Salud: Perdió 27 kilos solo con realizar un pequeño cambio en su vida. Noticias de Alma, Corazón, Vida
ejemplo de superación

Perdió 27 kilos solo con realizar un pequeño cambio en su vida

A pesar de haber engordado tras quedarse embarazada, esta mujer nunca estuvo a gusto con su cuerpo. Te contamos qué hizo para estar bien consigo misma

Foto: La protagonista de esta historia. (Instagram)
La protagonista de esta historia. (Instagram)

Al igual que muchas personas, Ely Fisher comenzó su viaje de adelgazamiento sin estar preparada mentalmente para lo que iba a ser todo este proceso de cambio. Si has sido madre y llevas mucho tiempo luchando por sentirte a gusto con tu cuerpo, encontrarás la inspiración en su historia.

Empezó su recorrido a finales de enero de 2017 después de coger más de 30 kilos durante su embarazo. "Incluso cuando solo pesaba uno 56 kilos tampoco estaba contenta con mi cuerpo", confiesa a 'Popsugar'. Ha tardado entre 10 y 11 meses en volver a su físico anterior pero asegura con orgullo que ahora tiene más músculo y aunque tiene grasa en algunas zonas, es más feliz que nunca.

Dieta y ejercicio

Lo que funcionó para Ely no es algo que te vaya a sorprender: mejoró su alimentación y entrenó mucho. Esa fue la clave para perder peso y mantenerlo. Además, los pequeños cambios funcionaron mejor: primero cortó por lo sano todos los batidos y cafés con sabor y empezó a contar las calorías sorprendiéndose a sí misma cuando descubrió que comía más de 3.000 al día, el doble de la cantidad recomendada.

Hacerse fotos para ver todo lo que estaba consiguiendo le mantuvo motivada a lo largo de todo este viaje

Saber esto le ayudó a descubrir el tamaño apropiado de las porciones y descubrir qué tipo de alimentos ofrecían los mejores resultados. Trata de comer una dieta equilibrada rica en grasas naturales, proteína y 20% de carbohidratos. "Para desayunar como cuatro huevos revueltos con sal, medio aguacate, media cucharada pequeña de mantequilla de cacahuete y un café americano", comenta.

A media mañana esta joven madre hace un poco de ejercicio y toma un té verde y un batido de proteínas tras el entreno. También algo de fruta y un par de galletas sin azúcar. "La hora de la comida es mi preferida. Tomo un huevo escalfado, tiras de pechuga de pollo cocidas en sal y ajo con pepino, tomante, aguacate, cebolla, semillas de chia, nueces y una mezcla de ensalada de col con un aderezo diferente cada día", explica. Además, a mitad de la tarde toma un yogur griego con miel o un huevo cocido y fruta.

Cena muslos de pollo al horno o asado de cerdo con batata asada, calabacín, cebollas y zanahorias. No te creas que huye de las golosinas, un premio nunca está de más: "A veces la idea de poder tomar un postre fue lo que me ayudó a tener un buen entrenamiento. Tomo chocolate y bebo vino. Hacer ejercicio me permite tener una mentalidad más saludable hacia el tratamiento de mí misma".

Motivación

Además de observar sus calorías, se centra en el entrenamiento con pesas y pliométricos que hace en casa. Comenzó con tres entrenamiento de 20 minutos cada semana mientras se centraba en varias partes de su cuerpo. Poco a poco agregó una caminata en sus días libres o algunos ejercicios de HIIT: se trata de combinar intervalos de alta intensidad con otros más moderados o incluso bajos. "En los picos más altos lo pasarás fatal, pero saber que es una actividad que acaba pronto te motivará para aguantar", confiesa.

Este caso es el vivo reflejo de que la motivación te ayudará a conseguir lo que desees

Hacerse fotos para ver el proceso la mantuvo motivada a lo largo de todo este viaje. Pero sabe que no solo se va a sentir mejor y va a estar más saludable sino que le hará sentirse más feliz. "Es la mejor manera para cambiar el mal humor. Cada triunfo que tuve físicamente, también lo fue mental. Cada semana que pasaba (y paso, porque sigo en este camino) me sentía con más seguridad y confianza", añade.

Perder peso parece que se trata de la transformación física, pero es algo mucho más profundo que eso: "Mi mayor triunfo ha sido que me he enamorado de mi propio cuerpo una y otra vez a lo largo de este proceso de adelgazamiento. En cada etapa que pasaba, estaba encantada". Ely sabe que es difícil compartir con otras personas en las redes sociales lo que estaba sucediendo con su cuerpo pero confiesa que es necesario para ayudar a los demás: "Me di cuenta de que mi cuerpo nunca iba a ser escultural y eso está bien, mi cuerpo es diferente y da igual lo que opine el resto, ahí es cuando ganas la primera batalla, cuando te aceptas tal y como eres. Quiérete y acéptate incluso con tus defectos".

"Tendrás tus buenos y malos días, pero sigue avanzando y mira hacia atrás para que veas lo que has conseguido. No te preocupes si un día decaes, es normal, pero puedes, seguro que sí", concluye Ely. Este caso es el vivo reflejo de que la motivación te ayudará a conseguir lo que desees. Ánimo, tú también puedes.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios