al final, ellas ganaron

El hilarante juicio de las azafatas despedidas por ser mayores: no se puede ser más torpe

Imagina que llevas años trabajando para una empresa y de un día para otro te despiden por mirar el móvil o la tablet durante 15 minutos. ¿Crees que sería justo?

Foto: Foto: United Airlines.
Foto: United Airlines.

Hacer un viaje de muchas horas en avión puede convertirse en algo pesado e incómodo. Elegir un buen asiento, tener una 'tablet' (aunque ahora la mayoría de las aerolíneas llevan ya su propio catálogo de entretenimiento) y ver la serie que más te gusta o llevar ropa cómoda son elementos clave para poder disfrutar de un vuelo tranquilo y ameno.

No solo los clientes de las compañías deben estar bien, sus trabajadores, que pasan mucho tiempo de pie y descansan bastante poco. En vuelos de varias horas suelen tener solo unas cuatro para dormir en diferentes turnos. Por lo que también es bueno que de vez en cuando se distraigan un poco.

Los jefes de United Airlines no piensan lo mismo. ​Jeanne Stroup y Ruben Lee trabajaron para ellos durante más de 75 vuelos combinados, pero fueron despedidos por mirar un Ipad durante 15 minutos y por no usar delantal mientras servían a los pasajeros en 2013. Pero si la compañía pensaba que se ahorrarían dinero despidiendo a estos veteranos empleados, estaban equivocados. Ambos extrabajadores decidieron demandar a su exempresa y protestar por lo que ellos pensaban que era totalmente injusto, según 'Westword'.

Indemnizados

El jurado no empatizó con la forma en la que estos empleados fueron tratados y decidieron que el despido había sido improcedente. Por ello, Stroup recibió unos 170.000 euros y Lee unos 150.000 por daños y perjuicios. Además, los miembros estaban muy enfadados por la forma en la que echaron a estos trabajadores. Decidieron que el comportamiento de United había sido premeditado, por lo que duplicaron la indemnización, que asciende ahora a unos 650.000 euros, aunque su abogado, David Lane, predice que la cuenta final se acercará al doble de esa cantidad.

¿De verdad cree que prender fuego a más de 10 kilómetros de altura tiene la misma importancia que mirar una tablet? "Sí, lo creo"

El abogado formuló una pregunta: "Por ejemplo, ¿usted no cree que mirar un Ipad durante unos minutos es menos importante que encender una fogata en el baño?". A lo que el encargado respondió: "No estoy de acuerdo". Lane continuó con su alegato con otra cuestión: ¿De verdad cree que prender fuego a más de 10 kilómetros de altura tiene la misma importancia que mirar una 'tablet'?". "Sí, lo creo", dijo el empleado de la aerolínea, una muestra de lo absurdo de la situación.

Avión de la compañía. (iStock)
Avión de la compañía. (iStock)

Todo tiene la misma gravedad

"No estamos alegando que la empresa tenga un patrón de discriminación por edad", señalaba el abogado. "Pero en este caso particular, trataron de dar ejemplo a un par de asistentes de vuelo que llevaban muchos años allí, y les salió el tiro por la culata", añadía.

Justicia. (iStock)
Justicia. (iStock)

La queja describe la carrera estelar de ambos trabajadores, que habían estado durante más de 35 años prestando sus servicios. Stroup comenzó en 1978 como responsable de las reservas hasta ser ascendida al equipo de soporte técnico, antes de convertirse en azafata en 1984. Durante los años siguientes trabajó más de 30.000 horas de vuelo durante 29 años y nunca recibió una queja de ningún cliente.

Stroup recibió unos 170.000 euros y Lee unos 150.000 por daños y perjuicios

El récord de Lee es igualmente impresionante. Su historial no tenía ni una sola falta ni reclamación por parte de algún cliente o de la empresa. Recibió un reconocimiento por su labor cuando un vuelo en 1974 hizo un aterrizaje de emergencia y un trofeo por su participación en el Magnificent 700 Road, una compañía de entretenimiento en las reuniones de asistentes de vuelo.

Alma, Corazón, Vida
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios