ese MOLESTO EXHIBICIONISMO

Le mandó una foto desnudo. Ella la reenvió a su abuela

Hank contactó con una antigua compañera de su instituto pero sus intenciones no eran nada buenas. Tiempo después, ella le dio un buen escarmiento

Foto: No todas las fotos subidas de tono se reciben con la misma emoción. (iStock)
No todas las fotos subidas de tono se reciben con la misma emoción. (iStock)
Autor
Tiempo de lectura5 min

Las chicas están más que hartas del acoso sexual a través de las redes. La moda del exhibicionismo fálico parece que no vaya a agotarse nunca. Y ya vale. El caso más reciente, el de la actriz Úrsula Corberó, quien relató en la red social Twitter: "Un señor me ha pedido una foto y cuando he desbloqueado el móvil me ha aparecido un rabo que ocupaba toda la pantalla". Pero es algo que ya tiene un largo recorrido en la larga historia del acoso sexual cibernético.

A estas alturas, se han producido tantos casos que ya podemos aventurarnos a relatar la metodología que hay detrás de este incómodo suceso. Es más, se puede establecer una serie de pasos a seguir hasta que llega la dichosa foto. Primero, suele comenzar con un intento de coqueteo previo en el que el hombre en cuestión intenta conseguir un tono más íntimo en la conversación con su futura víctima. Quizás le pregunte si es soltera o si ha estado con muchas personas. Tal vez se ponga cariñoso. Hasta ahí todo normal. Pero en el momento en que la chica deja de seguirle el juego o escoge el silencio por respuesta es cuando se produce el desagradable fenómeno. El hombre, despechado, hace ver a su víctima de lo que es capaz y, sin ningún reparo, realiza una fotografía de sus partes más pudendas para más tarde enviársela.

No soy como el resto de hombres. Soy poético y cariñoso, nos podemos quedar abrazados en el sofá sin ninguna intención sexual...

El exhibicionismo fálico no conoce límites ni fronteras. Esto es lo que le pasó a Tamira. El chico, llamado Hank, sería incapaz de adivinar lo que iba a suceder tras su acoso: su contacto enviaría después la imagen a... ¡su abuela! Más tarde, publicaría toda la conversación en la red social Imgur.

Un antiguo compañero...

Imgur.
Imgur.

Hank resultó ser un antiguo compañero de Tamira cuando ambos cursaban Español, quien asegura que no sabe a quién pertenece el número de móvil: "Estoy intentando ser majo pero siento que tú no y te quieres deshacer de mi".

"Siempre estuve por ti..."

Imgur.
Imgur.

"Te estarás preguntando por qué te escribo", continuó Hank. Más tarde, el chico intenta conquistar a Tamira y le asegura que ahora tiene unos buenos músculos, que es criminólogo y que "está perfecto para ella". Chapó, chaval. Así se conquista a una mujer.

"No soy como todos..."

Imgur.
Imgur.

"Felicidades, pero no me interesas". Es, en resumidas cuentas, lo que respondió Tamira al ver el atrevimiento del joven. "No soy como el resto de hombres. Soy poético y considerado, puedo mantenerte, nos podemos quedar abrazados en el sofá sin ninguna intención sexual, solo abrazos". Aquí ya se ve por dónde van los tiros. Tamira lo percibe y empieza a rechazarlo.

No aceptar un no por respuesta

Imgur
Imgur

El tío comienza a pasarse de listo y se contradice. Por un lado, cuanto más niega no querer sexo, más se reafirma en ello, tanto es así que le asegura que sería perfectamente capaz de aguantar un tiempo hasta que ella acceda a acostarse con él. Es cuando Tamira empieza a sentirse incómoda.

Vuelta inesperada a la normalidad

Imgur.
Imgur.

Al ser consciente de su mala praxis verbal, Hank admite que ha ido demasiado lejos y le pide perdón. Tamira, con el objetivo de quedar bien, le disculpa.

Sus logros académicos

Imgur.
Imgur.

Ambos llegan a una conversación cordial y hablan de sus respectivos logros académicos.

Pero Tamira quería irse

Imgur.
Imgur.

"Ok, Hank. Tengo que ir al trabajo ahora mismo. Ha estado bien ponernos al día. Adiós", escribió Tamira. Pero Hank regresa a su papel de acosador y vuelve a ponerse pesado: "¿Cuándo volveremos a hablar? Tú eres una persona modelo para mí..."

"¡¡No quiero nada contigo!!"

Imgur.
Imgur.

"Trabajo todo el día y también estudio, así que no creo que pueda tener nuevas amistades. Espero que lo entiendas. Gracias y buenas noches", le responde Tamira. Pero Hank se lo toma fatal y la emprende con ella. "¿Qué? ¿Por qué no te gusto?". "Como te dije, no eres tú, es todo. Estoy muy ocupada e inaccesible", arguyó. "Vale, lo entiendo", contestó Hank.

Pero no, no lo entendía, y...

Imgur.
Imgur.

Y aquí es cuando llega la foto.

Un tiempo después, Tamira le envió: "De acuerdo, lo primero de todo, no tienes derecho a escribirme así como así pidiéndome una relación contigo y enviarme mensajes como esos. Solo porque hiciste algo bueno por mí en el instituto no significa que hayamos tenido un vínculo emocional tan fuerte. Segundo: es tan deplorable y grosero por tu parte que me envíes una foto de tu pene que no te he pedido, especialmente cuando he tratado de ser amable contigo".

Pero Hank no se iba a dar por vencido tan fácilmente ni reconocer su acoso, con lo cual, la culpó de todo el asunto a ella, eximiéndose de toda responsabilidad: "Perdona, pero tú dijiste que habías sido buena y maja conmigo y, ¿ahora resulta que todo era falso? Me has dado esperanzas falsas, no es justo. No puedes seducirme de esa forma y luego dejarme sin nada. Así que, ya que te he enviado yo una foto, tienes que responderme tú con otra tuya".

Y llegó la abuela

Después de la conversación, Tamira compartió las capturas de pantalla a Imgur, donde hasta ahora ha recibido más de 180.000 visitas. Luego, envió un mensaje a la abuela de Hank: "Lamento que tengas que leer esto. Quería que supieras lo que hace Hank en su tiempo libre, porque todavía no puedo dejar de darle vueltas y no sé a quién más podría hacérselo. Deberías hablarlo con tu nieto porque, como sabes, enviar fotos de este tipo puede tener repercusiones legales y en su reputación". A lo que añadió: Mi madre te envía recuerdos y espera verte en la iglesia".

La abuela de Hank le respondió así: "Esto es demasiado embarazoso, Tamira. Siento que hayas tenido que pasar por esto. No sé qué decir. Cuando llegue a casa, ten la seguridad que hablaremos sobre este tipo de conducta". Al final, la abuela acabó disculpando a su nieto, avergonzada.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios