melanomas oculares

Los treinta misteriosos casos de cáncer de ojo que los médicos no han logrado explicar

Han aparecido en personas que estudiaron en la misma universidad. Los especialistas no dan crédito, ¿qué está pasando?

Foto: Melanoma ocular. (Universidad de Auburn)
Melanoma ocular. (Universidad de Auburn)

Decenas de personas en Alabama y Carolina del Norte han desarrollado un raro cáncer de ojo y los médicos no saben qué puede haber detrás del repunte en los casos en estas áreas, según informes de la prensa local.

Hasta el momento, 18 personas con esta enfermedad, conocida como melanoma ocular, han sido identificadas en Huntersville; y otro grupo de más de otras 30 en Auburn. La condición generalmente afecta a solo seis de cada un millón de personas por año, informó CBS. Además, tres de los casos de Alabama son amigos que asistieron a la universidad al mismo tiempo.

En qué consiste

A pesar de sus reducidas dimensiones, el globo ocular puede albergar tumores. Los más frecuentes son de carácter benigno y, en general, poco relevantes. Sin embargo, algunos pueden dar lugar a complicaciones severas en la visión e incluso presentar un fenotipo celular maligno, con capacidad para diseminar el tumor al organismo de forma incontrolable, dando lugar a una enfermedad metastásica con riesgo potencial de muerte.

Por su asociación a otras enfermedades sistémicas son necesarias revisiones oftalmológicas y control del estado general del paciente de por vida

El melanoma es el tumor ocular primario maligno más frecuente en el adulto y su prevalencia aproximada es de un caso por cada treinta mil personas. También pueden formar parte de síndromes generales, como la esclerosis tuberosa o la neurofibromatosis e incluso ser la primera manifestación de enfermedades graves, como la facomatosis de Von Hippel Lindau, en la que crecen en forma de estirpe vascular dentro del ojo, en el riñón y en el sistema nervioso central.

"La mayoría de la gente no conoce a nadie con esta enfermedad", explica la doctora Marlana Orloff, oncóloga que atiende a algunos de los pacientes del Centro de Cáncer Sidney Kimmel de la Universidad Thomas Jefferson (SKCC) en Filadelfia. "Dijimos: 'Vale, estas chicas estaban allí y todas fueron definitivamente diagnosticadas con este cáncer tan raro, ¿qué está pasando?", añadió.

Síntomas

Hay muchos tumores que son silentes, carecen de manifestaciones clínicas y únicamente pueden detectarse en un examen ocular rutinario. Suele desarrollarse en las células del ojo que producen la melanina y puede haber un cambio en la coloración del iris, un deterioro progresivo de la visión, el oscurecimiento de un sector del campo visual o la pupila de color blanquecino en un bebé que constituyen signos de alarma y deben hacer sospechar la presencia de una tumoración dentro del ojo.

Operación ocular. (Barraquer)
Operación ocular. (Barraquer)

El cáncer generalmente comienza en la capa media del ojo llamada úvea. Se desconoce la causa exacta, pero los factores de riesgo para la afección incluyen exposición a la luz solar o camas de bronceado durante períodos prolongados, color de ojos claros, edad avanzada y ciertas condiciones hereditarias de la piel o tener un lunar en el ojo. El diagnóstico y el tratamiento requiere mucha experiencia y la colaboración de un equipo multidisciplinar bien coordinado en el que intervienen especialistas: radioterapeutas, biofísicos, oncólogos, patólogos y genetistas.

Tres de los casos de Alabama son amigos que asistieron a la universidad al mismo tiempo

En Huntsville, los investigadores que estudiaron los casos anunciaron que no descubrieron nada que pudiera atribuirse directamente como causa. Uno de los pacientes ha creado una página de Facebook para concienciar sobre esto, y hasta el momento, 36 personas han respondido diciendo que también asistieron a la Universidad de Auburn y fueron diagnosticados con dicha enfermedad.

Tratamiento y prevención

En función del tamaño y localización del tumor se opta por diferentes alternativas terapéuticas basadas fundamentalmente en técnicas especializadas de láser, radioterapia y cirugía que consiguen, en un alto porcentaje de casos, erradicar el tumor, conservando el globo ocular.

Los que se sitúan en la parte anterior del ojo (iris, cuerpo ciliar y coroides anterior) son más fácilmente accesibles y pueden ser extirpados quirúrgicamente. La utilización de radioterapia local también permite erradicarlos a pesar de una localización más posterior. Gracias a estas técnicas se ha conseguido aumentar la calidad de vida de los pacientes, ya que no solo es posible conservar el globo ocular sino que también se logra, en la mayoría de los casos, un grado aceptable de visión. Además, por su asociación a otras enfermedades sistémicas son necesarias revisiones oftalmológicas y control del estado general del paciente de por vida.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios