el régimen más saludable

Así adelgazan en el norte: la 'nueva versión' de la gran dieta noruega

¿Quieres perder peso y no sabes cómo? ¿Estás harto de siempre lo mismo? La alimentación escandinava es una de tus mejores opciones según la OMS

Foto: Fiordos noruegos. (iStock)
Fiordos noruegos. (iStock)

Mucho se presume sobre la dieta mediterránea: triunfa y está avalada por cientos de expertos en alimentación. Se ha demostrado que mejora el funcionamiento del cerebro, acelera el metabolismo y reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes, problemas que con frecuencia están ligados a la obesidad.

Tras una revisión realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha confirmado las evidencias de que la nórdica también produce los mismos efectos. Aunque tiene sus raíces al otro lado del Atlántico, parece tener unos beneficios similares, además de ayudar a perder peso.

En qué consiste

Los alimentos básicos de la dieta nórdica se basan en la pirámide dietética del Mar Báltico, creada por la Asociación Finlandesa del Corazón, la Asociación Finlandesa de Diabetes y la Universidad de Finlandia Oriental. Incluyen bayas y frutas; pescado graso (como el arenque, la caballa y el salmón); también de tipo magro (como el bacalao, la merluza y el fletán); leguminosas; vegetales, incluyendo repollo y tubérculos; y cereales integrales, incluyendo cebada, avena y centeno.

Otro parecido entre las dos es que ambas se basan en "alimentos de temporada, sostenibles y de origen local con énfasis en la alimentación basada en plantas", explicó Layne Lieberman, nutricionista. Sus alimentos tradicionales de Dinamarca, Finlandia, Islandia, Noruega y Suecia suelen ser más frescos y con menos aditivos, algo que vuelve locos a los nutricionistas porque aseguran que fundamentan la alimentación en la ingesta de verduras en vez de considerarlas un mero acompañamiento de la carne.

Bayas. (iStock)
Bayas. (iStock)

Aunque ambos regímenes incluyen alimentos similares, la gran diferencia radica en las grasas utilizadas: la región mediterránea es conocida por su producción de aceite de oliva, y por eso este predomina en esta zona, mientras que la nórdica promueve el aceite de canola (también conocido como de colza), explicó Lieberman. Ambos son ricos en grasas monoinsaturadas, que promueven la salud del corazón al elevar el HDL, el colesterol "bueno", y al reducir el LDL, el "malo". Sin embargo, "el noruego no tiene los antioxidantes que tiene el de oliva", comentó Lauri Wright, dietista registrada y vocera de la Academia de Nutrición y Diabetes.

La dieta nórdica se basa en alimentos de temporada, sostenibles y de origen local con énfasis en la alimentación basada en plantas

Aunque la dieta nórdica puede ofrecer una forma muy saludable de comer, no especifica la cantidad de comida que debe consumir. Siempre es necesario examinar los tamaños de las porciones para controlar el peso, algo que también hacen los escandinavos, conocidos por su perseverancia.

La dieta noruega es conocida también por su fermentación. Desde pescado en escabeche hasta productos lácteos fermentados, hay una gran cantidad de opciones. Suecia tiene un tipo de leche, similar al yogur, a la que llaman 'filmjölk' y en Islandia un producto casi idéntico al que nombran 'skyr'. Puedes probar también el chucrut (repollo en escabeche), el miso o el kéfir.

Nueva versión

Este régimen ha existido durante mucho tiempo, aunque se ha ido actualizando desde 1980. Pero una "nueva versión" fue desarrollada en 2004 por los chefs nórdicos en un esfuerzo por mejorar el atractivo culinario. "La nueva dieta nórdica se basa en ingredientes de temporada, y tiene como objetivo elevar los productos disponibles en la región nórdica", dijo Roberto Flore, quien encabeza la investigación y el desarrollo culinario en el laboratorio nórdico de alimentos de la Universidad de Copenhague.

Da prioridad a las frutas y verduras. (iStock)
Da prioridad a las frutas y verduras. (iStock)

Incluye muchos de los principios de la ya existente, pero también tiene como objetivo crear sabores, ampliar la disponibilidad de productos locales durante la temporada de invierno y aumentar el valor nutricional de la comida. Además, recomienda añadir, cuando se pueda, productos orgánicos, evitar los aditivos e ingerir comidas que hayas cocinado en casa.

Siempre es necesario examinar los tamaños de las porciones para controlar el peso

"La cultura gastronómica está basada en la tradición pero está también abierta al cambio y a la adopción de nuevas ideas, como evidencia el auge de la dieta nórdica y de las múltiples variantes de la dieta mediterránea, que son a la vez nuevas y culturalmente auténticas. Quienes desarrollan las políticas deberían tratar de alinear en la medida de lo posible las guías de nutrición con el contexto cultural local", asegura la OMS.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios