Las mejores bebidas para mantenerte caliente en los días de mucho frío
  1. Alma, Corazón, Vida
RECONFORTAN EL ALMA

Las mejores bebidas para mantenerte caliente en los días de mucho frío

Entre la gastronomía española contamos con buenas opciones, pero cuando se trata de combatir el frío, vale la pena sacar algunos ejemplos de nuestros vecinos del norte

placeholder Foto: Para tomar incluso en la calle. (iStock)
Para tomar incluso en la calle. (iStock)

Fuera hace un frío del demonio, de esos que por muchas capas que lleves encima consigue dejarte tiritando. Vuelves a casa con los pies congelados y la nariz roja, y lo primero que haces es abrazarte a los radiadores que, cómo no, te los dejaste apagados antes al salir de casa. En tal coyuntura no queda otra que en entrar en calor con una buena bebida caliente. Entre la gastronomía española contamos con unas cuantas buenas opciones, pero cuando se trata de combatir el frío de una manera deliciosa, vale la pena sacar algunos ejemplos de nuestros vecinos del norte.

Chocolate caliente

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Un clásico. Durante los meses del invierno, las cafeterías de las ciudades españolas se llenan de clientes de todas las edades en busca de una buena taza de chocolate caliente. No obstante, también puedes prepararla en casa. Tienes dos opciones: hacerla mediante una barra en tableta o con cacao en polvo. Asimismo, puedes probar y añadirle malvaviscos o nuevos sabores de vainilla, hierbas y especias como la canela o la nuez moscada (muy recomendables).

Vino caliente alemán

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

El Glühwein es la bebida estrella del invierno en países como Austria y Alemania, donde es muy típico encontrar puestos callejeros que la venden y que amenizan los mercadillos de Navidad. El frío en estas regiones ha llevado a la gente a crear una bebida que calienta por duplicado: por su temperatura y por el alcohol. Resulta muy reconfortante, algo dulce y muy aromática al paladar, ideal para estas fechas y para las regiones más frías. Para hacerlo en casa puedes utilizar cualquier vino tinto de calidad aceptable (unos 750 ml.), azúcar moreno (80 gr.), dos hojas de laurel, cuatro vainas de cardamomo, seis clavos, dos estrellas de anís, dos ramas de canela, una pizca de nuez moscada, piel de limón y de naranja.

El vino escandinavo

En cambio, si vamos todavía más al norte, a países como Suecia, Dinamarca y Noruega, encontramos una versión algo diferente del Glühwein alemán. El glögg escandinavo es una mezcla de vino y alcohol de cereales o vodka, el cual se conoce en Alemania como el ponche sueco. Asimismo, Polonia también tiene su bebida caliente: allí se prepara el 'grazniec' con miel. El vino caliente es una buen recordatorio de que el continente no sería Europa si en cada país no hubiera una receta diferente.

Foto: Una escapatoria de los excesos de la vida diaria. (iStock)

Café irlandés

placeholder Foto: iStock.
Foto: iStock.

Junto a la cerveza Guiness, la bebida irlandesa más conocida fuera de sus fronteras. Al parecer, se creó en la década de los cuarenta del siglo pasado en un invierno especialmente duro en el aeropuerto de Shannon, en el oeste de la isla. Por un retraso de un vuelo, se les ocurrió la idea de añadir whisky al café para contrarrestar los efectos del frío (algo que en estas situaciones extremas puede no ser lo más aconsejable, debido a su efecto vasodilatador). Si quieres hacerte uno en tu casa, debes contar con el espirituoso, pero que sea irlandés, nada de escocés o bourbon. Además, necesitarás azúcar, nata montada y, por supuesto, un buen café expreso a tu gusto.

Wassail

Era una bebida que comúnmente se servía después de la cosecha de manzana, en la época de Navidad, durante la Edad Media en Inglaterra y servía para brindar por la “buena salud”. En estos tiempos actuales, continúa asociándose con el bienestar de las reuniones con los seres queridos. Aunque existen muchas versiones, en la mayoría destaca la fruta y su ligero sabor picante.

placeholder Foto: Wikimedia Commons.
Foto: Wikimedia Commons.

El submarino

Se trata de una bebida tradicional de Argentina y Uruguay en la que se introduce una o dos barras de chocolate dentro de una taza de leche caliente y se revuelve con una cuchara hasta que se disuelva. No hay receta más fácil en el mundo: mínimo esfuerzo, máximo resultado. Eso sí, la leche se tiene que servir muy, muy caliente (cuando rompa a hervir) para que funda por completo la barra de chocolate.

Frío Navidad Alimentación Gastronomía Vinos
El redactor recomienda