MEDICINA EXTRAÑA

Fue a urgencias. Los médicos le examinaron. En su cerebro había un vacío inexplicable

El paciente de 84 años llegó al hospital aquejado de mareos, dolores y malestar. Después descubrieron una cavidad llena de aire en su cerebro. Esto es lo que le diagnosticaron

Foto: Foto: iStock.
Foto: iStock.

Un hombre de 84 años llega a la sala de emergencias de un hospital aquejado de dolor y malestar. Algo bastante común en pacientes de su edad. Le dice al médico que se ha sentido muy inestable físicamente en los últimos meses hasta el punto de haber sufrido unas cuantas caídas. Tanto es así que, en los días previos a su visita al centro médico, sintió que su brazo y su pierna izquierdos se debilitaron notablemente. A pesar de todo, el hombre no fumaba y tampoco bebía. Le hicieron una análisis de sangre y los médicos no detectaron ninguna anomalía extraña.

Pero tras una resonancia magnética y una prueba de rayos X, el médico hizo un insólito y traumático descubrimiento: donde tendría que estar la parte del lóbulo frontal derecho del cerebro, ahora simplemente había un gran espacio en blanco.

El resultado de las radiografías fue tan alarmante que los médicos creyeron que el paciente les estaba ocultando información

"No hubo signos de confusión, ni síntomas de parálisis facial o de alteraciones en el habla", indicaron los médicos en un resumen del caso publicado el 27 de febrero en la revista médica 'BMJ Case Reports'. "Al contrario, estaba bien y en aparente buena forma física, independientemente de sus actividades mentales de la vida diaria... y vivía en casa con su mujer e hijos". Por lo visto, este caso médico resultó estar un paso más allá de lo excepcional.

"Neumocefalia" o aire en el cerebro

Finlay Brown, un médico que trabajaba en el departamento de emergencia del hospital Causeway en Corelaine, Irlada del Norte, recuerda así el momento en el que revisó los escáneres con las imágenes de la radiografía junto con el resto del personal: "Todos estábamos absolutamente perplejos con las imágenes que vimos", confesó Brown a 'The Washington Post'.

Otra radiografía del paciente. (BMJ Studies)
Otra radiografía del paciente. (BMJ Studies)

El resultado de las radiografías fue tan alarmante que los médicos se preguntaron si era posible que el hombre se hubiera olvidado de ponerles al tanto de algún tipo de cirugía cerebral a la que se había sometido en el pasado o, incluso, alguna tara de nacimiento. Él dijo que no. Al final, resultó que el hombre sufría de neumocefalia o presencia de aire en el cráneo, una afección que se encuentra en "casi el 100% de los casos después de una operación cerebral", admitió Brown.

Una afección que también puede ocurrir después de infecciones nasales y lesiones en la cabeza o en la cara, pero en todo caso, con bolsas de aire mucho más pequeñas. La cavidad alojada en su cerebro tenía un tamaño aproximado de siete centímetros en su punto más largo, de acuerdo con el artículo de 'BMJ Case Reports'.

Cuando el paciente aspiraba, estornudaba o tosía se le inyectaban pequeñas cantidades de aire a la cabeza

"No pude encontrar muchos casos documentados de naturaleza similar a este", afirmó Brown. La causa más probable, según demostró la resonancia magnética, era un "osteoma o tumor óseo benigno que se había formado en la cabeza del hombre y se estaba erosionando a través de la base del cráneo", señaló el médico. La formación del tumor y su ubicación habían producido un "efecto de válvula unidireccional" que gradualmente había contribuido a la creación de la cavidad.

"El tumor fue aumentando progresivamente en un período de tiempo que va de meses a años", dijo Brown. "Cuando el paciente olía, estornudaba o tosía lo más probable es que se le inyectaran pequeñas cantidades de aire a la cabeza". El estudio concluyó que el hueco se debía a una "causa rara" fruto de un pequeño accidente cerebrovascular que el hombre había sufrido antaño, y que muy posiblemente produjo la debilidad del lado izquierdo y otros síntomas que llevaron al hombre a acudir imperiosamente al hospital.

Imagen cenital de la radiografía. (BMJ Studies)
Imagen cenital de la radiografía. (BMJ Studies)


El paciente necesitaba ser intervenido de urgencia mediante una operación que descomprimiría el bolsillo de aire y otra que eliminaría el tumor. Sin embargo, el hombre rechazó ambos debido a su elevada edad. Por ello, le recetaron una medicación específica para evitar un derrame cerebral secundario y lo enviaron a casa con el pretexto de que, en caso de empeorar, volviera al hospital de inmediato.

"Al no haber muchos casos publicados, es difícil hacer un pronóstico exacto", aseguró el médico. A pesar de todo, el hombre parece estar bien por el momento. Durante una cita de seguimiento doce semanas después de su visita al hospital el paciente, según los informes, ya no sentía debilidad en su lado izquierdo y se mantuvo bien.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios