a niveles escandinavos

Por qué en Asturias es donde más personas se suicidan de toda España

El Principado, con la mayor tasa de muertes voluntarias en todo el país, estrena este mes un protocolo para intentar rebajar estas cifras, que los expertos achacan a diferentes factores

Foto: El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes. (iStock)
El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes. (iStock)

La primera causa de muerte no natural en España es el suicidio. Y entre los jóvenes, la segunda causa en general. Además, con mucha diferencia y sin contar con otras muertes “accidentales” por caídas o sobredosis, que según los especialistas bien podrían engrosar las de suicidio. La comunidad autónoma que lidera esa estadística es Asturias y lo hace desde 2011. Eso, teniendo en cuenta que “hasta hace muy poco los protocolos no obligaban a un peritaje forense para dictaminar la causa de algunas muertes”. Hace dos años el Principado puso en marcha la idea de crear un protocolo de prevención. Pero la idea encalló y ha ido desarrollándose muy despacio. Sin embargo, al fin, el próximo 12 de marzo se pondrá en marcha.

El suicidio, por el llamado ‘efecto Werther’ ha sido sistemáticamente silenciado en los medios de comunicación, que recogen en sus libros de estilo o simplemente en su rutina aprendida de generación en generación que la muerte voluntaria no debe reflejarse por un supuesto efecto contagio. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud ya comenzó en 2017 una campaña de “visibilización” de esta “pandemia”, para tratar de tomar conciencia y adoptar medidas en su contra.

Se dan muchos casos en la montaña, en los pueblos, que están muy aislados y a la climatología se une la soledad

Esa es, precisamente, la intención del protocolo que estrena Asturias. Los últimos datos registrados por el Instituto Nacional de Estadistíca al respecto son de 2015 y cifran en 3.602 los suicidios en todo el país. Casi 300 se dieron en Asturias, cerca del 10%. Su tasa de muertes voluntarias supera en varios puntos a las de Madrid o Barcelona, por ejemplo.

“Las causas son múltiples”, reflexiona el catedrático de psiquiatría de la Universidad de Oviedo Julio Bobes. “Por un lado, Asturias tiene una población muy envejecida y, por otro, hay muchas personas con enfermedades mentales muy graves”. Al final, un porcentaje muy alto de los suicidios está relacionado con una patología psiquiátrica previa. En Asturias, muchas veces, no se hace una autopsia psicológica, cosa que va a variar con el protocolo que entrará este mes en vigor.

Prejubilaciones forzosas

“Hay muy poca luz y llueve mucho, aunque cada vez menos por el cambio climático”, agrega Daniel Rodríguez, presidente de Afesa-Feafes, la asociación de familiares con enfermedades mentales del Principado. “Se dan muchos casos en la montaña, en los pueblos, que están muy aislados y a la climatología se une la soledad”, subraya Rodríguez, que concluye con una máxima: “Allí los días son muy tristes en invierno”.

Otro de los factores que se han señalado al tratar de desentrañar la alta tasa de suicidios en Asturias, “un punto negro”, es el de las masivas prejubilaciones en la industria y la minería. “Sí, eso ha creado un problema serio, créame, que yo también soy prejubilado”, coincide Rodríguez, que prosigue: “Si físicamente estás bien el tener tanto tiempo sin saber qué hacer puede llevarte a pensar que no sirves para nada y eso puede causar depresión”, añade. Entre esos prejubilados también se contaron centenares de ganaderos tras los ajustes en las cuotas de lácteos por la Unión Europea.

El coordinador de Salud Mental del Principado reconoce que “las altísimas cifras se pueden comparar a las de los países nórdicos”

Precisamente, el apoyo a los familiares de personas que se han suicidado es otra de las aristas de este asunto. “Hay regiones que ya brindan un servicio de apoyo a los familiares y allegados que quedan seriamente dañados”, apunta Bobes. Tan dañados, que alguna de las asociaciones españolas de víctimas cifra en más de un 40% el número de familiares de personas que se quitan la vida que acaban enquistando su dolor y convirtiéndolo en una patología psicológica.

Según un estudio publicado en 2017 por las investigadoras Ana Santurtún y María Teresa Zarrabeitia, de la Universidad de Cantabria, y en el que analizaron hasta 42.905 muertes entre 2000 y 2012, habría una cierta relación entre los niveles de renta y educativos con el suicidio. Aunque las propias autoras no terminaban de ser muy concluyentes al respecto: “Es muy complicado asociar crisis económica y suicidios”. Aunque en el caso de Asturias una población envejecida (uno de los picos de depresión más agudos se da en la primera juventud y el otro en la vejez) y en muchas ocasiones alejada de su actividad laboral de manera forzosa a edad muy joven han creado un cóctel, junto a las brumas, que la sitúa en cabeza de las muertes voluntarias en España. Una situación que pretende revertir el programa que ha comandado José Ángel Arbesu, coordinador de Salud Mental del Principado, que en la presentación del mismo reconocía “las altísimas cifras que se pueden comparar a las de los países nórdicos”, que son quienes lideran las estadísticas europeas, algo que se suele achacar a la escasa duración de los días y a los pocos momentos en los que brilla el sol.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
13 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios