Trucos adelgazar: Hice durante 100 días la dieta keto: La ropa me sienta bien y soy feliz
está de moda

Hice durante 100 días la dieta keto: "La ropa me sienta bien y soy feliz"

La periodista Tracey Block ha decidido contar cómo le ha ido el régimen cetogénico de tres meses que ha realizado y si lo recomienda o no

Foto: Estar 'a dieta' y comerse este platazo. Mmmmm. (iStock)
Estar 'a dieta' y comerse este platazo. Mmmmm. (iStock)

Hace una semana os contamos la historia personal de una entrenadora que hizo la dieta keto durante 17 días y, dada la buena acogida que tuvo, hoy os traemos otra, cuya protagonista es la periodista Tracey Block, quien ha decidido contar en 'Prevention' cómo le ha ido.

Ella hizo el régimen durante cien días. Llevaba cinco años pensando en comenzar alguna dieta, ya que su profesión (crítica gastronómica) le había dado tantas alegrías como kilos en la balanza.

"Me sentía hinchada y mal todo el tiempo, y sabía que tenía que hacer algo al respecto. En mis años universitarios, me había familiarizado bien con dietas bajas en carbohidratos como la Atkins o la South Beach, y había tenido cierto éxito con ellas. En 2013, eliminé el gluten de mi vida para siempre, y me embarqué en un viaje para perder una gran cantidad de peso y librarme de la culpabilidad que sentía", cuenta.

La dieta keto consiste en hacer una ingesta mínima de carbohidratos, una moderada de proteínas y un alto consumo de grasas

Después de unos meses, se topó con la dieta cetogénica, y decidió probarla. Se trata de hacer una ingesta mínima de carbohidratos, una moderada de proteínas y un alto consumo de grasas, que varía según sus objetivos. Las dietas típicas bajas en hidratos permiten aproximadamente 50 gramos de estos por día; en la cetogénica, el número cae a 20.

Comenzó a investigar y se topó con la web del doctor Eric Berg, gurú de este tipo de dietas. "Cuando en realidad entras en cetosis, estás haciendo que tu cuerpo funcione con un combustible diferente, que son las cetonas, que son el combustible original con el que funciona nuestro cuerpo desde. Entonces, comenzamos a usar nuestra propia grasa como maquinaria en lugar de la glucosa", asegura Berg.

Se animó a probarla. De su primer día hace ya tres meses, y estas son las tres cosas más importantes que le han pasado en el trascurso de la dieta keto:

1) Tengo más energía

En la dieta keto, las grasas son tus amigas, desde primera hora de la mañana. Para desayunar, se hacía su mezcla particular: batía unas cucharadas de café, con dos de aceite de coco orgánico sin refinar, y una cucharada de crema batida orgánica. "Rara vez sentí hambre antes de la cena. Ahora ya me he adaptado a consumir la grasa y no ansío el combustible externo como antes", afirma.

Rara vez sentí hambre antes de la cena. Ahora que ya me he adaptado a consumir la grasa y no ansío el combustible externo como antes

"Normalmente no necesito comer nada más entre el "desayuno" y la cena, y aun así estoy más activa que nunca. Hago muchísimos kilómetros en la cinta de correr, bicicleta, pesas, snowboard... También soy más productiva que nunca en el trabajo. La energía es tan palpable al hacer la keto que tienes que ser productivo, no te queda de otra. En los días en que no estoy quemando mis reservas de combustible, me pongo ansiosa y tengo problemas para conseguir descansar bien".

2) Tengo un nuevo amor por la cocina

"A menudo me pregunto cómo las personas que no cocinan hacen esta dieta, porque a menos que te encante comer filetes todos los días, te acabarás aburriendo. Sin embargo, para permanecer en un estado cetogénico no puedes consumir más de 20 gramos de carbohidratos por día. Para poner esto en perspectiva, un plátano de tamaño mediano tiene 24 gramos, por lo que debes ser estricto y tener inventiva", escribe.

Hacer la dieta keto le ha hecho mucho más imaginativa con las recetas, y ha despertado en ella un nuevo amor por la cocina que no conocía. Le encanta cocinar y disfruta haciéndolo.

3) Realmente me veo y me siento mejor

La comunidad keto está obsesionada con la pérdida de kilos, pero ella decidió no pesarse. Aunque ha tenido la tentación de controlar su "progreso", no ha caído en la tentación de subirse a una báscula, pues piensa que puedes caer en la obsesión. "Mis estados de ánimo son equilibrados, mi ropa me sienta mejor y honestamente soy más feliz. Aunque este estilo de vida ciertamente no es para todos, sé que es apropiado para mí", finaliza.

¿Te animas a probarla?

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios