Por qué no debes casarte a partir de los 35
  1. Alma, Corazón, Vida
¿cuándo lo hiciste tú?

Por qué no debes casarte a partir de los 35

La inestabilidad económica o la incororación tardía al trabajo provocan que el matrimonio se celebre cada vez más tarde, y esto tiene unas consecuencias muy negativas

Foto: Megan y Harry. (Reuters)
Megan y Harry. (Reuters)

Pensar en el matrimonio es sin duda uno de los mayores pasos que se dan en una relación porque requiere una gran cantidad de aplomo y autoconciencia. Algunos argumentarán que tiene más sentido casarse más tarde, ya que una mejor compresión de tu identidad individual podría resultar beneficiosa para una unión a largo plazo.

Sin embargo, Nicholas Wolfinger, un experto en relaciones de pareja y profesor en la Universidad de Utah, dice que para casarse es mejor hacerlo antes de cumplir treinta y cinco años, si lo haces después, el riesgo de que te vayas a divorciar es inevitable.

Foto: Felizmente casados. (EFE/Facundo Arrizabagala)

Wolfinger, ha llevado a cabo una amplia investigación sobre la conexión entre la edad que las personas tienen cuando se casan y la probabilidad de que se divorcien. Ha analizado los datos recopilados por la Encuesta Nacional de Crecimiento Familiar (NSFG) de 2006 a 2010, llegando a la conclusión de que las probabilidades de ruptura bajan para los que se casan a finales de la veitena y principios de la treintena, pero aumentan después.

Treintañeros egoístas

"Casarse a mediados de los treinta puede ser más difícil que hacerlo antes debido a la dificultad de adaptarse a los desafíos de ser un 'nosotros-algunos' en lugar de simplemente atender y satisfacer las necesidades de solo 'yo", asegura Sheela Mackintosh Stewart, gurú de relaciones y consultora matrimonial.

En España, la duración media de los matrimonios hasta la fecha es de 16,3 años

"En primer lugar, en lo que respecta a la carrera, es más probable que a estas edades se esté en un puesto directivo medio con mayores responsabilidades laborales, personales y viajes, todo lo cual requiere tiempo, esfuerzo, energía y un estrés adicional que afecta el tiempo familiar y del cónyuge. En segundo, la presión y el estrés adicional de tener que conjuntar de forma simultánea el matrimonio, la carrera profesional y los hijos, si lo deseas, en unos pocos años", añade.

Para mediados de los años treinta, la mayoría de las personas se han convertido en alguien que se ha hecho a sí mismo, más seguros, confiados y con unas determinadas formas y comportamientos. Como inconveniente, se puede acabar teniendo una conducta egoísta y menos flexible, lo cual es incompatible para el éxito conyugal", explica.

La sociedad empuja

La incorporación tardía al mercado laboral, la prolongación de la formación académica, la inestabilidad económica, la cada vez más retrasada emancipación o el mero alargamiento de la esperanza de vida son factores que explican razonablemente bien una realidad incontestable, como es que cada vez nos casamos más tarde.

Otra razón para ese retraso es que tendemos a vivir en pareja mucho antes de contraer matrimonio formalmente, mientras que hace décadas la boda y el inicio de la coexistencia solían producirse al mismo tiempo. Del mismo modo, la presión social ejercida para casarse cuanto antes es mucho menor hoy en día.

En España, la duración media de los matrimonios hasta la fecha es de 16,3 años, cifra ligeramente superior a la encuesta realizada en 2015. Las uniones disueltas por divorcio tienen una duración media de 16,1 años, mientras que la de las separaciones es de 21,6 años. Por su parte, el tiempo medio transcurrido entre el matrimonio y la declaración de nulidad es de 7,7 años. El mayor número de ellos entre cónyuges de diferente sexo tuvo lugar en la franja de edad entre 40 y 49 años.

Abocados al fracaso

Las españolas cada vez se casan más tarde: la edad con la que se contrae el primer matrimonio supera ya los 34 años. Este crecimiento continuado en los diez últimos años se mantiene prácticamente por todo el territorio nacional salvo por dos excepciones: las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. Y es que ambas han experimentado un retroceso desde el 2012, superando en la actualidad apenas por unos meses los 27 años como edad media de las primeras nupcias.

Es mejor casarse antes de cumplir 35 años. Si lo haces después, el riesgo de divorcio es inevitable

En el extremo contrario encontramos a las canarias, vascas y madrileñas como las mujeres que llegan a su primer matrimonio con una mayor edad. Por su parte, del resto de mujeres peninsulares, las más jóvenes son extremeñas y murcianas, cuya edad media apenas supera los 31 años cuando se casan por primera vez.

Los hombres no son diferentes: la tendencia está también al alza, incluso más pronunciada. Si en el 2005 rondaba los 31 años y medio, en la actualidad los maridos llegan a su matrimonio con más de 37 años de media, según las últimas cifras oficiales.

Relaciones de pareja Social Matrimonio Divorcio
El redactor recomienda