UN FESTÍN PARA LA HISTORIA

El altar de las calaveras: los caníbales contra Hernán Cortés

Empezaba a castigar el verano cuando una tribu de aztecas con hambre y un claro propósito de venganza capturó una caravana de aprovisionamiento procedente de Veracruz

Foto: Cabezas durante la celebración del Día de los Muertos en la plaza del Zócalo de México DF. (Reuters/Henry Romero)
Cabezas durante la celebración del Día de los Muertos en la plaza del Zócalo de México DF. (Reuters/Henry Romero)

"Los políticos siempre hacen lo mismo: prometen construir puentes donde no hay ríos."
–Nikita Jruschov

Un sol extraño emergía del marasmo de nubes mientras observaba con muy malas intenciones a aquella tranquila comitiva de soldados castellanos y a un gran número de nativos que pululaban por una zona aparentemente bajo el control de los peninsulares y libre de tropiezos indeseables. En este jardín torturado llamado tierra, hasta ese momento todo discurría con tranquilidad aparente, pero las fauces del infierno habían dejado de bostezar para mostrar sus verdaderas intenciones.

Hacia el año 1511, hay constancia documental de la presencia de españoles en el área de Yucatán en un naufragio de una carabela tras una dura tormenta. Los mayas de aquel entonces, otrora una civilización avanzada donde las hubo, acabaron merendándose literalmente a los desprevenidos viajeros que sorprendentemente pasaron a formar como quien no quiere la cosa parte de la nouvel cuisine local. Y no es que lo hicieran por una banal afición a la carne y las proteínas que pudiera estas reportarles, no; el tema era que cuantos más espíritus de los interfectos acumulasen entre píloro y esófago, mayores superpoderes adquirían. Lecturas tiene la vida.

Los mayas, ya en los estertores, veían cómo los barbudos arrojaban a sus dioses de toda la vida escaleras abajo en sus simétricos y bellos templos

Años más tarde, el gobernador de Cuba, Diego Velázquez, cuando corría el año de 1517 decidió meter la quinta y ver qué pasaba por aquellos pagos, pues le inquietaba que las expediciones no volvieran. En consecuencia, envió a dos primeras espadas; Juan de Grijalva y Hernández de Córdoba con 150 hombres y tres carabelas. La cosa pintaba bien y empezaron a cogerle afición a las visitas guiadas a la costa de Yucatán.

Pero el tema se comenzó a complicar por el afán de cristianizar por la vía rápida a los asombrados indígenas que atónitos asistían al desembarco de Hernán Cortes (la tercera expedición fue enviada en 1519). Los mayas, ya en los estertores de la increíble civilización que fueron, veían cómo los barbudos les arrojaban a sus dioses de toda la vida escaleras abajo en sus simétricos y bellos templos. El buen juicio de los jefes indígenas y una breve pero efectiva demostración de arcabucería, persuadió a aquellas pobres gentes de que había que ser razonables.

De tanteo a guerra abierta

Por el camino hacia el oeste, las tropas de Cortes se habían encontrado a los totonacas, que sin ser estrictamente vegetarianos, no le hacían ascos a ninguna carne sin poner mucha atención en el código de barras. Asimismo, el Popol Vuh (libro sagrado de procedencia quiche y matriz maya) indica que los animalitos terrestres, incapaces de adorar a los dioses, podrían ser objeto de un buen estofado. Tampoco se le hacían ascos al muslamen de algún español despistado que en haciendo sus necesidades sorpresivamente o pillado in fraganti pululando por aquellos lares, hubiera pasado a mejor vida por no valorar convenientemente el entorno.

Pero en aquel tiempo pasaba que los totonacas, pueblo arraigado en el entorno del Yucatán, estaban siempre muy cabreados con los aztecas porque estos les levantaban a sus mujeres para temas lúdicos y a sus jóvenes para los más “heavys” temas sacrificiales, que no eran moco de pavo por la intensidad dramática que le imprimían al asunto.

Popol Vuh.
Popol Vuh.

El enfrentamiento inicial de tanteo entre los aztecas y los españoles, algo así como “hacer guantes” en boxeo, había derivado en guerra abierta alcanzando cotas inenarrables de crueldad y tanto unos como otros habían rebasado las delgadas líneas rojas de los mínimos a tener en cuenta. Más comedida, la hueste peninsular, respetaba a mujeres y niños en las escaramuzas o asaltos; pero en el momento álgido de los enfrentamientos, en el segundo año de guerra, los más elementales valores habían saltado por los aires. Aunque la desproporción numérica de los peninsulares en relación con los autóctonos era francamente desfavorable para los primeros, la mejor preparación táctica –muchos de los soldados provenían de los tercios–, y la ventaja de la caballería, los perros de presa y las armas de fuego; equilibraban aquellas enormes diferencias numéricas. Además, los soldados de la Corona eran irremplazables mientras que los locales proliferaban como setas; por ello, Cortes y sus capitanes tenían que emplearse a fondo en cada enfrentamiento pues les iba la vida en ello; en ese contexto, los excesos estaban a la orden del día.

Pero a veces el altísimo, quizás sumido en algún trance meditativo u ocupado por la ardua tarea de gestionar sus inmensas extensiones cósmicas, descuidaba un poco la protección de los suyos o tal vez fuera que las plegarias a él dirigidas no eran muy consistentes. Por todo ello, en ocasiones ocurrían contratiempos de calado como el acaecido un día temprano de julio de 1520, en ese tramo de la mañana en el que el día todavía es amable y el sol abrasador se hace esperar.

La emboscada se produjo en un lugar indeterminado de la selva de Yucatán en dirección a Tenochtitlán, la capital del imperio mexica

Empezaba a castigar el verano temprano cuando una tribu de aztecas con hambre atrasada –no todos se dedicaban al noble arte de arrancar corazones a los cautivos-, con un claro propósito de venganza, capturaron a una caravana de aprovisionamiento procedente de Veracruz. Esta, estaba compuesta por más de medio millar de porteadores, mulas, una veintena de caballeros y poco más de un centenar de arcabuceros. Y nada, pues que pusieron en práctica aquello que decía el ilustre Chumy Chúmez con un toque de humor negro chapapote, que rezaba así: "En el mundo sobramos el 99% de los demás". Y dicho y hecho.

La hora del tzompantli

La emboscada se produjo en un lugar indeterminado de las selvas de Yucatán en dirección a Tenochtitlán, la capital del imperio mexica. Los niveles de crueldad manifestados en aquella acción rebasan lo meramente descriptivo y lo más apropiado es omitir detalles. Es mejor leerse a Bernal o Sahagún pero con el estómago vacío. Formas de una virulencia extrema se cebaron con aquellos desgraciados que durante los próximos seis meses asistirían a una ceremonia del horror inenarrable.

Las cabezas de los finados serian clavadas en puntiagudas estacas rodeando todo el perímetro del poblado como aviso a navegantes. El tzompantli era una práctica poco frecuente que denotaba como indicador simbólico el grado de odio representado en los sacrificados. Las cabezas de los españoles y nativos afines, eran expuestas en la empalizada de madera que rodeaba el poblado donde los caníbales afirmarían la rotundidad de una victoria sin concesiones de forma más que explícita. Se cree según Bernal Díaz, que los macabros rituales sacrificiales ya habrían concluido hacia la primavera de 1521, lo que nos hace suponer que durante más de siete u ocho meses se las hicieron pasar canutas a los cautivos de aquella tragedia.

Aunque estos trágicos hechos, parecen más propios de una película “gore” o de ciencia ficción, lo cierto es que se ajustan a la narración de unos hechos sucedidos durante la conquista del imperio azteca-mexica por parte de Cortés y sus tropas. Sin embargo, cinco siglos después, gracias a Enrique Martínez -del Instituto Nacional de Antropología e Historia- vuelven a resucitar. Él y su equipo acaban de hallar los restos de varios reos de estos nativos en la zona aledaña a Texcoco próxima al D.F. La terrible revelación denota que los presos estuvieron bajo el control de los acolhuas, vasallos de los mexicas y que fueron sometidos a todo tipo de torturas.

La famosa expedición perdida sería descubierta accidentalmente en el marco del Proyecto Arqueológico Zultépec, investigación que durante dos décadas estuvo activa y en ocasiones con serias dificultades financieras cuando no políticas incluso. Hacia 2006 se contabilizarían más de 10.000 objetos relacionados con esta terrible masacre destacando entre ellos, restos cuyo origen solo podía proceder de Europa.

Bajo el mando de Juan de Alcántara, algunos miembros del contingente de Pánfilo de Narváez fueron atacados por una turbamulta de indígenas

Según Fray Bernardino de Sahagún y Hernán Cortés en sus Cartas de Relación, en los que el extremeño relata al emperador sus aventuras y desventuras –estas con letra pequeña– en México, estos terribles sucesos ocurrieron en 1520, aunque Bernal Díaz del Castillo es más impreciso sobre este particular en el relato de su 'Historia Verdadera de la Conquista', quizás por las reservas que tenía en cuanto a Hernán Cortes y su exceso de protagonismo en detrimento de sus capitanes.

Otro libro de interés en lo tocante a la civilización maya escrito por el especialista Éric Taladoire en su 'Guerra de dos Mundos', habla con más lujo de detalles sobre los macabros acontecimientos acaecidos a aquella malhadada expedición.

Al parecer, bajo el mando de Juan de Alcántara, algunos miembros del contingente de Pánfilo de Narváez, fueron atacados por una turbamulta de indígenas en número de cuatro mil. Si se sabe que la tropa hizo frente a aquella caterva ululante muriendo casi íntegramente la escolta de protección tras descargar varias veces la arcabucería y llegar a un cuerpo a cuerpo de una intensidad antológica.

Huitzilopochtli, dios de la guerra.
Huitzilopochtli, dios de la guerra.

Según el cronista y escribano Fray Bernardino de Sahagún en escritos en diferido –en la época de los hechos solo tenía veinte años–, los prisioneros serian sacrificados paulatinamente en diferentes fiestas indígenas a Huitzilopochtli, dios de la guerra y a Izcalli, deidad del fuego.

La teoría más veraz

Expertos de la categoría de la arqueóloga Ximena Chávez describen con todo lujo de detalles cómo los aztecas abrieron los pechos de los capturados y los diseccionaron con cuchillos rituales de obsidiana al tiempo que se comían sus corazones, víscera considerada la de mayor importancia en el cuerpo humano por las transferencias que aportaba al consumidor. La misma arqueóloga sostiene en otro apartado de su extenso estudio que cree que estos vasallos de los aztecas fueron más considerados y que “solo” decapitarían a los interfectos.

El divulgador histórico Luis Pancorbo López, en su monumental 'El banquete humano, una historia cultural del canibalismo', sostiene que los aztecas y sus vasallos no eran muy aficionados al chuletón y que rara vez se metían entre pecho y espalda proteínas humanas, pero que cuando lo hacían, lo bordaban.
En resumidas cuentas, la teoría del canibalismo ritual es la que cobra más cuerpo y parece la más veraz en atención a las conclusiones de los expertos. Por las descripciones de los cronistas de la época, se sabe que el famoso 'tzompantli', o altar de calaveras, montado en las empalizadas de aquel trágico lugar sin determinar concluyentemente, era poco menos que espeluznante.

La zona en donde acaecieron estos hechos a día de hoy es un lugar silencioso solo interrumpido puntualmente por el vuelo de algunos pájaros

Tras estos hechos, se sabe que Cortés dio órdenes de tierra quemada y combatir a sangre y fuego, a vida o muerte, no haciendo prisioneros. Los hechos posteriores, demuestran que aquella vehemente decisión era impracticable pues los ejércitos a los que se enfrentaban los españoles eran en general manifiestamente superiores y por mucho empeño que pusieran los castellanos era difícil de exterminar a aquellas enormes hordas de indígenas cabreados a no ser que uno se arriesgara a coger unas agujetas del 33.

Se sabe asimismo que Cortés envió a su amigo Gonzalo de Sandoval a arrasar el poblado. La mayoría de nativos fueron pasados por las armas. Todas las estatuas erigidas en honor a los dioses mexicas ardieron como teas. Los hombres de Hernán Cortes bautizarían aquel trágico lugar con el sobrecogedor nombre de Tecoaque. La zona en donde acaecieron estos hechos a día de hoy es un lugar extremadamente silencioso solo interrumpido puntualmente por el vuelo de algunas bandadas de pájaros. Quizás el espacio- tiempo albergue todavía la memoria de aquellos espeluznantes hechos.

Bernal Díaz del Castillo narra en su relación de la Conquista de México el trágico fin de muchos castellanos, sacrificados de forma ritual, desmembrados, y posteriormente comidos por los mexicas. La cata azteca no hacia ascos a la carne ibérica y era tan apreciada que se ofrecía como plato principal en caso de visitas de notables o príncipes.

El Estado azteca redujo al ámbito de una estructura cosmogónica el eufemísticamente llamado fenómeno de la Guerra Florida, que no era otra cosa que un formato de terrorismo de Estado que permitía inculcar el terror discrecionalmente, mantener en forma a la élite guerrera azteca y consolidar la posición de un 'establishment' ahíto de sangre.

Se hace necesario recordar que mientras estas cosas ocurrían, aquella avanzada civilización prehispánica tenía espectaculares desarrollos arquitectónicos, una obra civil impactante, formas de regadío inexistentes en Europa, refinadas costumbres en la etiqueta formal y calendarios de una perfección más que avanzada que dejarían atónitos a los cosmógrafos europeos. La vida, un lugar extraño.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios