un docente muy comprensivo

Una alumna se quedó dormida en clase. La reacción del profesor fue admirable

El mensaje pone el foco en la carga de tareas que tienen los niños hoy en día, y en el papel del profesor y de la educación como algo no alienante

Foto:

Hay profesores que pasan de todo, y otros que se toman en serio su oficio. Este último es el caso de Monte Syrie, un maestro que vio como su alumna Meg se dormía en una de sus clases.

¿Qué hizo él? ¿La despertó? ¿La amonestó? ¿La echó de clase?

No. Lo que hizo el profesor fue abrir un hilo en Twitter explicando por qué, simplemente, dejó que siguiera durmiendo:

Un profesor comprensivo

El hilo comienza con este mensaje: "Meg se durmió en clase ayer. Yo la dejé. No me lo tome como algo personal", dice. Lo justifica diciendo que tiene clase de matemátcas muy temprano, cansancio, "angustia adolescente y varias cosas a tratar".

"Mi clase es sólo una parte de su vida, pero ella no empleó sabiamente su tiempo ayer. Lo sabíamos ambos, pero no le dije nada. No tenía que hacerlo...", escribe.

El profesor asegura que él tampoco cree que sea bueno que los niños se duerman en clase, lo que sobrepasa unos límites. "Lo entiendo y no estoy sugiriendo que lo convirtamos en rutina, pero solo estoy sugiriendo que a veces hacemos mucho caso a nuestros instintos, incluso si van en contra de lo que consideramos correcto".

Y continúa aclarando que no sabe qué es lo correcto para los pequeños. "En una clase diferente, Meg podría haber sido amonestada por dormirse y haber sacado un cero en el ensayo que le falta por entregar, pero ella no estaba en una clase diferente. Estaba en la mía".

"Y en mi clase hay un montón de cosas que no puedo controlar del mundo exterior. No puedo ofrecer a Meg una clase de matemáticas más tarde. No puedo dar de comer a sus caballos (muchos caballos) por la mañana o por la noche. No puedo correr seis carreras por ella. No puedo mitigar su crisis adolescente...".

"Pero puedo darle un respiro. Ella no estaba siendo grosera o irrespetuosa ayer cuando se durmió. Estaba cansada. Así que le di un respiro. Puedo hacerlo. Y quiero creer (tengo que creer) que, de lo contrario, mi vida sería una mentira".

"Al final lo hizo. Meg acabó su ensayo. De hecho, casualmente, me lo dijo con orgullo cuando me encontré con ella en el supermercado a las 6:45 de la mañana. Ella estaba desayunando antes de su clase de matemáticas, que empieza a las 7:10. Meg llevaba despierta desde las 5 de la mañana, haciendo tareas".

Las respuestas a este hilo han sido todas positivas. Mensajes desde "qué buen profesor eres" a "qué bien encontrar a alguien con tu empatía" son algunos del centenar de comentarios que tiene el tuit, que ha sido compartido (RT) por más de 900 personas.

El mensaje, más allá de lo viral, pone el foco en la carga de tareas que tienen los niños hoy en día, y en el papel del profesor y de la educación como algo no mecánico ni alienante.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios