El 'bizcocho borracho', la postura sexual que garantiza el final feliz
  1. Alma, Corazón, Vida
acabaréis húmedos

El 'bizcocho borracho', la postura sexual que garantiza el final feliz

Inspirada en el dulce empapado en almíbar y alcohol, llega esta posición confeccionada para hacer disfrutar a ambos en la cama al máximo, pero sobre todo a ella

Foto:

Llega el fin de semana y con él, el sexo. Tanto si estás en pareja como si no, hay muchas más probabilidades de que acabes 'mojando' durante estos días de descanso que de lunes a jueves (a no ser que uses apps de citas). De 'mojar' justo va esta postura, a la que hemos bautizado "bizcocho borracho", en honor al conocido dulce de Guadalajara (España).

Antes de comenzar con la posición, has de saber qué es un bizcocho borracho real. Se trata de un dulce empapado en almíbar, que a su vez ha sido mezclado con unas gotas de licor, como vino dulce, jerez o ron, entre otros. Al comerlo, podemos notar su humedad, pues está muy mojado en alcohol.

He aquí la foto:

A estas alturas ya puedes intuir que esta postura está relacionada con sexo oral cuando es ella la que recibe. También es conocida como 'facesitting', esta posición cosiste en que la mujer se siente en la cara del hombre, mientras él la sostiene de la cadera firmemente. Las partes íntimas de la agraciada descansan sobre la boca del hombre, que le realiza un cunnilingus.

De 'mojar' justo va esta postura, a la que hemos bautizado "bizcocho borracho", en honor al conocido dulce de Guadalajara

En el 'bizcocho borracho' todo gotea y hace subir los grados de temperatura en el ambiente. Lo mejor de esta postura es que es muy cómoda para ambos, ya que ella puede facilitar el orgasmo con movimientos de cadera mientras que él solo tiene que concentrarse en mover su lengua.

Se trata de una posición solo apta para aquellos hombres que quieren ofrecer a su pareja un sexo oral intensísimo. Lo más probable es que con tu cunnilingus, ya sea con esta postura o con otra, ella llegue al orgasmo, pues, si lo haces bien, hay un 80% de posibilidades de que alcance el clímax, de acuerdo con los sexólogos del Instituto Masters & Johnson. Si en los fondos femeninos te pierdes, aquí tienes una guía básica.

Para complementar el 'bizcocho' y que quede rico, puedes agarrarle la cadera, los glúteos, o incluso, a gusto de la consumidora, puedes introducirle un tapón o un vibrador anal. También puedes jugar con las manos que tienes libres e introducir los dedos en su vagina.

Opción b: "El perrito caliente"

Estamos generosos y por el precio de una te traemos otra postura de sexo oral, por si la primera no te convence o si ya la has probado y quieres volver a sorprender a tu chica. Se trata del "perrito caliente", una postura basada en la conocida posición pero sin penes de por medio.

Para muchos, 'el perrito' es una de las mejores posturas para disfrutar del sexo y alcanzar el clímax, pues mezcla juego de poder y satisfacción a partes iguales. La versión clásica es muy efectiva para alcanzar orgasmos, y la opción de sexo oral también, al menos en lo que a ella concierne.

"El perrito caliente" es ideal para realizarle sexo oral a las mujeres, pues deja al descubierto todos sus genitales y se pueden estimular otras zonas

Para llevarla a cabo, ella ha de ponerse a cuatro patas, con las palmas de las manos apoyadas. Ha de abrir ligeramente sus piernas para que tú, desde atrás, puedas acceder a sus partes íntimas.

Además del consabido cunnilingus, puedes aprovechar para realizarle un beso negro o estimulárselo de alguna forma. También, como en "el bizcocho borracho", puedes introducir tus dedos en su vagina.

Si ella quiere devolver el favor...

Si ella ha tenido ración doble, y él se lo merece, lo suyo es devolver el favor y también practicarle sexo oral. Para ello, te vamos a proponer uno de nuestros 'hits': "el pájaro carpintero", inspirada en el ave que 'pica' la corteza de los árboles con movimientos repetitivos.

En esta posición, él tiene el control de la acción, pues controla los movimientos de su pene, que es introducido en la boca de ella. El modus operandi es muy sencillo: el hombre se coloca de rodillas, con su zona genital a la altura de la cara de su pareja, e introduce su pene en la boca. Controla las penetraciones y el ritmo.

Ella se encuentra debajo de él, y le hace una felación. Es su único cometido, aunque, como en los casos anteriores, puede estimular otras partes del cuerpo de su pareja, como el ano o los testículos.

¡Buen provecho a ambos!

Sexo oral Sexo Sincensura Sin censura Noadex
El redactor recomienda