido de novia. La parte superior del corsé aplastaba mi pecho causando que mi espalda y mis brazos se derramaran por los lados. Preocupada porque las fotos no salieran bien, hice una llamada de emergencia al entrenador de 'celebrities' David Kirsch. Además de trabajar con Jennifer Lopez o Kate Upton (que a menudo salen en su página de Instagram ) también es el director de la programación de fitness y bienestar de un centro de entrenamiento. Después de hacer ejercicio con él durante tres a cuatro veces por semana y siguiendo sus consejos dietéticos, mi cuerpo se transformó por completo", explica.

Las dietas no son idénticas para todos. Lo que funciona bien para unos no tiene por qué hacerlo en el resto

Ha pasado un año desde que se casó y sus objetivos son bastante diferentes: no quiere sentir que está en una dieta nupcial permanente. "Soy una mujer de 33 años y de estatura media que sabe lo que debería comer y qué cantidad es la correcta. Estaba buscando un plan de alimentación que no eliminara grupos de alimentos completos, me permitiera tomar una 'cookie' ocasional y no me hiciera contar calorías".

¿Cómo vivir si no se está dispuesto a consumir col rizada al vapor y pescado en cada comida? Su objetivo no es la pérdida de peso, sino lograr sentirse bien con un cuerpo normal. "Quiero comer pasta y beber vino. ¿Debo privarme de ellos para sentirme esbelta? ¿Cuál es el secreto?", se pregunta.

Control de las porciones

Lo primero que tienes que hacer, según los nutricionistas que lauren visitaba, es controlar tus porciones: "Me criaron en la idea de que tenía que acabar toda la comida que había en mi plato, y nunca me dejaban levantarme hasta que no lo hubiese hecho", dice. También tiende a comerse cualquier cosa que los demás dejen en el plato, lo que al final resulta un consumo excesivo de comida.

"Me pusieron un régimen durante doce días: entrenaba cinco veces por semana (incluido yoga), hacía ejercicios de fuerza y dejé de comer carbohidratos después de las 14:30, una hora elegida de forma estimada, no como ciencia exacta. Queríamos darle a mi cuerpo la oportunidad de quemar lo que consumía antes para ayudarme a desbloquearlo durante la noche", comenta.

Comer carbohidratos por la mañana y durante la mitad del día la ayudó a alimentarse adecuadamente el resto del tiempo "Debido a que los carbohidratos retienen agua en el cuerpo, te acabas sintiendo más lleno. Cortar su ingesta en un punto determinado le da a tu cuerpo la oportunidad de absorber y drenar todo ese exceso y a quemarlos durante el resto del día".

Los resultados

Aunque muchos estudios demuestran que los hidratos no engordan más por la noche y que la idea es uno de los mitos más recalcitantes de la alimentación, Lauren ha visto como su cuerpo dejaba de hincharse. "Cuando consulté a dos médicos sobre este grupo de alimentos hubo varias opiniones". comenta.

Las dietas no son idénticas para todos. Para ella, este plan funcionó y tonificó su abdomen. Aunque no se pesaba, dado que su objetivo era tonificarse en lugar de adelgazar, sus vaqueros encajaron espectacularmente mejor y su cintura se volvió más contorneada.

"También estaba menos ansiosa por comer en general. Saber que podía tomar una porción de pizza de trigo integral para el almuerzo (y ciertamente lo hice durante los 12 días) me impidió sentirme privada. No había límites, así que era menos probable que tuviese antojos y luego comiera en exceso. Cuando se trataba de continuar el plan, adopté la regla 80/20. Eso me da la oportunidad de salir a cenar con mi marido por la noche.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios