el origen del 19 de marzo

Manuela, maestra en Vallecas (1948): "Les aseguro que inventaré el Día del Padre"

La iniciativa de esta profesora cautivó a los grandes almacenes Galerías Preciados, que en 1953 lanzaron sus primeras ofertas de regalos para los padres

Foto: Una pancarta de 'Feliz día del padre' durante un partido Italia-Nueva Zelanda | EFE
Una pancarta de 'Feliz día del padre' durante un partido Italia-Nueva Zelanda | EFE

No es de extrañar que para el Día del Padre los niños en los colegios dediquen horas a elaborar la manualidad con la que deleitarán a sus padres el 19 de marzo, teniendo en cuenta a quién se le ocurrió la idea de celebrar esta jornada. Corría el año 1948 y Manuela Vicente Ferrero, profesora en una escuela del barrio madrileño de Cerro Belmonte —aquél que quiso independizarse de España a principios de los noventa—, decidió que era el momento de que los padres también tuvieran un día, como ya tenían las madres. "Un día vienen dos señores y me dicen: 'Usted sabe cómo quieren las madres pero no cómo queremos los padres. Los padres tenemos corazón'", relataba la señora con 92 años a la televisión pública española. "Yo no inventé el día de la madre, pero estén seguros de que voy a inventar el Día del Padre". Y así lo hizo.

[¿Por qué se celebra el 19 de marzo?]

Lo que no sabía —y también dejó claro que no era su intención— era que el 19 de marzo como el Día del Padre iba a acabar convirtiéndose en una jornada puramente comercial, avalada por los grandes almacenes de entonces, y de ahora. Pero en 1948 aquellos días eran diferentes. "Los regalos eran cosas que encontrábamos en el vertedero", explicaba la maestra, entonces profesora en el colegio para niñas Santo Ángel, de Vallecas. El 19 de marzo de 1948 arrancaba en este centro con una misa a las 8:30, seguida de la "entrega de obsequios a los padres", dos horas y media después. A las 11:30, en el centro se celebraba un festival infantil, "en homenaje al padre y en beneficio del seminario". "Se celebró ese día, aquel mismo año, en muchas escuelas de España", añadía Manuela Vicente, fallecida en 1999.

Un año después y en virtud del éxito cosechado en la jornada de los padres de su escuela, bajo el seudónimo de 'Nely' —con el que hacía sus pinitos literarios—, la profesora escribió en 'Escuela en Acción', un suplemento mensual de 'El Magisterio Español', el periódico de educación por excelencia, alentando al resto de maestros a celebrar un día como ese, un día para los padres igual que tienen las madres una jornada. Tuvo tal repercusión que el mismo periódico publicó una carta escrita de un padre que había estado presente en la primera celebración del 19 de marzo en el Santo Ángel. "¡Cómo se adentraban las palabras de la maestra en aquellos corazones que, emocionados, se asomaban a las pupilas", escribía.

"El broche de tan sencilla pero elevada charla pedagógica lo hacen los niños con las poesías de ofrecimiento; disparos certeros a la vibrante tensión de la entraña paternal. La efervescente emoción, ya incontenible en los caldeados corazones de los padres, se desborda en lágrimas de alegría. Y en contagiada hermandad espiritual, lloramos todos en este acto tan sublime”, añadía.

Cuatro años después de su publicación, la iniciativa de Manuela llegaba a los oídos de Pepín Fernández, el presidente de Galerías Preciados (Madrid), quien le otorgó el carácter comercial a la fiesta. Fernández, desde su visión de empresario, celebró la llegada de lo que luego pasó a ser en sus escaparates como el 'día de la corbata' alabando el "profundo sentido humano, social y psicológico" del Día del Padre. "Bella iniciativa de la culta maestra y escritora 'Nely'", titulaba una columna firmada por los almacenes madrileños en el periódico 'ABC', en el que explicaban la apertura de tres escaparates cargados de regalos para el día del padre. A estos almacenes se unió después su competidor, El Corte Inglés.

Del pupitre a la caja de los almacenes

"Se ha hecho comercial, pero no es mía la culpa". Así dejaba claro Manuela ante las cámaras de TVE que su intención con la invención del Día del Padre no era, ni de lejos, aumentar las ventas, convertirlo en un día de compras, de consumo. "Yo no tenía tal intención", añadía. Lo cierto es que Galerías Preciados quiso contratar a la maestra o pagarle la idea de la creación del 19 de marzo, pero ella se negó. "Lo único que quería era que las niñas del Santo Ángel se colocaran allí, que ella se encargaba de prepararlas", explicó a la misma cadena María José, hija de la profesora.

Galerías Preciados, en Madrid | Agustín Reche Mora
Galerías Preciados, en Madrid | Agustín Reche Mora

"Lo de ella era una vocación tremenda. Era su vida", explicaba su hija. No les cobró la idea, pero Galerías Preciados se comprometió a contratar a las alumnas egresadas de la escuela Santo Ángel en la que Manuela era profesora. Desde entonces, el Día del Padre se ha colado en todos los comercios como una de las jornadas clave para impulsar las compras, centrándose en regalos para hacer a los padres.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios