testimonios en primera persona

Siete mujeres revelan cómo se vive de verdad siendo "la otra"

En casos de infidelidad, la clara víctima es la persona engañada. Pero ¿qué pasa con las amantes? ¿Culpables o inocentes? Conocemos casos reales para sacar una conclusión

Foto:

La infidelidad es una tración, se mire por donde se mire. Y ser engañado por la pareja, y enterarse, es una de las peores sensaciones del mundo. De pronto te das cuenta que quien te prometía lealtad y amor eterno, ha pasado unas noches con otra persona, y a tus espaldas, que es lo peor.

La víctima está claro quién es en estos casos: la persona engañada. Pero ¿qué pasa con el amante? ¿También podemos meterle en el saco de las víctimas? ¿O lo ponemos en el de los culpables? Aquellos que han estando en ese otro lado, y han sido "el otro" o "la otra" saben que tampoco es plato de buen gusto.

Para empatizar con la cara ¿c? del asunto, leamos qué tienen que decir las que un día dueron amantes, cuya figura no es tan clara como muchos piensan. Todas las declaraciones han sido recogidas del foro 'Reddit' por 'Business Insider'.

"Nunca te conviertas en novia si fuiste amante"

"Comencé mi última relación siendo 'la otra mujer', y la confianza que tenía en él era muy baja desde el principio. Estábamos todo el tiempo juntos y vigilándonos mutuamente cuando nos encontrábamos separados. No le dediqué tiempo a mis amigos y me aislé de todo. Pasé de ser confiada y feliz a sentirme embarazosamente insegura de mí misma y de mi relación. Así que si estás pensando en comenzar una relación con alguien que te tenía de amante, simple y claramente: no lo hagas. Hay muchísimas otras personas con las que comenzar una relación en las que puedas confiar por completo. La manera en que todo comenzó siempre se te quedará grabada en la cabeza", dice una chica.

"No se aprende"

"Estuve en esa situación dos veces. En ambas, la persona nunca me dijo que tenía pareja. Tampoco pregunté. Y, la verdad, cuando lo supe no hice nada", cuenta otra usuaria, que, como la anterior, luego comenzó a salir con ambos hombres y los dos la acabaron engañando con otra. "Debería haber reconocido el patrón, pero como las relaciones eran tan diferentes entre sí... Fui muy confiada".

Empecé siendo 'la otra'. Él se acabó divorciando y ahora estamos casados. Nunca tuvimos sexo hasta que se separó del todo

"Nunca podréis ser pareja"

"Aunque no hubo penetración, el tipo me mantuvo en espera durante cuatro meses mientras decidía qué hacer con la novia que tenía, y con la que llevaba 7 años. Cuando le dije que ya bastaba y que yo me iba a hacer mi vida, en seguida la dejó y comenzó una relación conmigo. Al final, él terminó siendo resentido y mezquino conmigo, creo que por su sentimiento de culpa. Estuvimos tres años juntos".

Al final, y tras varios intentos de ella por arreglarlo, pues le dijo que fuesen a terapia de pareja, la chica acabó dejándolo por otro (ay, el karma). "Él lo estaba pidiendo a gritos", dice, y añade: "Nunca te vayas con el hombre de quien fuiste amante. Rara vez funciona".

"Hemos estado casados 16 años"

"Técnicamente era la otra mujer pero...", así comienza la historia de otra mujer, que, raramente, tiene final feliz. "Nos conocimos online a finales de los años 90, en un chat. Nos hicimos amigos. Él estaba en una relación entonces. Yo tuve muchas citas con otros. Finalmente, un día, nos vimos cara a cara, y nos convertimos en monógamos. Aproximadamente, seis meses después se mudó a mi estado.

Desde entonces, estuvieron casados durante 16 años. Ya no están juntos.

"Tenemos dos hijos y estamos casados"

"Empecé siendo 'la otra mujer'. Ambos nos dijimos nuestros verdaderos sentimientos, y él se acabó divorciando. Pero no tuvimos ni una sola cita mientras se estaba separando. Simplemente, le dijo a su entonces esposa que no estaba interesado en seguir la relación", cuenta una usuaria del foro.

"Se comportó de la manera más honorable posible sin mentirse a él, a mí ni a ella. Me preocupaba un poco el sexo, ya que nunca habíamos estado juntos. Pero como él siempre se comportó con transparencia e integridad, confiaba en él. Ahora tenemos dos hijos y estamos casados". Final feliz.

"Nos casamos, confío en él, pero..."

"Cuando descubrí que era la otra mujer, corté con él. Pero al final dejó a su mujer y llevamos 27 años casados", dice una. No obstante, es sincera y cuenta que está segura de que le ha puesto alguna vez los cuernos, a pesar de que "nunca" le ha dado "una razón para sospechar".

"Sé que ha tenido tonteos inofensivos e incluso una muy amiga en el trabajo, pero nunca me molestó mucho porque siempre me fue fiel. Nunca volvía a casa a altas horas de la noche, nunca escondía su teléfono ni su correo, nunca se comportaba como un infiel...".

"No soy celosa ni desconfiada. Hicimos de nuestro matrimonio nuestra prioridad número uno. Estaremos juntos pase lo que pase. El divorcio no es una opción".

Cuando descubrí que era la otra mujer, corté con él. Pero al final dejó a su mujer y llevamos 27 años casados

"Estamos esperando un bebé"

"Técnicamente era la 'otra mujer' y, a veces, todavía me siento mal por eso. En ese momento, lo veía bien. Su entonces novia le robaba, le mentía y era la encarnación literal de la 'novia loca' antes incluso de que él comenzara a alejarse de ella. A él le costó dejarla, porque se conocían desde la guardería, pero a medida que pasó el tiempo comenzó a darse cuenta de lo tóxica que era su relación, y de que su aventura conmigo solo empeoraba las cosas".

Finalmente, dejó a su novia. "Hoy, doce años después, estamos casados ​​y esperando un bebé. Ambos aprendimos valiosas lecciones de esa prueba y no espero que él haga lo mismo. Somos más viejos, más maduros y las circunstancias son bastante diferentes".

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios