en seis meses

Así adelgazó y se puso en forma (y antes de comer siempre bebe agua)

La joven australiana, de 34 años, revela cómo ha conseguido acabar con sus kilos de más y tener unos abdominales de infarto

Foto:

Si estás tratando de adelgazar, habrás buscado información sobre cómo hacerlo. El problema es que lo que funciona para uno no va bien para otro, y que de la teoría a la práctica hay un abismo. Por eso, en estos casos, es bueno fijarse en personas que ya lo han logrado, como Car Hines.

La joven, de 34 años, natural de la península de Mornington (Australia), ha publicado en su Instragram cómo ha conseguido acabar con sus kilos de más y tener unos abdominales de infarto en tan solo seis meses.

La joven controla sus porciones y hace siempre tres comidas al día: un gran desayuno, un almuerzo mediano y una cena pequeña

Hines, que es madre de un niño de 4 años, explicó que aunque muchos piensan que se trata de lo que comes, en realidad tiene que ver más con cuánto y cuándo lo ingieres. "A veces creo que se trata menos de lo que comes, y más acerca de cuánto, así como el horario de tus comidas", dijo la mujer a 'Femail'.

Controla tus porciones

Entonces, ¿cómo se pueden tener los abdominales de una estrella del fitness? Lo primero que tienes que hacer, según Hines, es controlar tus porciones: "Me criaron en la idea de que tenía que acabar toda la comida que había en mi plato, y nunca me dejaban levantarme hasta que no lo hubiese hecho", dice. También tiende a comerse cualquier cosa que su hijo deja en el plato, lo que al final resulta un consumo excesivo de comida.

Cass aseguró que tras echar un vistazo a sus "patrones de alimentación descerebrados": comenzó a comer de forma constante "tres comidas al día (un gran desayuno, un almuerzo mediano y una cena pequeña)", siendo siempre cuidadosa con las porciones de después de la tarde. "Me concentro en el control de porciones porque realmente creo que podemos y debemos comer de todo pero con moderación", dijo.

Cuando se trata de las siete reglas que han ayudado a Cass en su transformación de seis meses, ella explicó que ahora "siempre se sienta a comer", algo que antes no hacía, pues ingería alimentos en el coche o de camino a algún sitio.

En segundo lugar, la madre también afirma que come sin distracciones, ya sea tener la televisión delante encendida, leer un libro, un periódico o con el móvil. "Siempre que sea posible, es mejor tratar de comer con familia o amigos".

Todo es cuestión de equilibrio

Hines también utiliza el truco de hacer uso de un plato pequeño en vez de uno grande, ya que así parece que hay más comida en la mesa y tu cerebro cree que está ingiriendo más que si lo harías en un recipiente más grande. Este es un método probado para engañarte a ti mismo de que estás ingiriendo más.

"Antes de cada comida, me tomo un gran vaso de agua", dijo. Otro consejo que da es tomarse tiempo en cada bocado y masticar despacio, pues "ayuda a saborear realmente lo que uno se está comiendo y calma la ansiedad".

Himes, madre de un niño de 4 años, come sin distracciones, con la televisión apagada, sin leer ningún libro ni periódico y sin el móvil

Para ponérselo más fácil, Hines se ha vuelto una fanática de las recetas sanas y de la nutrición. "Normalmente comienzo el día con mi batido de moca de proteína, luego tomo un café con leche a media mañana, algunas sobras para el almuerzo; si estoy en casa me decanto por huevos pasados por agua con ensalada o acompañamiento de verduras".

Por la tarde, normalmente come una manzana con mantequilla de maní o yogurt y fruta. "Mi comida habitual suele ser algún tipo de proteína como pescado, bistec, pollo con arroz, pasta de espelta y verduras", dijo. "También tiendo a comer algo dulce después de la cena, pero siempre saludable, algo así como una porción de helado de proteína", dijo.

Relación sana con la comida

Perder peso no es algo que ocurra de la noche a la mañana, como bien sabes, querido lector. Nuestra protagonista es consciente de ello, de hecho aumentó mucho de peso cuando se quedó embarazada, y después de dar a luz siguió con esos kilos de más. No tenía sobrepeso pero no estaba feliz con su cuerpo.

Entonces, renovó por completo su dieta, y eliminó los azúcares y alimentos procesados. En 12 semanas, los cambios en su cuerpo fueron más que notables.

Desde entonces, ha logrado mantener una relación más sana con los alimentos al abordar el tamaño de sus porciones, centrarse en comidas y refrigerios más saludables y seguir sus propias normas.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios