a jugar

La verdad sobre la princesa del póker de los ricos y los famosos

Leonardo DiCaprio, Ben Affleck o Toby Maguire son algunas de las estrellas que se sentaron en las mesas de apuestas que organizaba Molly Bloom

Foto: Molly Bloom en el preestreno. (Gtres)
Molly Bloom en el preestreno. (Gtres)

Desde hace un mes los amantes del póker y del cine han podido disfrutar de una de las películas que más revuelo han causado: 'Molly's Game'. Se trata de un 'film' basado en la vida de Molly Bloom, una mujer que con 26 años que acabó en el centro de una investigación del FBI por su imperio de partidas de juego entre las altas esferas de Hollywood, célebres atletas, empresarios y miembros de la mafia rusa.

Ahora su historia ha podido verse en la gran pantalla, donde ha sido encarnada por la actriz californiana Jessica Chastain. Idris Elba completa el reparto de este largometraje que dirige el guionista y dramaturgo Aaron Sorkin, famoso por escribir series como 'El ala oeste de la casa blanca' o 'The Nesroom' y ganador del Oscar a mejor guión por 'La red social'.

De las pistas a las suites

'La princesa del póker', como es conocida, fue una esquiadora internacional cuya carrera deportiva acabó abruptamente tras sufrir un accidente. Su destino natural parecía la Facultad de Derecho, pero acabó organizando partidas para las élites del cine, el deporte y los negocios, en las que el acceso era restringido y las apuestas de millones de dólares

Bloom se encuentra en libertad, pero las cosas pudieron ser muy distintas. Multitud de fajos de billetes cambiaron de manos en esas reuniones clandestinas, hasta el punto de que la protagonista cuenta en su biografía (Molly's Game: High Stakes, Hollywood's Elite, Hotshot Bankers, My Life in the World of Underground Poker) que uno de los momentos más surrealistas de esa etapa de su vida fue cuando le tocó contar un millón de dólares a mano. Una emocionante vida de ricos y famosos que tuvo un lado muy oscuro.

Muchos aseguran que es la cinta que el cine estadounidense no quiere que veas por su relación con las turbias timbas ilegales, en las que los jugadores arriesgaban millones a una sola carta. Leonardo DiCaprio, Ben Affleck o Toby Maguire son algunas de las estrellas que se sentaron en esas mesas de apuestas, aunque muchos de ellos niegan haber hecho algo fuera de la ley.

Viper Room

Bloom comenzó trabajando en un conocido club nocturno (Viper Room) donde recibía a los invitados de las timbas en la trastienda. Cuando DiCaprio y Maguire, entonces en pleno apogeo de la película 'Spiderman', acudieron una noche donde solo por sentarse necesitaban 7.500 dólares (unos 6.000 euros), ella no podía creerlo. El primero rara vez asumía riesgos, pero el segundo, era un tiburón con muchas ansias de victoria.

Bloom se encuentra en libertad, pero las cosas pudieron ser muy distintas. Ha pagado una multa de 100.000 euros y debe más de 800.000

"La voz se corrió y entonces un montón de personas adineradas y empresarios empezaron a participar solo para poder sentarse al lado de actores mundialmente famosos. Creo que Tobey trajo a Leo para atraer a grandes jugadores y los millonarios querían comprar esa experiencia", explica Molly.

La verdad sobre la princesa del póker de los ricos y los famosos

Su primera noche allí ganó unos 2.500 dólares (unos 2.000 euros) en propinas. Pero cansada del comportamiento abusivo de su jefe, convenció a los clientes habituales de que abandonaran aquella sala y para reunirse en habitaciones glamurosas de hoteles de cinco estrellas que ella misma había organizado. Actores de la talla de Ben Affleck, Nick Cassavetes, las gemelas Olsen, el rapero Nelly o la leyenda del béisbol Alex Rodríguez comenzaron a acudir a estas nuevas reuniones.

Su vida cambió por completo. Tenía un Mercedes, iba de fiesta con Paris Hilton y tenía un despampanante apartamento. Su reputación creció rápidamente y las apuestas subieron a más de 200.000 euros para los principiantes. En poco tiempo ganó más de tres millones de dólares y empezó a crear una red de seguridad financiera por si algo salía mal.

Mafia rusa y Wall Street

A diferencia de un centro de juego regulado, Molly no tenía licencia para llevarse un porcentaje de las ganancias. Ese fue el punto donde el juego pasó a ser definitivamente ilegal. "Vi a alguien perder 100 millones de dólares. No todos en el póker, también en Backgammon. Fue un caos. Al principio todo era alucinante, las cantidades de dinero desorbitado que se apostaba, pero luego todo se desestabilizó. Nadie de esa habitación tenía respeto por algún valor", explica.

En lugar de actores, directivos y productores, los jugadores eran niños ricos, oligarcas rusos y multimillonarios de Wall Street en partidas que duraban hasta tres días seguidos. "Tomé cualquier droga que puedas imaginar para mantenerme despierta. No vi que era un problema hasta que fue demasiado tarde", relata.

Empresarios y personas adineradas empezaron a participar en las timbas solo para poder sentarse al lado de actores mundialmente famosos

En una ocasión, cuenta Bloom, la mafia rusa le propinó una paliza que casi la mata. Un sicario le puso una pistola en la boca y temió realmente por su vida: "Dos secuaces me ofrecieron su protección y lo rechacé. Mi negativa me costó caro. Me golpearon varias veces la cabeza contra una pared y me apuntaron con su arma. Fue aterrador", confiesa a 'The Sun'.

Noches peligrosas

Hasta ese momento no se había dado cuenta de que la mafia rusa también había estado jugando en sus timbas y que todo se estaba poniendo muy turbio. "No recurrí a la policía porque amenazaron matar a mi madre", continúa.

Molly, que ahora tiene 39 años, comenzó en el mundo de las drogas en 2011, año en el que todos sus bienes fueron confiscados por el FBI en una redada con 15 agentes. Dos años más tarde fue arrestada en Nueva York e imputada por haberse enriquecido ilegalmente organizando timbas ilegales. No fue la única: más de 30 personas acabaron entre rejas como parte de una amplia red de juego ilegal y blanqueo de dinero.

Leonardo DiCaprio, Ben Affleck o Tobey Maguire son algunos de los actores que acudían a las partidas de póker ilegales

Esta mujer se enfrentó a la condena de cinco años de cárcel, pero la fortuna le sonrió. Tras un acuerdo con las autoridades judiciales fue condenada a pagar una multa de más de 100.000 euros (también debe más de 840.000 de impuestos) y se le otorgó el beneficio de la libertad condicional. Tras salir de la cárcel, escribió su biografía relatando su experiencia y se acercó a Sorkin para proponer la adaptación al cine.

"Nunca imaginé que estaría aquí. Particularmente tras declararme culpable ante la justicia federal, sin conocer las consecuencias que a largo plazo eso podía implicar. Teniendo una deuda tan grande y sin tener dinero", comentó a 'BBC'. "Lograr que se publicara el libro y se hiciera la película no fue una tarea fácil. Pero ayudó porque incluso siendo una historia difícil de explicar, yo la viví. Entonces, sabía que había sido algo real y que no habíamos visto porque continuamente había momentos en los que me preguntaba: '¿es esto la vida real? Parece una película", añadió.

Alma, Corazón, Vida

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios