Educación: El método para leer tres veces más rápido, inventado por un profesor de Princeton
PRESTO, PRESTO

El método para leer tres veces más rápido, inventado por un profesor de Princeton

Sé un Usain Bolt de la lectura con este método. Es muy fácil y no lleva nada de tiempo

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

¿Cómo crees que podría cambiar tu vida si tu velocidad lectora aumentara en un 300%? Desde las tediosas facturas hasta el ladrillo que llevas leyendo más de un mes y no consigues acabar, leer tendrá unas repercusiones notables en tu vida cotidiana y tiempo de ocio. No esperes más a averiguarlo, si estás deseoso de poner a prueba tu mente y mejorar tu comprensión y rapidez lectora, este es tú método. El conocido como 'Proyecto PX' diseñado por Tim Ferriss, profesor de la Universidad de Princeton y publicado en 'Medium', promete grandes resultados.

El proyecto consiste en un experimento cognitivo de 3 horas y fue probado con hablantes de cinco idiomas, e incluso se pidió a disléxicos que realizaran la prueba de leer material técnico a más de 3.000 palabras por minuto o, lo que es lo mismo, 10 páginas por minuto: 1 por cada 6 segundos. Suena increíble, ¿verdad? "Si atendemos a los principios básicos del sistema visual humano, podemos eliminar ineficiencias y aumentar la velocidad, a la vez que la mejora de atención", afirma Tim Ferriss. Para comprobar los resultados por ti mismo y llevar a cabo los ejercicios necesitarás tener a mano un libro de más de 200 páginas que pueda permanecer plano cuando está abierto, un bolígrafo y un temporizador. También te vale el típico cronómetro con alarma del móvil. A continuación, veremos los distintos pasos para conseguirlo.

Las personas vuelven sobre lo que ya han leído de forma inconsciente con demasiada frecuencia

1) Minimiza la duración del enfoque

No leas en línea recta, sino a partir de una secuencia de saltos. Cada uno de ellos finaliza con una fijación visual, es decir, una instantánea temporal del texto dentro de tu área de enfoque. Cada fijación durará de un cuarto a medio segundo en el sujeto que no está entrenado. Para demostrarlo, cierra un ojo, coloca la yema del dedo sobre el párpado y luego, con el otro ojo, escanea lentamente una línea recta horizontal.

2) No retrocedas y lee en horizontal

Inconscientemente, las personas vuelven a leer lo que ya han leído en hasta un 30% de toda la lectura. También debes usar el alcance horizontal periférico de la visión, ya que los sujetos no entrenados solo utilizan el enfoque central, perdiendo hasta el 50% de la visión total de las palabras.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

3) Protocolo de actuación

Llegó el momento de pasar a la práctica. A continuación, aprenderás técnicas para aumentar la velocidad y comprender lo escrito a la vez. El primer paso será cronometrar tu velocidad normal e intentar multiplicarla por tres. Para ello, coge el libro sobre el que vas a hacer el experimento y cuenta el número de palabras que hay en cinco líneas. Luego, divídelo entre 5 y obtendrás tu número promedio de palabras leídas por línea. A continuación, haga lo mismo pero con las líneas del texto. Cuente las que hay en 5 páginas y haz la división entre cinco para llegar al número medio de líneas por página. Multiplícalo por el número promedio de palabras por línea y obtendrás tu media de palabras por página.

El entrenamiento de la visión periférica puede aumentar tu velocidad en más de un 300%

Por ejemplo, si en 5 páginas hay 154 líneas, el dividendo será de 31 líneas por página. Luego, multiplicado por las 12 palabras de media por línea, el resultado será de 372 palabras por página. Léelas durante un minutos con temporizador sin prisas y poniendo especial atención en la comprensión. Después, multiplica el número líneas por tu media de la palabras por línea para determinar tu tasa actual de palabras por minuto.

4) El bolígrafo rastreador

¿Has utilizado un bolígrafo o el mismo dedo para contar el número de palabras o líneas en los cálculos anteriores? Si no lo has hecho, ya estás poniéndote a ello. Usa el bolígrafo como rastreador y marcapasos. Subraya cada línea, enfocando sobre la punta del boli. De momento, no te preocupes por la comprensión lectora. Ahora, lee cada línea empleando un segundo como máximo y aumenta la velocidad con cada página siguiente. Bajo ninguna circunstancia sobrepases el segundo por línea. Luego, repite la técnica durante tres minutos, pero esta vez emplea la mitad de tiempo, es decir, medio segundo por línea.

Foto: iStock.
Foto: iStock.

5) Adiós al enfoque central

El entrenamiento de la visión periférica puede aumentar tu velocidad de lectura en más de un 300%. Usa el bolígrafo para rastrear y marcar a una velocidad constante de una línea por segundo. Antes de abordar la lectura, intenta fijarte en la primera y última palabra de cada línea. A medida que vas leyendo, sube la velocidad, sin sobrepasar el segundo por línea. Después de unas cuantas, aumenta a dos palabras y lee en el mismo tiempo establecido. Para ponerlo un poco más difícil, prueba con fijar la atención en las tres primeras y las tres últimas palabras de cada línea y reduce el tiempo a medio segundo por línea. Repite este ejercicio todo el tiempo que quieras. Aunque el original dura tres horas, puedes tomártelo con tranquilidad y practicar un poco cada día. Cuanto más lo hagas, más pronto verás los resultados.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios